EEUU investiga la relación entre cinco muertes y el consumo de Monster

  • La agencia sanitaria indaga cinco fallecimientos en tres años relacionados con la bebida energética
  • Una joven sufrió un ataque cardiaco tras tomar la cafeína equivalente a 14 ‘coca-colas’

Después de los estudios publicados recientemente sobre las bebidas energéticas nos preguntamos, ¿son realmente tan perjudiciales? ¿su mezcla con alcohol es peligrosa? Veámoslo…

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) ha anunciado que investiga cinco muertes que podrían estar asociadas altamente cafeinadas  comercializadas por la compañía Monster Beverage Corp. Esos refrescos, comercializados bajo marcas como Monster Energy, Lo-Carb o Sero Ultra, pueden contener 240 miligramos de cafeína por cada 709 mililitros de bebida.

Además, Monster ha sido demandada por la familia de una adolescente de 14 años que falleció tras beber dos latas de la bebida Monster Energy en 24 horas.

energy drinks, Redbull, bebidas energéticas con alcohol, Tratamiento adicciones, DesintoxicaciónLa familia de Anais Fournier demandó el viernes a Monster por no advertir sobre los peligros del producto. En la demanda, se explica que tras beber dos latas de unos 0,7 litros de Monster Energy en días consecutivos Fournier tuvo un paro cardiaco. Murió días después, el 23 de diciembre del 2011, debido a lo que la demanda afirma fue “una arritmia cardiaca debido a la toxicidad de la cafeína”, que complicó un trastorno al corazón que ya poseía.

La FDA indica que no existe ningún vínculo comprobado entre las muertes y el consumo de la bebida, que tiene un elevado contenido de cafeína. Y por su parte, la compañía ha señalado que no cree que sus bebidas son “de ninguna manera responsables” de dicha muerte. “Monster no está al tanto de ninguna víctima mortal que haya sido causada por sus bebidas”, ha defendido en un comunicado.

En los pasados meses, los medios norteamericanos han difundido informaciones sobre las supuestas intenciones de Coca-Cola de comprar Monster. Aquel popular fabricante de refrescos ya distribuye esas bebidas energéticas en numerosos mercados, tanto en EE UU como a nivel internacional.

LA CAFEÍNA 

La cafeína es una sustancia adictiva que en principio, y en un consumo moderado, no se considera nociva para la salud. Aun así, puede provocar complicaciones como el insomnio o el aumento de la presión arterial en personas sensibles a ella. Los médicos recomiendan evitar su uso a personas con síndrome de ansiedad general.

Las bebidas con un alto nivel de cafeína son muy consumidas en EE UU. Sólo en 2011 su cuota de mercado ascendió en un 17%, con unas ventas totales de 9.000 millones de dólares.

SE DESPLOMA EN BOLSA

Monster es el líder de las bebidas energéticas en Estados Unidos por volúmenes con cerca del 39% del mercado, pero la austriaca Red Bull posee la mayor participación de mercado al medirse por los ingresos debido a su mayor precio.

Las acciones de la compañía de bebidas se han derrumbado más de un 14 % en bolsa después de conocerse estos informes.

Alcohol y bebidas energéticas = conductas de riesgo

Según un estudio hecho por el Instituto de Investigación de Adicciones de la Universidad de Búfalo, hay una relación entre la actividad sexual, la ingesta de acohol y las bebidas energéticas.

Mezclar bebidas energéticas con alcohol puede llevar a beber en exceso de manera no intencional porque la cafeína hace más difícil que te des cuentes de tu propio nivel de intoxicación”, comentó Kathleen E. Miller, científica investigadora en la Universidad de Búfalo.

Es importante que sepamos que el alcohol consumido en exceso puede producir un efecto depresivo que hace que nuestro estado de ánimo baje. Es una forma que el cuerpo tiene de avisar de que no necesitamos beber más alcohol. Si por el contrario mezclamos las bebidas alcohólicas con las energéticas, este efecto depresor desaparecerá, es decir, la cafeína y los demás estimulantes encubrirán los efectos del alcohol y nos mantendrán eufóricos por más tiempo.

Esta situación nos llevará a ingerir mayores cantidades de alcohol que nuestro cuerpo absorbe, y a pesar de que no nos damos cuenta a causa de los efectos de las bebidas energéticas, la cantidad de alcohol en sangre está ahí, y sus efectos repercutirán en nuestro organismo apareciendo todos de repente. Por lo general cuando el cuerpo avisa es porque ya hay demasiada cantidad de alcohol en la sangre.

El consumidor de este tipo de combinados no es consciente de las cantidades de alcohol que ingiere pudiendo tener problemas como cirrosis, hígado graso, enfermedades hepáticas… Derivadas del consumo excesivo de alcohol. A estos inconvenientes hay que sumar el alto poder estimulante de las bebidas energéticas, pues contienen altas cantidades de cafeína o taurina que son la causa directa de una aceleración del ritmo cardiaco pudiendo derivar en problemas como arritmias u otra serie de trastornos cardiovasculares.

Es importante que tengamos en cuenta que el alcohol y las bebidas energéticas son un combinado explosivo para nuestro organismo, por ello es aconsejable evitarlo en la medida de lo posible, ya que estaremos salvaguardando nuestra salud.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS