El fenómeno de los ‘Youtubers’ ¿Está todo permitido?

La brecha que separa nuestra vida privada de lo público se ha hecho casi imperceptible. Gracias al acelerado desarrollo de las redes sociales, hay veces que parece que vivamos en una sociedad en donde cada miembro habita dentro de una pecera que deja completamente al descubierto toda su intimidad.

Hoy se dice que estamos en el momento en que los vídeos cortos son los nuevos selfies.


La vida privada expuesta en YouTube


El caso de Isasaweis ha traído a primera plana el debate sobre la vida privada de los youtubers, pero no ha sido, como decíamos, la primera en hacer algo así. Una de las youtubers más populares de España, Dulceida, con más de medio millón de suscriptores en YouTube, ha hablado en varias ocasiones sobre su vida.

¿Porque hablan de su vida privada? ¿Acaso interesa donde vive, que piensa o con quien está? La respuesta es un rotundo sí. De hecho, sus vídeos más personales son los vídeos más populares de su canal: aquellos en los que habla de su relación con su novia (más de 2 millones de reproducciones), su orientación sexual (casi 1,5 millones) o sobre su operación de pecho (más de 1 millón).

Los Vloggers son actualmente una tendencia en crecimiento. Su popularidad no se puede obviar, pues en la era del vídeo, los vloggers son las estrellas del momento.


El caso de Isasaweis


El caso de Isasaweis no es ni el único ni el primero, pero sí uno de los que más repercusiones ha tenido en España. Y llama la atención la evolución de los hechos. Todo empezó cuando Isasaweis habló sobre el amor y las mariposas en el estómago en su columna semanal en el diario 20 minutos. En las siguientes horas, sus redes sociales, especialmente Facebook, se llenaron de comentarios de seguidoras pidiéndole que confirmara si se había divorciado o no de su marido. Y, ya puestos a pedir, si tenía o no una nueva pareja, si estaba enamorada, y mil preguntas más.

isasaweis separacion youtube - family vloggers - youtube - La vida familiar en directo

Finalmente, Isasaweis grabó este vídeo al día siguiente titulado Separación y mariposas ( con cerca de 500 mil visualizaciones), en el que explicaba que sí se había divorciado, pero desmentía que hubiera otra persona en su vida y daba otros detalles sobre esta. Y, claro está, ese vídeo no solo no consiguió acallar todos los rumores, preguntas y opiniones mil sobre su separción sinó que generó otra oleada de comentarios: se formaron peleas entre fans y haters, fue alabada e insultada a partes iguales e, incluso, hubo quien llegó a proporcionar enlaces a las redes sociales de su exmarido para crear una especie de debate entre ellos..


La inmediatez reina en el mundo de los influencers


Al igual que con Dulceida, el vídeo sobre la separación de Isasaweis es el más visto: cuenta con casi 400.000 reproducciones, mientras que pocos vídeos suyos superan las 100.000 visitas. Curiosamente, los más vistos de su canal son aquellos que hablan sobre temas más privados que los de recetas o trucos de belleza. Un ejemplo es el vídeo en el que habla sobre su experiencia con los abortos naturales, experiencia que la propia youtuber ha pasado (y documentado en las redes sociales) tres veces.

Uno de los casos más recientes es el la bloguera Belén Canalejo, conocida en España por su web ‘B a la Moda‘. Después de estar desaparecida de las redes sociales durante unos días, volvió para comunicar una triste noticia sobre ella misma. Belen ha explicado a sus seguidoras el motivo de su ausencia: un cáncer de mama contra el que ya ha comenzado a tomar sesiones de quimioterapia. (aprovechamos para mandarte mucho ánimo)

La bloguera, que es una de las pioneras en subir vídeos sobre esta temática a la red, llevaba desaparecida tres semanas de internet para alarma de sus fieles. Incluso se crearon varias entradas en blogs donde sus más fieles seguidoras, se preguntaban que había pasado. Incluso ha habido gente que estuvo intentando contactar con amigos de Balamoda o con su arquitecta para descubrir qué le pasaba…

Y es que la inmediatez reina en el mundo de los influencers: diariamente vemos casos en instagram de chicas que no publican dos días y ya están varias preguntando que dónde está, que esperan que no sea nada…


La mujer de los partos más vistos en España: Verdeliss


Es la youtuber familiar por excelencia. Para las que todavía no conozcáis a Verdeliss, es una chica de Pamplona que muestra su vida en youtube con vídeos. Es joven, tiene casi seiscientos mil suscriptores en su canal, su casa siempre está limpia y ordenada y es madre de seis hijos. Sus vídeos nos muestran su día a día como madre de familia numerosa, cómo se organiza con ellos, qué les prepara de comer, a qué juegan, sus rutinas y demás.

Para Estefi Unzu, más conocida como Verdeliss en las redes sociales, su canal de Youtube es como si fuera un gran álbum de fotos. “Hay momentos que siempre conservas en el recuerdo, pero nosotros queríamos plasmar una muestra de esos recuerdos para verlos todas las veces que quisiéramos”, explica Estefi “Sí, un álbum que compartimos con una gran familia”. Concretamente con 618.344 suscriptores.

family vloggers - Verdeliss - youtube - La vida familiar en directo

Y es que las gemelas de Estefi, al igual que sus otros cuatro hijos, están expuestos en Youtube desde el momento en el que salen del viente de su madre.

Verdeliss no considera que esta exposición de sus hijos en YouTube comprometa su intimidad. “Son los momentos cotidianos que se pueden ver en una familia normal: ir al supermercado, ir al parque…”, cuenta, y asegura que sus hijos han asimilado como algo normal las grabaciones de ciertos momentos de su vida.

Un dato interesante, y que quizás tenga algo a ver con todo ello, es que el el 81%  de las madres que ven contenido en YouTube el 81% lo hacen para saber cómo hacer algo.

El secreto para triunfar en YouTube es el carisma del vlogger, pero lo que más interesa es cuando cuentas tu día a día, “la gente quiere salseo”. Es decir, intimidades, confesiones, curiosidades… En palabras de Verdeliss “depende de qué signifique para ti privacidad porque al final se exponen situaciones súper cotidianas”.


Los family vloggers americanos


Como de casi todo lo que es tendencia, el origen de los vídeos-reality está en Estados Unidos. Un tema como el divorcio de la youtuber es allí común tratarlo en vídeos, como en el caso de Candid Mommy (más de 4 millones de visualizaciones), Evelina (más de 1 millón) y las decenas de ejemplos que podemos encontrar tras una simple búsqueda en YouTube.

Un modelo de canal de YouTube que cuenta con un éxito arrollador en Estados Unidos es el de los family vloggers. En estos vlogs, se emite la vida diaria de una familia, generalmente siguiendo el modelo de un vídeo diario que recoge lo más destacado. Existen cientos de canales de este estilo, con vídeos basados sobre todo en los niños, pero uno destaca por encima de los demás: el de los Bratayley.

Hay parejas que viven, y muy bien, de exhibir su intimidad en YouTube.

La vida familiar en directo


Para muchas familias, es tan fácil como vivir su vida de cada día y darle al botón de grabar en la videocámara.

Son lo que se conoce como vloggers. Si les preguntamos a los expertos ¿por qué esta exhibición de cotidianidad resulta tan atractiva para tanto interesado de la intimidad ajena?, lo tienen claro: “En el fondo, la gente quiere una familia feliz y ve los vídeos con la esperanza de que un día puedan tenerla”. Y eso es precisamente lo que todas estas familias venden en sus vídeos. Felices escenas familiares, llenas de amor y de niños co­rre­tean­do y jugando, idas y venidas al supermercado, vacaciones y toda clase de actividad que cualquier familia de clase media tiene en su rutina habitual.

Con más de dos millones de suscriptores, los Bratayley son a YouTube lo que Los Simpson a la televisión. Han convertido su rutina familiar y su intimidad, y de paso la de sus hijos, en un espectáculo. Y como ellos, muchas otras familias.

Con casi 3 millones de suscriptores, cientos de vídeos subidos y más de 1.700 millones de visualizaciones, los Bratayley han documentado hechos como una cena con pizza, visitas al médico, exhibiciones de gimnasia y… la muerte de uno de sus hijos. La polémica alrededor de la documentación de un hecho tan dramático en las redes sociales fue enorme y fue, quizá, la primera vez que se cuestionó la existencia de YouTube como un nuevo canal de telerrealidad.

En 2010, los Bratayley (el apellido real es LeBlanc) crearon su propio canal para mayor gloria de su primogénito, Caleb Logan Leblanc, al que querían convertir en una estrella adolescente al estilo Hannah Montana, pero en versión internet. Pero a principios de octubre del 2015, Caleb murió de forma repentina y por “causas naturales”, según hizo saber la propia familia en un comunicado en Instagram. Dónde si no lo iban a anunciar.

Caleb Logan Bratayley - youtube el nuevo gran hermano - adicción a las redes

La familia, para despedirlo , toma una polémica decisión acorde con su vida: decide retransmitir su funeral en streaming.

Tanta fue la repercusión de su muerte, que medios de todo el mundo se hicieron eco de la noticia, y las especulaciones sobre las posibles causas de su muerte corrieron por las redes, tan dadas a hacer de detectives. Incluso el Departamento de Policía del condado de Anne Arundel (Maryland) hizo un comunicado para aclarar que no se estaba siguiendo ninguna investigación criminal por la muerte de Caleb.

Sin duda, el broche de oro lo puso la madre, Katie, cuando días después de pedir respeto por el dolor y la intimidad de la familia, anunció que el funeral de su hijo se iba a retransmitir en directo por Periscope. El acto fue seguido por seis millones de personas por internet.

A partir de ese momento, un chico que era un poco famoso mientras vivía se convirtió en muy famoso una vez muerto, y sus padres han aparecido en el programa de televisión Good morning America, uno de los más populares de Estados Unidos, para llorarlo.

 

¿Hay límites en la privacidad de los youtubers?


Observando el caso de Isasaweis, surge una pregunta: ¿puede una youtuber con muchos seguidores evitar dar pistas sobre su vida privada? Si sus followers reclaman información, especulan e incluso se enzarzan en debates sobre su vida privada, ¿debe la youtuber salir al paso de ello?

Quienes están a favor de este tipo de vídeos señalan los beneficios que aportan a la comunidad. Por ejemplo, Dulceida ha sido muy aplaudida por lo que ha aportado a la normalización de las relaciones homosexuales. También vivir de cerca casos como el de la enfermedad de B a la moda o los abortos de Isasaweis pueden ayudar a seguidoras que se encuentren en la misma situación.


El poder empieza en YouTube


Suena el timbre de casa, un repartidor les deja una caja, firman y abren el contenido. Un nuevo producto acaba de llegar a su casa de forma gratuita para que lo prueben y comenten en redes qué les ha parecido. Y lo mismo les sucede con viajes, hoteles, experiencias, videojuegos, prendas de ropa… Es el mundo de los influencers, antes usuarios de internet que comenzaron a usar las redes, blogs y YouTube para hablar de sus gustos o dar visibilidad a su trabajo. Con el auge de este medio adquirieron un reconocimiento tal que llegaron a ser un referente para otros y fichados por diversas marcas a modo de ‘publicistas’ online.

Pero el trabajo de un influencer es mucho más que recibir ‘regalos’. Su labor comprende revisar cientos de correos electrónicos con propuestas, sacarse fotografías y vídeos, asistir a eventos, viajar, actualizar sus blogs, redes o canales de YouTube, responder a los comentarios…

Eso sí, la mayoría de los que trabajan de influencer, cuentan con un equipo de personas a su cargo: representante, contable, fotógrafo, editor, traductor…


¿Cuanto cobra un influencer? ¿Hobbie o trabajo?

 

Si bien la remuneración de este tipo de profesionales siempre ha sido un tema tabú, lo cierto es que hay chicas con 100.000 seguidores que sólo piden el producto como retribución y otras de 30.000 que tienen un caché bastante alto.

Las hay que piden la prenda y mil euros por una foto, veteranas que pueden pedir perfectamente dos mil euros por un post, y hasta grandes marcas que hacen colaboraciones a largo plazo por las que pueden pagar hasta 75.000 euros.

Los influencers están en auge, blogueros o instagramers con miles de seguidores en las redes sociales y una comunidad fiel que para las marcas cuentan con un gran atractivo.

Una tuitstar puede ingresar hasta 25.000 euros por tuit.

 

Chicas ‘youtubers’: las ‘celebrities’ del siglo XXI


Hoy en día las opiniones importan y mucho. Igual que pedimos consejo a un amigo o familiar acerca de un producto o tema determinado, también buscamos en la red opiniones sobre nuestras futuras adquisiciones o corrientes de información y pensamiento.

Un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, que tiene una importante presencia en redes sociales y que es capaz de generar un flujo de información en una dirección determinada o cambiar ciertos comportamientos entre sus seguidores.

Los influencers tienen capacidad para generar opiniones y reacciones (ya sean buenas o malas) en otros usuarios acerca de una temática concreta, tienen el poder de generar conversación en torno a un tema o marca determinada. Estas personas han forjado su propia marca personal, han potenciado aquello que los diferencia del resto y han conseguido llegar a sus clientes.

Anuncios, colaboraciones, sesiones de fotos, viajes, reuniones, “quedadas” con los fans y lo que implica ser influencer: vivir pendiente de tu imagen y entretener a tus seguidores con contenidos constantes.

 


También puede interesarle:

¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes

Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales

Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II)

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

Adicción al sexo ¿Cuando podemos hablar de adicción al sexo?

El abuso de las nuevas tecnologías reduce la memoria de los adolescentes

El 21% de los adolescentes españoles están en riesgo de ser adictos a Internet