El número de positivos de droga entre conductores, más alto que el de alcohol

En una semana, 2.283 conductores han sido denunciados por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) por conducir habiendo consumido alcohol o drogas. De ellos, 667 por dar positivo a drogas y 1.616 por alcohol. En total se han realizado 145.636 pruebas. Estos datos se enmarcan dentro de la campaña que la Dirección General de Tráfico puso en marcha entre el 6 y el 12 de junio y cuyo objetivo es poner fuera de la red viaria a aquellos conductores que habían bebido o consumido droga.

Un nuevo estudio de la DGT pone el foco, otra vez, en el consumo de drogas de quienes circulan por las carreteras españolas. El 10% de los automovilistas ha tomado algún tipo de estupefaciente antes de ponerse al volante, según concluye un informe de Tráfico publicado este martes, que se basa en las pruebas a 2.744 conductores seleccionados aleatoriamente en 2015. Dicho porcentaje revela que el número de positivos detectados por drogas se sitúa por encima del de alcohol, cifrado en el 3%.

Eso sí, la DGT matiza inmediatamente estas conclusiones y recuerda que “el alcohol sigue estando muy presente en los accidentes más graves, debido al incremento de riesgo que supone la conducción bajo sus efectos”. En este sentido, la última memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses recoge que el 29% de los automovilistas fallecidos en un siniestro en 2015 había bebido y, por su parte, el 14% había consumido drogas.


El consumo de cannabis se dispara hasta el 15% entre los automovilistas de 18 a 24 años


El informe publicado este martes, titulado Estudio sobre la prevalencia del consumo de drogas y alcohol en conductores de vehículos de España (EDAP’15), actualiza así otro estudio similar elaborado en 2013. Y, a su vez, revela un repunte del consumo de este tipo de sustancias. Según el documento de 2015, el 12% de los automovilistas había bebido alcohol o tomado drogas. Un porcentaje que era del 9,3% dos años antes —aunque este se situó en el 14% en 2009—.


Mayor consumo de cannabis, entre los más jóvenes


El consumo de drogas concentra desde hace meses los esfuerzos de Tráfico, que ya preparó este 2016 un plan para duplicar el número de controles dirigidos a detectar la presencia de este tipo de sustancias entre los conductores. El estudio publicado este martes revela que el cannabis es la más habitual: el 7,5% de los automovilistas la habían tomado —porcentaje que se eleva hasta el 15,1% entre los jóvenes de 18 a 24 años—. Por su parte, el 4,7% habían tomado cocaína y el 1,3% anfetaminas o drogas de diseño.

Tres casos concretos: entre ellos un conductor de ambulancia y otro de transporte escolar

Agentes de la ATGC denunciaron al conductor de una ambulancia que se disponía a recoger enfermos para su traslado al Hospital “Gutiérrez Ortega” de Valdepeñas (Ciudad Real), por circular con una tasa de alcohol superior a la reglamentariamente establecida, a la altura del kilómetro 63’100 de la carretera CM-4111 (Miguelturra-Almuradiel), en el término municipal de Viso del Marqués. Como resultado de esta prueba de verificación de alcoholemia se detectó que R.C.C., de 56 años de edad, conducía la ambulancia con una tasa de alcoholemia de 0’39 mg/l, en las dos pruebas que le fueron practicadas, por lo que le fue formulada la preceptiva denuncia por infracción muy grave al artículo 20 del Reglamento General de Circulación.

Drogas y conducción: una dramática realidad.

Por último, un día después del comienzo de la campaña, la Guardia Civil inmovilizó en Cee (Coruña), un autobús escolar en el que viajaban 35 niños de entre seis y doce años que volvían del colegio, porque su conductor, un varón de 33 años dio positivo en cocaína y THC, principal psicoactivo del cannabis.

La apuesta de la DGT por erradicar a los conductores que se ponen al volante tras haber ingerido algún tipo de sustancia psicoactiva es lo que ha llevado a este organismo a incrementar las sanciones y poner en el punto de mira a los reincidentes en la Ley de Seguridad Vial.


Drogas y conducción: una dramática realidad


Conducir después del consumo de sustancias psicoactivas es un hecho frecuente en España, alcanzando a doce de cada cien conductores.

“Si a fecha de hoy ningún conductor se pusiera al volante tras haber consumido drogas, en un año presentaríamos un informe con 1.000 fallecidos menos”. Afirma sin ninguno tipo de duda la Directora General de la Dirección General de Tráfico (DGT).


¿Por qué es peligroso conducir bajo los efectos de las drogas?


Quizá hay una frase que lo dice todo: Si se eliminara el consumo de drogas y alcohol por los conductores se podrían salvar 1.000 vidas cada año.

Los efectos de cada droga son diferentes dependiendo en cómo ellas actúan en el cerebro. Por ejemplo, la marihuana puede atrasar el tiempo de reacción, deteriorar las facultades para juzgar el tiempo y la distancia y disminuir la coordinación motora. Los conductores que han usado la cocaína o la metanfetamina pueden ser agresivos e imprudentes cuando conducen. Ciertos tipos de sedantes, llamados benzodiacepinas, pueden causar mareos y sueño. Todas estas deficiencias pueden llevar a tener un accidente.


Alcohol, tolerancia “cero”


¿Y sabes porque? Porque no hay una cantidad de alcohol inocua. Existe un límite legal a partir del cual hay sanciones, pero desde la primera copa, desde la primera cerveza, el alcohol juega en nuestra contra. El alcohol disminuye tus capacidades para conducir desde la primera gota y sin que te des cuenta.


España, el país con mayor índice de “conductores drogados”


Gracias a los resultados de las investigaciones, sabemos que de los 13 países europeos participantes en el estudio, España ostenta el porcentaje más elevado de conductores que conducen bajo el efecto de alguna droga (7,63%) y de los que lo hacen bajo los efectos de alcohol, drogas y medicamentos al mismo tiempo (1,14%).

Además, España es el segundo país, por detrás de Italia, con mayor prevalencia de positivos (14,85%) en alcohol o drogas o medicamentos, tres veces (4,43) el valor de la media del resto de países, y segundo también de positivos (0,57%) en policonsumo (combinación de drogas y/o medicamentos). El cannabis es la droga más frecuente entre los conductores españoles, seguida por los estimulantes.

Los distintos tipos de drogas -depresoras (alcohol y opiáceos), estimulantes (anfetamina y cocaína), perturbadores de las percepciones (cannabis)-, deterioran de manera clara la capacidad para conducir con seguridad, si bien los mecanismos neurobiológicos implicados en esta acción pueden ser diferentes. En cualquier caso, conducir con la presencia de drogas se asocia a un incremento en el riesgo de verse implicado en una colisión de tráfico fatal, con fallecimiento.


Conducir con el “puntito”


El alcohol está presente en el 50 por ciento de los accidentes mortales. Y os sorprenderíais si supierais la tasa de alcoholemia de todos ellos. Uno puede pensar que estos conductores había ingerido algo más que una caña..  que iban tan bebidos que seguramente no mantenían el equilibrio.

Pues no siempre es así. Y es que el mayor peligro del alcohol, sin duda, es que aún en pequeñas cantidades, reduce tus reflejos, tu concentración, y provoca una euforia que invita a la imprudencia. Entre la primera copa y la borrachera de no mantenerse en pie, hay una fase de euforia especialmente peligrosa en la que te crees un superdotado y, además, te empeñas en demostrarlo.

 

También le puede interesar:

Indicadores de una posible adicción ¿Soy adicto?

No te conviertas en una etiqueta. Somos más que nuestros síntomas.

¿Sabes quiénes son los “gameholics”? Te descubrimos cómo funciona su cerebro…

El alcohol sigue siendo la adicción que demanda más tratamientos

Drogas y conducción: una dramática realidad.

Fuente: revista.dgt.es