¿Es algo real la “adicción” al smartphone? ¿Eres adicto al móvil? Descúbrelo con este test

Muchas personas bromean sobre si somos “adictos” al smartphone, pero ¿tienen alguna base científica esas bromas? Un estudio de próxima aparición sugiere que esa “nomofobia”, o miedo de no tener el teléfono móvil, puede ser un problema de comportamiento perfectamente mensurable.

¿Alguna vez ha contabilizado las veces que mira la pantalla de su «smartphone» a lo largo del día? Haga la prueba y puede que el resultado le sorprenda. Además, probablemente le interese saber que, a día de hoy, un 77% de las personas que posee un teléfono inteligente padece «nomofobia» o, lo que es lo mismo, temor y ansiedad ante el hecho de no poder consultar su «smartphone» cada vez que lo desea.


¿Es algo real la “adicción” al smartphone?


España es el país europeo con mayor adicción adolescente a internet — el 21,3% de nuestros jóvenes está «enganchado» a la Red frente a la media del 12,7% del resto de la UE —, un dato que no debería pasar desapercibido, mucho menos para los padres.

Pero el problema no es evidente solo entre los adolescentes. Existe, por ejemplo, lo que se conoce como el «síndrome del doble check» —ansiedad producida al mandar un mensaje a nuestra pareja y comprobar que no nos contesta— y que puede convertir a herramientas como WhatsApp, en teoría ideadas para facilitar nuestra la vida, en un arma de doble filo que puede, incluso, dilapidar nuestro futuro sentimental.

La «nomofobia», dicen ambos expertos, puede llegar a ser tan dañina y adictiva como lo son el alcohol o el tabaco. «Si te tomas una cerveza al día no tienes por qué ser alcohólico, pero si no puedes pasar un día sin esa cerveza es posible que tengas un problema. Esto es, exactamente, lo que sucede con las nuevas tecnologías», señala Marc Masip. Como también ocurre con otro tipo de adictos, es muy habitual que quien sufra «nomofobia» jamás se haya percatado de su problema por lo que, en la mayoría de ocasiones, deberá ser una tercera persona la que decida dar la voz de alarma y frenar esa adicción si considera que está tomando tintes serios.

Adicciones y trastorno de conducta - adicción - trastorno de personalidad - Pedro García Aguado

La dependencia del smartphone se compara con el trastorno relacionado con el juego, un problema frecuente que puede producir angustia en la vida de una persona cuando la afición se convierte en algo excesivo. Según el Centro Nacional por el Juego Responsable, lostrastornos relacionados con el juego, tienen una incidencia del alrededor del 1 por ciento de los estadounidenses adultos.


¿Crees que eres adicto al móvil? Descúbrelo con este test


Cuando no tienes tu teléfono cerca, ¿sientes que te falta algo? ¿Te produce ansiedad, estrés o malestar estar alejado de tu dispositivo? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, probablemente seas adicto al móvil.

En los últimos años, este trastorno moderno ha sido bautizada como nomofobia (no-mobile-phone-phobia).

Aunque la adicción debe estar siempre diagnosticada por un profesional, os dejamos un sencillo test para que de forma orientativa puedas saber si quieres saber tu grado de adicción al teléfono móvil. Cómo os decimos, es un mero test pero os puede orientar. Puntúa estas 20 cuestiones de 1 a 7, teniendo en cuenta que el 1 significa que estás totalmente en desacuerdo y el 7, por el contrario, que estás completamente de acuerdo.

1. Me siento incómodo si no tengo acceso constante a la información de mi teléfono.

2. Si no puedo consultar mi móvil cuando quiero, me siento molesto.

3. Si no puedo informarme de las noticias (actualidad, el tiempo, etc.) en mi smartphone me pongo nervioso.

4. En caso de que no pudiese utilizar mi teléfono o sus aplicaciones cuando quiero hacerlo, me irritaría.

5. Me da pánico quedarme sin batería.

6. Me asusta agotar los MB de mi tarifa de datos.

7. Cuando no tengo red WiFi o de datos, estoy constantemente comprobando si encuentro alguna conexión WiFi a la que engancharme.

8. Me da miedo quedarme atrapado o perdido en cualquier parte si no puedo usar mi móvil.

9. Cuando no puedo mirar mi teléfono durante un tiempo, ardo en deseos de poder echarle un vistazo.

10. Si no tengo mi smartphone conmigo, siento ansiedad porque no puedo comunicarme instantáneamente con mi familia y amigos.

11. Cuando no tengo el móvil, me preocupa que mi familia o amigos no puedan localizarme.

12. Si no tengo mi terminal, me pongo nervioso porque no puedo recibir mensajes de texto ni llamadas.

13. Me produce ansiedad no poder mantenerme en contacto con mi familia y amigos cuando no tengo mi teléfono.

14. Cuando no llevo el smartphone me agobia pensar que alguien ha intentado contactar conmigo y que yo no he contestado.

15. En caso de que no tuviera mi móvil, me sentiría mal porque se rompería la conexión constante que tengo con mi familia y amigos.

16. Si no tengo mi teléfono me altera el hecho de no poder publicar lo que hago.

17. Me causa incomodidad no poder acceder a las redes sociales cuando no tengo el smartphone conmigo.

18. Cuando no llevo el móvil encima me hace sentir mal no poder ver las notificaciones de mis contactos en las redes sociales.

19. Si no tengo el teléfono me produce ansiedad no poder ver mis mensajes de correo electrónico.

20. Cuando no tengo el móvil me siento raro porque no sé qué hacer.

Porque consumen drogas - adicciones - dejar las drogas


Suma tus puntuaciones para ver en nivel de adicción a tu móvil. Te dejamos los resultados a continuación:

De 20 a 60 puntos: Apenas estás enganchado. Tu nivel de nomofobia es leve.
De 60 a 100 puntos: Tu nivel de nomofobia es medio.
Más de 100 puntos: Consulta con un profesional. Tu nivel de nomofobia es elevado. Tienes adicción al móvil

(Este test es una simple orientación. En caso de duda, consulte con un especialista)


Por qué el Candy Crush crea adicción


El juego es simple, pero tremendamente adictivo. Consiste en crear filas o columnas con tres caramelos del mismo color, tiene un valor estimado de 7.100 millones de dólares y es jugado por 93 millones de personas cada día.

Pero, ¿qué es lo que tiene este juego que lo hace tan adictivo? En primer lugar, es muy fácil de jugar. La premisa de Candy Crush es ser lo suficientemente básico como para que un niño en edad preescolar pueda usarlo. Inicialmente, el juego permite ganar y pasar los niveles con facilidad, proporcionando un fuerte sentido de satisfacción.

Es el juego del momento. Todos hemos recibido alguna vez en Facebook una invitación para jugar. No es raro, desde que se lanzara en esta red social allá por abril de 2012 sus seguidores no han parado de crecer hasta alcanzar los 45 millones de jugadores en activo. Esta cantidad de usuarios sitúan a Candy Crush Saga como el juego de moda, pero, ¿por qué es tan adictivo?

Seguir leyendo sobre Por qué el Candy Crush crea adicción

Candy crush - adicción al juego - tragaperras - adicción videojuegos

La estrategia es la misma aplicada en las máquinas tragaperras

 

El Gobierno clasificará como adicciones el uso compulsivo del móvil y el sexo “online”


En este artículo El Gobierno clasificará como adicciones el uso compulsivo del móvil y el sexo “online” os contábamos como el delegado para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, aseguró el pasado mes de Marzo en Salamanca que entre los retos actuales se encuentran conocer mejor y catalogar las nuevas adicciones denominadas “sin sustancia”, como por ejemplo las que surgen alrededor de las nuevas tecnologías, a internet y el uso del móvil, las compras compulsivas y la adicción al sexo on line. Es lo que se llama conducta adictiva o adicciones comportamentales.


¿Qué es una Conducta Adictiva?


La adicción es una enfermedad crónica que se desarrolla gradualmente permitiendo al sujeto de la adicción ir realizando ajustes momentáneos a la enfermedad y volviéndolos capaces de continuar funcionando aún enfermos.

El adicto es una persona que no está consciente de estar compensando y adaptándose a la enfermedad y que, por lo tanto, durante un tiempo será incapaz de tomar consciencia de enfermedad, es decir, de la toxicidad de su comportamiento para su salud y calidad de vida.

Los componentes fundamentales de los trastornos adictivos son la pérdida de control y la dependencia. De este modo, las adicciones no pueden limitarse exclusivamente a las conductas generadas por sustancias químicas, como los opiáceos, los ansiolíticos, la cocaína o el alcohol. De hecho, existen hábitos de conducta aparentemente inofensivos que pueden convertirse en adictivos e interferir gravemente en la vida cotidiana de las personas afectadas.

Las adicciones en tanto hábitos compulsivos, constituyen conductas altamente arriesgadas para la salud en la medida en que una adicción remite a pérdida de control de sí y dependencia; a la vez que esta dependencia provoca la reducción gradual de intereses del sujeto y como consecuencia de sus obligaciones.


Síndrome de la vibración fantasma


Es posible que algunos de vosotros hayan experimentado la sensación de que el móvil vibraba en su bolsillo, y cuando han ido a revisar la llamada, realmente no había nada que revisar. El móvil no había vibrado. En algunos casos, ¡el móvil ni siquiera estaba en el bolsillo! Si ha sido así, no hay demasiado de lo que preocuparse. Formamos parte del 80% de la población que ha sufrido este efecto en alguna ocasión. Otros, los menos, incluso lo oyen sonar sin que suene.

Estos hechos tienen nombres tan rimbombantes como el síndrome de la vibración fantasma o el síndrome del timbre, y técnicamente son alucinaciones, ya que se producen sin presencia de un estímulo. ¿Debemos tratarnos sicológicamente? No, al menos no por esto. Al contrario, estas alucinaciones son prueba de que nuestro sistema neurológico y de estímulos está funcionando correctamente.

Leer más sobre el Síndrome de la vibración fantasma

 

Perfil del adicto al móvil


Han aparecido algunos estudios que apuntan a que ciertas características de la personalidad y a estados emocionales aumentan la vulnerabilidad psicológica a las adicciones al móvil entre los adolescentes como:

– Una baja autoestima, jóvenes que necesitan más la aprobación de los demás y apoyarse en lo los demás. El adolescente de catorce o quince años (incluso el joven de veinte a veinticinco) cree tener centenares de amigos, posee el convencimiento de no hallarse nunca solo; todos sus conocidos están disponibles a través del ordenador o del móvil durante las veinticuatro horas del día, y su identidad se confecciona exclusivamente a partir de lo que él es para los otros, sin dar en ningún caso preeminencia a lo que de verdad se es.

– Extraversión, jóvenes con grandes círculos de amigos y redes sociales, elevadas necesidad sociales y son buscadoras de sensaciones nuevas.

– Impulsividad, fuertes impulsos para llevar a cabo acciones, falta de capacidad para reflexionar sobre las consecuencias negativas de las propias acciones, falta de perseverancia y tendencia a buscar sensaciones nuevas a través de actividades excitantes.


La adicción al móvil no sólo es cosa de adolescentes…


La irrupción de las nuevas tecnologías en nuestra rutina diaria ha traído consigo no solo grandes beneficios, sino también graves inconvenientes que en ningún caso han de tomarse a la ligera. Cada vez son más los españoles que descuidan sus tareas en el ámbito laboral y cuyas relaciones sentimentales han terminado por verse afectadas debido a una excesiva dependencia del teléfono móvil.

Existe, por ejemplo, lo que se conoce como el «síndrome del doble check» —ansiedad producida al mandar un mensaje a nuestra pareja y comprobar que no nos contesta— y que puede convertir a herramientas como WhatsApp, en teoría ideadas para facilitar nuestra la vida, en un arma de doble filo que puede, incluso, dilapidar nuestro futuro sentimental.

 

Adicción a las TIC 


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la adicción es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Las Tecnologías de la Información y la Comunicación, (TIC), son el conjunto de tecnologías desarrolladas para gestionar información y enviarla de un lugar a otro (internet y teléfonos móviles).

Por tanto, se define la adicción a las TIC como su uso compulsivo, repetitivo y prolongado con incapacidad para controlar o interrumpir su consumo y con consecuencias sobre la salud, la vida social, familiar, escolar o laboral.

Las adicciones a las TIC más extendidas y conocidas  son la dependencia a:

  • las redes sociales (facebook, twitter, etc.)
  • las aplicaciones de mensajería interactiva instantánea (whatsapp, line)
  • los videojuegos (principalmente juegos de rol).
  • compra compulsiva online
  • juegos de azar
  • pornografía
  • infosurfing ( que es la navegación continua y prolongada por Internet sin objetivos claros)

Dado que el acceso a estas actividades se produce a menudo a través del móvil, muchas personas manifiestan pánico a no disponer del móvil, cosa que refleja esta dependencia, sobretodo entre la población más joven.

Adicciones - adicción al móvil - conducta adictiva - adicciones comportamentales - patología dual - La Garriga


¿Soy adicto a Internet?


De acuerdo con estos criterios, se considera adicto si responde afirmativamente a 5 o más de los siguientes ítem:

¿Te sientes preocupado con Internet (pensamientos acerca de la última conexión o anticipas la próxima sesión)?

¿Sientes la necesidad de incrementar la cantidad de tiempo de uso de Internet para lograr la satisfacción?

¿Ha hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir o detener el uso de Internet?

¿Se ha sentido inquieto, malhumorado, deprimido o irritable cuando ha intentado reducir o detener el uso de Internet?

¿Se queda más tiempo conectado de lo que inicialmente había pensado?

¿Ha perdido o puesto en peligro alguna relación significativa, trabajo, oportunidad educativa o profesional debido al uso de Internet?

¿Ha mentido a los miembros de su familia, terapeuta u otros para ocultar su grado de implicación con Internet?

¿Usa Internet como un medio de evadirse de los problemas o de aliviar un estado de ánimo disfórico?


Tratamiento de la Conducta Adictiva


En el caso de la conducta adictiva o adicción sin sustancia, al igual que en cualquier adicción, es muy importante seguir un tratamiento centrado en la modificación de la conducta y del control de los impulsos. Habrá que controlar la ansiedad, los conflictos interpersonales y revisar el estilo de vida del paciente.


¿Como actuar?


Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana es adicto a internet, a los videojuegos o presenta alguna conducta adictiva lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de información: 646 479 014


Puede solicitar información para Tratamiento Aquí

 


Artículos relacionados:

El abuso de las nuevas tecnologías reduce la memoria de los adolescentes

La obsesión por estar conectados a través de los dispositivos móviles – Adicción a Internet

El 21% de los adolescentes españoles están en riesgo de ser adictos a Internet

Un padre chino paga a sicarios virtuales para matar a los personajes de su hijo

¿Cómo voy a ser adicta a algo que me ha recetado un médico?

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS