Esclavos de la tarjeta de crédito

  • Expertos calculan que alrededor del 5% de la población gallega puede sufrir adicción a las compras, un trastorno de control de los impulsos asociado a problemas como la ansiedad, la depresión o la baja autoestima.

 

Ir de tiendas es para ellos darse un ‘chute’ de adrenalina, sus tarjetas de crédito echan humo y no dudan en gastar más dinero del que tienen para vaciar las estanterías de los comercios.

Son las víctimas de la compra compulsiva, un trastorno de control de los impulsos asociado a problemas como la ansiedad, la depresión, la baja autoestima o la irritabilidad. Un estudio de la Universidade de Santiago revela que alrededor del 5% de la población gallega puede sufrir esta adicción, sobre todo mujeres jóvenes. “Les suele costar reconocer que tienen un problema. Por eso es importante que sus seres queridos estén pendientes de sus movimientos”, señalan los expertos

adicción a las compras, compras compulsivas, adicción, adicciones, tratamiento adicciones, terapia La Garriga, Can Rosselló, tratamientoMuy interesante es el testimonio de María: “Al principio compraba ropa, calzado, complementos y productos de belleza para verme mejor. Me llevaba un montón de prendas, zapatos y cremas a casa y, aunque no me hicieran falta, estaba encantada. Poco a poco, mi adicción a las compras fue a más y empecé a acumular todo tipo de objetos inservibles: desde figuritas de porcelana de bazares chinos, hasta lámparas o tapices de anticuarios y tiendas de decoración… Si veía algo que me gustaba, me lo llevaba sin reparar en el precio ni en la utilidad. Hasta llegué a pagar 800 euros por un cuadro enorme que no tenía dónde meter…”.

La adicción a las compras es un trastorno de control de los impulsos que se asocia, en la mayoría de los casos, a pacientes con baja autoestima, ansiedad, depresión o irritabilidad y que, según los expertos, podría afectar a alrededor del 5% de la población gallega.

 

¿Cuando podemos decir que existe una adicción a las compras?

 

“Hay gente que compra en exceso, sobre todo en determinadas épocas del año, como las navidades o las rebajas, pero puede dejar de hacerlo cuando quiera. Sin embargo, a las personas que sufren una adicción les resulta imposible reprimirse, aún cuando esos gastos están por encima de sus posibilidades económicas”, indica el presidente Juan Lamas, presidente de la Asociación Gallega de Jugadores de Azar (Agaja) que, desde hace una década, atiende a pacientes con ese trastorno.

La dependencia y la falta de control del gasto son claves para diferenciar a las personas que compran mucho porque sí de quienes sufren esa patología.

Pero, ¿Qué hace a una persona sentir la irrefrenable necesidad de comprar un montón de cosas que ni siquiera le hacen falta? Los adictos a las compras sufren alteraciones de su estado de ánimo “con relativa frecuencia”.

“Compran sin parar porque eso les produce una satisfacción inmediata pero, cuando superan ese estado de euforia, se sienten culpables”

Es entonces cuando las familias y los amigos entran en escena. “A los compradores compulsivos les cuesta mucho reconocer que tienen un problema. Por eso es tan importante que sus seres queridos estén siempre pendientes de sus movimientos para, ante los primeros síntomas de alarma, pedir ayuda a un especialista”, remarca.

Según Marta, compradora compulsiva en proceso de rehabilitación: “No asumí que tenía una adicción hasta que le llegó un requerimiento judicial por una deuda de más de 7.000 euros contraída a través de mis tarjetas de crédito. Al pagar con tarjeta, siempre gastaba más de lo que podía. También le pedía dinero a mi familia poniéndoles excusas”, recuerda.

 

¿Qué tratamiento han de seguir los compradores compulsivos?

 

El tratamiento que han de seguir los compradores compulsivos para superar ese trastorno es similar al que requieren los afectados por otras adicciones psicológicas, como la ludopatía.

“Acuden a terapia para controlar el impulso de comprar y se les realiza un control que pasa por quitarles las tarjetas de crédito, asignarles solo determinada cantidad de dinero cuyo gasto tienen que justificar con facturas, etc…”.

adicción a las compras, compras compulsivas, adicción, adicciones, tratamiento adicciones, terapia La Garriga, Can Rosselló, tratamiento compradores compulsivosHay que recordar, no obstante, que mientras el ludópata no tiene por qué volver a jugar, estos pacientes sí se van a ver obligados a seguir haciendo compras. “Por eso se trabaja con ellos el control y no la abstinencia. El objetivo es que, tras un tiempo en terapia, estos pacientes puedan ir a hacer las compras diarias como el pan o ir al supermercado. Aunque al principio sea acompañados y siempre con dinero en efectivo”, indica el presidente de Agaja.

Para el presidente de Agaja, la prevención de la adicción a las compras pasa por “reeducar a la sociedad”. “Hay que dejar de dar tanta importancia al materialismo y aprender a ver los anuncios desde un punto de vista crítico”, señala. Un argumento que respalda Castro Bouzas. “Muchos padres asocian la felicidad de sus hijos con darles todo lo que les piden. Este tipo de trastornos son el peaje de vivir en una sociedad consumista”, concluye.

Requisitos para considerar a una persona Compradora Compulsiva:

 

Fuente: La opinion coruña
© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS