Doce campanadas para robar una tonelada de hachís

  • Una banda de ladrones robó cerca de 1.000 kilos de hachís de la sede del Servicio de Aduanas en Huelva mientras sonaban las doce campanadas de Nochevieja.

Minutos antes de la medianoche del lunes unos 10 ladrones acudieron encapuchados al céntrico edificio de Aduanas junto al Puerto onubense, y aprovecharon la algarabía por el cambio de año para acceder al edificio donde se almacena la droga aprehendida a los narcotraficantes por Vigilancia Aduanera. Los robos de droga en los depósitos judiciales se han sucedido en Andalucía durante los últimos cuatro años, y unos 1.800 kilos de hachís, cocaína y heroína han regresado al mercado negro después de ser incautados.

Los miembros de la banda accedieron al inmueble en dos vehículos todoterreno de alta gama. La sede de Aduanas es un edificio histórico en pleno centro de Huelva, que carece de personal de vigilancia y solo cuenta con cámaras de seguridad. Ayer no se había practicado ninguna detención en relación con este caso.

incautan hachis - antidroga - dejar los porros - tratamiento drogas - marihuana - cannabis - tratamiento La GarrigaEntre ocho y 10 personas participaron en el robo, según la grabación de las cámaras del edificio que anoche analizaba la policía.

En esos momentos no se encontraba ningún funcionario en el inmueble, y los investigadores de la Policía Judicial y la Policía Científica se centran en averiguar de qué manera accedieron al edificio los cacos, que actuaron con gran eficacia y presteza. “Fue superrápido. Creemos que los fardos se cargaron en un par de minutos. Porque el protocolo funcionó y las alarmas saltaron”, afirmaron fuentes del caso.

Una vecina alertó a la policía, pero cuando los agentes llegaron al lugar ya no había rastro de la banda. “Llevaban pasamontañas y les veíamos entrar y salir del edificio cargando algo en dos todoterrenos de alta gama”, relató. “Le dije a mi marido que bajara las persianas porque nos dio miedo”, añadió.

El alijo de unos 1.000 kilos que se llevaron los ladrones podría llevar en el almacén de Aduanas desde el pasado septiembre y el juez ya había autorizado su destrucción, según fuentes del organismo, dependiente de la Agencia Tributaria. Los ladrones cogieron los 31 fardos y huyeron con rapidez, ya que dejaron abandonados otros alijos de hachís que se acumulan en el almacén.

 

Hornos incineradores de droga

 

Andalucía carece de momento de un horno para incinerar la droga, por lo que los alijos se eternizan y pasan meses a la espera de que el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) autorice un traslado con miles de kilos de droga hasta Asturias para su destrucción.

Tras los cinco grandes robos sucedidos desde 2008, hace un mes el Gobierno anunció que construirá un horno para incinerar los alijos en Cádiz después de que el pasado otoño desaparecieran 290 kilos de cocaína del depósito judicial gaditano. Fuentes policiales se lamentaban ayer de este nuevo episodio que desprestigia la seguridad en las sedes oficiales, cuyas medidas han demostrado su ineficacia en repetidas ocasiones.

Este tipo de robos tienen difícil resolución y la experiencia lo demuestra: solo una de las cinco sustracciones registradas en los depósitos judiciales andaluces tiene a sus supuestos responsables procesados.

La clave para evitar este tipo de robos es una reforma legal que obligue al juez instructor a quemar la droga incautada. Porque el pasado otoño y tras la alarma generada por el robo en el depósito de Cádiz, el Gobierno firmó un protocolo con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la Agencia Estatal de Medicamentos y la Fiscalía General del Estado para que el plazo de destrucción de las sustancias no supere los dos meses.

Pero la última palabra sigue en poder de los jueces, que por el afán de proteger las garantías de los narcotraficantes detenidos, rechazan la destrucción de la droga, y esta se eterniza durante años en los depósitos judiciales. Los narcos lo saben y aprovechan la carencia de medidas de seguridad.

Fuente: El País Andalucia
© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS