Asocian las benzodiacepinas con mayor riesgo de demencia en mayores de 65 años

Los pacientes mayores de 65 años que comienzan a tomar benzodiacepinas para tratar la ansiedad y el insomnio tienen un 50% más de posibilidades de desarrollar demencia en comparación con quienes nunca han consumido el fármaco.

Un estudio prospectivo (PAQUID) ha tomado como base una muestra de 1.063 hombres y mujeres (edad media: 78,2 años) que estaban libres de demencia al comienzo de la investigación y no habían empezado a tomar benzodiacepinas al menos hasta el final del tercer año de seguimiento.

De la muestra de 1.063 pacientes, 95 comenzaron a tomar benzodiacepinas durante el estudio. En el seguimiento de 20 años se confirmaron 253 casos (23,8%) de demencia, 30 de ellos en pacientes que tomaban benzodiacepinas. En números absolutos, la probabilidad de demencia era mayor en el grupo que tomaba benzodiacepinas (4,8% frente a 3,2%). Las tasas se ajustaron por numerosos factores que pueden afectar a la demencia: edad, sexo, nivel educativo, estado civil, consumo de bebidas alcohólicas, diabetes, hipertensión, deterioro cognitivo y síntomas depresivos.

Los autores concluyen que las benzodiacepinas son útiles para tratar la ansiedad y el insomnio, pero cada vez hay más pruebas de que su uso puede inducir efectos adversos en las personas mayores, como la demencia.
© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS