42 detenidos por vender una peligrosa droga denominada ‘shabu’

 

Dos fases de una operación desarrollada en los tres últimos meses en la región ha permitido desarticular a una organización dedicada a introducir la llamada droga de los pobres, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Se trata de shabú, una metaanfetamina de gran poder adictivo entre los consumidores. Las pesquisas han terminado con 42 arrestados entre diciembre del año pasado y marzo del actual.

La primera fase de la operación se desarrolló a principios de diciembre cuando los agentes detectaron un aumento de esta droga procedente de Filipinas. Estaba siendo distribuida por una organización que la vendía a pequeña escala (menudeo).

Shabu drogas - anfetamina

Han sido incautados ocho kilos de esta sustancia psicotrópica, 4,7 de ellos en Madrid, en lo que supone una de las mayores aprehensiones de este tipo de droga en España.


Las detenciones se han desarrollado en Madrid, Murcia y Barcelona. Entre los arrestados hay ciudadanos españoles, filipinos, de Mali, Togo y Senegal, según fuentes de la investigación.

En los registros, se han decomisado 15.000 euros en efectivo, un arma corta real y varias simuladas, básculas, pipas destinadas a inhalar la droga, bolsas para su suministro en monodosis, sopletes, papeles de plata y otros útiles destinados a que los clientes pudiesen consumir la droga en el mismo lugar.

Una de las bandas se dedicaba a introducir la droga en España. Sus integrantes eran ciudadanos de origen africano, que utilizaban una empresa pantalla de importación y exportación de vehículos para desviar la atención y poder justificar los ingresos. También justificaban sus continuos desplazamientos entre España, Italia y África y sobre todo intentaban dar apariencia de legalidad a sus actividades.

Según fuentes policiales, los responsables de esta banda contrataban a correos humanos para introducir el estupefaciente a través del aeropuerto de Barcelona. Una vez que la droga estaba en España, la almacenaban y manipulaban la droga en pisos francos, tanto para su distribución a nivel intermedio como al por menor.


La otra organización era la encargada de distribuir el shabu a pequeña y mediana escala, según los investigadores. En ocasiones la remitían incluso a Israel. Con el dinero que recaudaban los reenviaban a África para obtener más mercancía o a Filipinas para incrementar el patrimonio de algunos de los líderes.

La policía mantiene que la organización estaba perfectamente estructurada y jerarquizada. Cada uno de los integrantes tenía perfectamente delimitado su cometido. El “shabú” o metanfetamina es un psicotrópico caracterizado por ser tan potente que la medida de 30 gramos ya es considerada por la justica como una cantidad de notoria importancia.


¿Qué es el shabú?


El shabú es clorhidrato de metanfetamina, una droga muy extendida en el sureste asiático y Norteamérica, pero que no se había detectado casi en España, según fuentes policiales. Se trata de un potente estimulante dentro de los psicotrópicos con un alto potencial de adicción. Sus consumidores, según los investigadores, pueden permanecer varios días despiertos, lo que genera gran agotamiento físico y psicológico, además de síntomas psicóticos que duran meses o años.

El ‘shabú’ o metanfetamina está caracterizado por ser tan potente que la medida de 30 gramos ya es considerada por la Justicia como una cantidad de notoria importancia, cuando en cocaína son 750 gramos. Los efectos y consecuencias de esta droga son muy importantes y producen un gran deterioro físico.

La droga, conocida en el sureste asiático como ‘pedacitos de cristal’, ‘pedacitos de hielo’ o ‘sal gorda’, se consume fundamentalmente en Estados Unidos y en Asia, pero estos grupos estaban introduciéndolo en Europa a través de las comunidades filipinas de los respectivos países.

Los efectos de esta sustancia son parecidos a los de la cocaína, pero 10 ó 15 veces más potentes. Por tanto, es muchísimo más adictiva.

En cuanto el precio, no se puede determinar porque depende mucho de la oferta y la demanda, aunque una micra suele costar 3 euros, frente a los 50 de la cocaína, de ahí que se le llame ‘la droga de los pobres’. Se consume en pipa, ya que ingerida en cristal puede provocar la muerte por su gran pureza.



 También puede interesarle:

¿Qué es el consumo de riesgo?

Holder ve en el abuso de heroína una crisis de salud pública

Una niña de dos años muere en Inglaterra tras ingerir metadona

Heroína adulterada mata a 80 personas en la costa Este

Neknominate: el mortal juego de beber que arrasa entre los jóvenes

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS