El 0,74% de los militares da positivo en los controles de drogas

Los miembros de las fuerzas armadas no son inmunes a los problemas de consu­mo de drogas y otras sustancias que afectan al resto de la sociedad. Aunque el consumo de drogas ilícitas es menor en­tre el personal militar en comparación con la población civil, el consumo arraigado de alcohol, y sobre todo el abuso de medicamentos de prescripción, va en aumento.

La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) ha elaborado un informe en el que denuncia que la política que desarrolla el Ministerio de Defensa se aparta de la Estrategia Nacional Sobre Drogas (ENSD) y no busca tanto la prevención del consumo y la rehabilitación del toxicómano como su expulsión de las Fuerzas Armadas, además de suponer una invasión masiva de los derechos de los militares y una intromisión generalizada en su intimidad.

El informe denuncia que los análisis de orina (que pueden detectar presencia de cannabis hasta 80 días después de su consumo), al demorarse los resultados de los análisis, no evita situaciones de riesgo, como el uso de armamento o vehículos bajo efecto de drogas.

Las pruebas antidroga están extendidas en los ejércitos, aunque el informe de AUME denuncia que se centran sobre todo en el personal de tropa, lo que niega Defensa. Los 162.797 realizados en 2014 (lo datos del año pasado aún están en elaboración) suponen 1,3 análisis por cada uno de los 121.310 militares en activo.

No hay que olvidar, que el consumo de alcohol se vincula a nivel mundial con el 50 % de las muertes ocurridas en accidentes de tránsito y el 30 % de los homicidios, suicidios y arrestos policiales. Reduce en 12 a la expectativa de vida y determina el 30 % de las admisiones psiquiátricas y el 8 % de los ingresos por psicosis.


¿Cuales son las consecuencias del consumo de drogas en militares?


Haber tenido un positivo en los últimos dos años es motivo suficiente para ser excluido de misiones internacionales; y tres positivos en el mismo periodo se consideran consumo reiterado y puede sancionarse como falta disciplinaria muy grave y la rescisión del contrato en el caso de la tropa, aunque dicho consumo haya sido esporádico y en el tiempo libre.

Defensa admite que habrá que introducir cambios en el tercer Plan General de Prevención de Drogas en las Fuerzas Armadas, que en 2017 sustituirá al actual. Asegura que la Inspección General de Sanidad está adquiriendo equipos para análisis de saliva como los que utiliza la Guardia Civil de Tráfico, que permiten tener un resultado inmediato sin esperar varios días. También está en proyecto realizar análisis de cabello, que detectan el consumo a largo plazo, aunque los expertos de AUME los consideran tan invasivos como los de orina.

dejar el alcohol - consumo de drogas en el ejercito - desintoxicación - alcoholismoDefensa sostiene que su plan incluye programas preventivos (como charlas y pruebas deportivas) y que existe un seguimiento de los afectados para propiciar su rehabilitación, pero admite que “las especiales características del medio militar, derivadas de la necesidad de garantizar la seguridad individual y colectiva, justifican la adopción de medidas encaminadas a la erradicación del consumo de drogas en las Fuerzas Armadas”.

No obstante, a pesar del nivel bajo de consumo de drogas ilícitas, el abuso de medicamentos de prescripción es mayor entre los miembros de las fuerzas armadas de paises como EEUU que entre la población civil y está aumentando. (fuente:  www.drugabuse.gov/es)

 

Expulsiones por consumo de drogas


Defensa asegura no disponer de datos sobre el número de expedientes disciplinarios o de pérdida de condiciones psicofísicas abiertos por consumo de drogas o sustancias psicotópicas. Solo se sabe que el total de expulsiones por razones disciplinarias o médicas asciende a más de 500 en los últimos diez años.

AUME critica que, frente a la intolerancia con las drogas, se haga la vista gorda con el alcohol: solo 22 análisis (0,014% del total) dieron positivo a su consumo en 2014. Defensa lo justifica alegando que el rastro del alcohol en la orina se elimina antes.

Los controles que realizan periódicamente, es una de las razones por las que el uso de drogas ilícitas se ha mantenido en un nivel bajo entre el personal militar durante dos décadas. La política de tolerancia cero para el consumo de drogas entre el personal del Departamento de Defensa está claro que debe continuar e incrementarse.


Artículos relacionados:

¿Cómo es el consumidor problemático de cocaína?

¿Qué pasa si solo bebemos refrescos?

Un padre anestesiado por el alcohol: hijos de alcohólicos…

Los europeos gastan cada año 24.000 millones en drogas ilegales

Beber alcohol aumenta un 70% el riesgo de insuficiencia cardíaca

Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II)