Desmantelada una de las plantaciones más grandes de Europa de marihuana

Por si no fuera ya sorprendente encontrar la mayor plantación de marihuana detectada en suelo europeo, más lo es el hecho de que fuera un un vecino de Pozo Cañada, municipio de Albacete que no llega a los 3.000 habitantes quien la dirigiera y se cuidara de ella siendo un recluso.

P.S.A, de 47 años, aprovechaba sus permisos penitenciarios para dirigir la mayor plantación de Marihuana detectada en suelo europeo, según fuentes de la Guardia Civil. El cultivo, por su tamaño, digno de récord Guinness. Él y su colega lituano, G.S, de 59 años, habían montado un boyante negocio en tan solo tres meses.

En uno de sus últimos permisos, en mayo, P.S.A., compró unos terrenos (30.000 metros cuadrados) en un olivar de Villarrobledo. Se hizo con unas semillas de marihuana modificadas que no alcanzaban una altura mayor de 40 centímetros y con una gran velocidad de producción. Tanto es así que en estos meses, con 75.000 plantas, tenían ya 155 kilos envasados y listos para ser vendidos. Su destino: Barcelona, según fuentes de la investigación.

la droga-marihuana

En la operación, llamada Castamonte, porque lo único que se veía inicialmente en esa zona de campo era una casa y un monte, han sido detenidas seis personas. Dos españoles de un pueblo vecino y tres marroquíes, que se dedicaban al cuidado y cultivo de la plantación, provista de las más altas tecnologías de regadío. También han arrestado a la mano derecha del cabecilla, el lituano, que era quien se encargaba de dirigir las operaciones en su ausencia y quien vivía y estaba a pie firme en la casa. Y ha sido imputado el líder de la red, que se encontraba en la prisión de Murcia II por otros delitos relacionados con el tráfico de drogas.

Para distribuir la mercancía la ocultaban en sacos de harina y la metían en camiones. La operación sigue abierta para determinar los canales de distribución y el origen de las semillas. Es la primera vez que se encuentra una plantación de marihuana en un olivar, puesto que habitualmente se localizan entre maizales. Pero la baja altura de las plantas, en este caso, las hacía pasar por hierba a la vista de los helicópteros y el olor había sido mitigado mediante montañas de estiércol y basura en las zonas limítrofes, según explican los investigadores.

En los 30.000 metros cuadrados donde se hallaba la plantación se localizaron 75.000 plantas de marihuana sembradas en hileras, con una altura media de 40 centímetros. Estaban en fase de recolección, provistas de un complejo entramado de tuberías de goma que le suministraban agua por goteo procedente de un pozo subterráneo. La marihuana tenía una escasa altura para no levantar sospechas y contaba con una vallado perimetral para que los animales de la zona no le causaran daños.

Los miembros de la red habían instalado en la finca diferentes medidas de seguridad para evitar que las Fuerzas de Seguridad les descubrieran, como colocar piedras y montones de arena en los caminos, o paquetes de paja.  De esta manera, y para controlar quien entraba en la propiedad, dejaron una única vía tanto de entrada y como de salida.

Los sospechosos habían establecido varios puntos estratégicos de observación directa a distancia para detectar posibles movimientos de personas y vehículos ajenos a la finca. Por otro lado, habían convertido la casa de campo anexa, donde vivía el ciudadano de origen lituano, en un laboratorio clandestino donde, en primer lugar, secaban la droga para obtener posteriormente los cogollos. Tenían ya 5.000 plantas de marihuana en proceso de secado. Para ello contaban con diversa maquinaria e instrumental para el tratamiento de la sustancia estupefaciente, pesado y envasado.

En la operación, en la que se han incautado también 800 gramos de opio, 384 gramos de hachís, en bellotas y 145 gramos de polen de hachís, una báscula de precisión y una pistola, han participado agentes pertenecientes al Área de Investigación del Puesto Principal de Villarrobledo, del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) y efectivos de la Compañía de la Guardia Civil de La Roda, todos ellos pertenecientes a la Comandancia albacetense. También ha intervenido un helicóptero del Servicio Aéreo de la Guardia Civil de Murcia.


También le puede interesar:

Capturada una paloma cargada con drogas en una cárcel de Costa Rica

Cómo ayudar a un familiar con depresión

Detenido un hombre que escondió hachís en la silla de ruedas de su novia

Intoxicación etílica: ¿sabrías cómo actuar?

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS