Indicadores de una posible adicción ¿Soy adicto?

Posiblemente muchos de nosotros conozcamos a alguien al que una adicción le haya arrebatado sueños, trabajo, amigos o la voluntad misma. En definitiva, personas a las que una adicción les ha arrebatado lo mejor de su vida.

Normalmente al pensar en adicción pensamos en sustancias, sin tener en cuenta el hecho de que existen claras adicciones en las que no se consume una sustancia. Sin ir más lejos, el juego patológico ha dejado de considerarse un trastorno del control de los impulsos para encuadrarse dentro de los trastornos adictivos.

Por otro lado, están las drogas legales e ilegales. Esta denominación denota la gran hipocresía de la sociedad y lo absurdo del estigma que existe alrededor del consumo de ciertas sustancias y la aceptación e incluso beneplácito que hay con otras sustancias legales pero no por ello menos perjudiciales, como el alcohol o los tranquilizantes.

 

Indicadores de una posible adicción

 

1.- Cambios en el aspecto físico

Los estados de ánimo alterados son cambios tempranos en el avance de la adicción ya sea química o conductual. Algunas de esas señales son:

  • disminución de peso
  • cara de agotamiento
  • infecciones en la piel
  • nariz congestionada
  • sangrados nasales

En el momento cercano al consumo:

  • pupilas dilatadas
  • mandíbula desencajada

2.- Cambios en el estado de ánimo

  • Los estados de ánimo alterados son cambios tempranos en el avance de la adicción ya sea química o conductual.

3.- Cambios en el desempeño laboral o escolar
La persona que desarrolla una adicción comienza a invertir más tiempo y energía de lo que puede en el proceso adictivo, por lo que la participación en el trabajo o estudios tiende a mermar. A continuación algunos de estos signos de peligro.

  • ausencias y tardanzas frecuentes
  • discusiones o conflictos en el trabajo
  • disminución del índice académico escolar
  • fallar para completar asignaciones o tareas

4.- Cambios en las relaciones familiares
El sistema familiar es uno de los primeros sistemas impactados por el desarrollo de una adicción en uno de sus miembros. Se produce estrés y reacciones codependientes.
Alguno de los cambios mas frecuentes son:

  • estrés y tensión en las relaciones familiares
  • desconfianza
  • comunicación evasiva
  • discusiones frecuentes
  • aislamiento del resto de la familia
  • disminución del tiempo compartido

5.- Cambios en las relaciones sociales
El sistema de contactos sociales cambia definitivamente en el desarrollo de la adicción debido a las exigencias del proceso adictivo. Algunas de estas señales son:

  • deterioro de las relaciones habituales sanas
  • aislamiento
  • aparición de nuevos contactos cuestionables
  • frecuentar sitios peligrosos
  • participar en actividades ilícitas

6.- Cambios en las pertenencias
Las pertenencias pueden mostrar el efecto de una adicción de manera temprana. Algunas de estos cambios son:

  • posesión de papeles de fumar
  • posesión de pipas para fumar
  • ropa manchada de sangre o fluidos
  • dinero que no parece tener origen lógico
  • perdida inexplicable y frecuente de joyas u otras posesiones de valor
  • aparición de envoltorios conteniendo polvos blancos, hierba u otros materiales

7.- Cambios en las rutinas diarias
Las rutinas diarias muestran cambios que son signos del progreso de la adicción en la vida de la persona. A saber:

  • cambios en los hábitos de defecar
  • episodios de insomnio alternando con períodos de somnolencia extrema
  • falta de apetito alternando con períodos de hambre en exceso
  • falta sin explicación a compromisos familiares importantes

 

Definición de adicción

 

Según la Organización Mundial de la Salud, la adicción es una enfermedad física y psicoemocional conformada por deseos que consumen los sentimientos y pensamientos de quien la padece. Hay dos tipos de adicción, con sustancias (adicción al alcohol o alcoholismo, adicción a la marihuana, adicción a la cocaína…) y sin sustancias (adicción al juego, adicción al sexo, a la alimentación…).

En este caso nos centraremos en la adicción con sustancias.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales, empleado por Psicólogos y Psiquiatras a nivel mundial, reconoce una serie de criterios para diagnosticar que una persona es dependiente de sustancias: un patrón maladaptativo que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativo en la persona, expresado por tres o más de las características siguientes:

  • Tolerancia, definida por una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de la sustancia para conseguir la intoxicación, o el efecto deseado.
  • Abstinencia, definida como el síndrome de abstinencia característico para la sustancia o se toma la misma sustancia (o un muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.
  • la sustancia se consume en cantidades mayores o durante un período más prolongado de lo que originalmente se pretendía.
  • existe un deseo persistente o se realizan esfuerzos infructuosos por controlar o interrumpir el consumo de la sustancia.
  • se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia, en el consumo de la sustancia o en la recuperación de sus efectos.
  • Reducción o abandono de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia.
  • Se continúa consumiendo la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos persistentes que parecen causados o exacerbados por el uso de la sustancia (por ejemplo consumir de cocaína sabiendo que provoca depresión rebote).

 

¿Cómo ayudar a un adicto?

 

Existe un tratamiento que combina dos vertientes en cuanto a la desintoxicación de la cocaína o cualquier otra droga: por un lado, aborda la adicción desde un punto de vista médico y por otro lado, y paralelamente, se aborda psicológica y terapéuticamente.centro de adicciones, dejar las drogas, centro de desintoxicación, dejar la cocaína, alcoholismo

La farmacología constituye la pieza fundamental del tratamiento en cuanto la farmacología que se le prescribe al paciente tiende a suavizar los síntomas del síndrome de abstinencia y a paliar la ansiedad o la depresión subyacente detrás de la adicción a la cocaína.

Y por otro lado, la psicología y psiquiatría plantea el problema de la adicción desde el plano psicológico y terapéutico, cuya herramienta fundamental es la psicoterapia. Combinar la práctica adecuada de estas dos orientaciones -médica y psicológica-, permite conseguir mayor efectividad en el tratamiento de cocaína o cualquier otra sustancia psicoactiva.

 

 

¿Quién debe estar ahí para ayudar?

 

Una de las mayores consideraciones que se encuentran en la intervención es elegir quién va a estar allí. Hay que pensar completamente este asunto de antemano. El número de personas presentes es menos importante que quién esté allí. De ser posible, la persona ala que el adicto respete más debe estar presente. Esta persona es un líder de opinión para el adicto y tiene que estar allí para darle pleno soporte al hecho de que la persona reciba ayuda y debe estar bien informado acerca de la agenda real.

Tantos miembros de la familia como sea posible deben estar allí siempre y cuando todos y cada uno de ellos esté completamente de acuerdo acerca del hecho de que la persona necesita ayuda y que respalde la agenda general. Si hay alguien antagonista en la familia contra el adicto y no es capaz de controlarse de presentar argumentos y acusaciones, entonces usted puede considerar dejar a esa persona fuera.

Generalmente, el adicto tiene muchos enemigos y le ha hecho mal a la mayoría de la familia pero las discusiones y la indisposición no benefician la causa de hacer que el adicto busque tratamiento. De hecho, generalmente resulta en impedir que esto ocurra porque el foco de atención se coloca en la discusión y no en el asunto que nos atañe.

La meta general es llevar al adicto a un momento en el que se dé cuenta que hay un problema y que esté dispuesto a buscar ayuda. Cuando se haya logrado esto, esté preparado para llevarlo a tratamiento sin tardanza.

 

¿Qué es la coadicción o codependencia?

 

La coadicción (o también llamada codependencia) es una enfermedad tan cruel como la del mismo adicto, y aunque no conozco ningún estamento oficial que ofrezca asistencia a los afectados mediante un protocolo claro y preciso, empieza a ser reconocida como tal y se la cataloga como disfunción.

La codependencia se caracteriza por una preocupación excesiva de una persona, lugar u objeto, la dependencia hacia otra persona se convierte en una relación patológica afectando en las relaciones con los demás.

El codependiente tiene su vida enfocada en los demás y no en si mismo, ocasionado por su falta de autoestima, necesita la aprobación de los demás, por lo que intenta satisfacer a todo el mundo, negando sus propios sentimientos.

Es una enfermedad de la persona más allegada al adicto, que ocasiona una relación enfermiza entre ambos, ayudando con ella a convertir al adicto en un inválido psicológicamente. Es decir: minusvaliza su personalidad, fomentando su inmadurez, su incapacidad por valerse por sí mismo, para tomar según que decisiones y ejercer responsabilidades. El adicto, gracias a esta conducta sobreprotectora, se convierte en un parásito.

Quienes están en pareja con personas adictas a menudo sostienen que su matrimonio está integrado por tres partes: ellos, sus parejas y la adicción.

A veces,  para conseguir la recuperación del adicto, primero hay que conseguir que sus allegados acepten la existencia de la enfermedad, ya que el codependiente se vuelve tolerante a la conducta cada vez más destructiva y anormal del adicto.

Estas conductas permisivas son las que impiden que el adicto asuma la responsabilidad de sus acciones, obstaculizando la recuperación.

 

Cómo enfrentar una adicción. Cómo actuar con la adicción a la cocaína de tu pareja. Coadicción o codependencia

 

La cocaína es una sustancia peligrosa que altera la mente conocida por su capacidad por hacer que sus consumidores sientan una sensación de euforia. Los químicos liberados en el cerebro humano en tiempos de alegría natural se producen en altos niveles durante una euforia de cocaína. Esto hace que los adictos vuelvan por más y a medida que los cuerpos ganan tolerancia, necesitan más de la droga para lograr la misma sensación. Pedro García Aguado firma la colaboración con Centro Can Rosselló

Este círculo no sólo hace miserables a losconsumidores de cocaína, sino que es difícil para sus seres queridos verlos. La vida con unadicto a la cocaína rápidamente se convierte en tortura.

El consumo de cocaína brinda al usuario sensación de euforia, bienestar y aumento de la energía. Los índices de recaídas después de abandonar un tratamiento contra la adicción ascienden al 100 por ciento.

 

¿Cómo lidiar con la adicción a la cocaína de tu pareja?

 

Quienes están en pareja con personas adictas a menudo sostienen que su matrimonio está integrado por tres partes: ellos, sus parejas y la adicción.

1
Debes saber que no puedes obligar a tu pareja a que acepte tu ayuda. A menos que la persona en cuestión esté lista para ayudarse a sí misma, no puedes controlar su adicción.

2
Céntrate en ti mismo. Lo que debes controlar es tu vida y el modo en que eliges vivirla. Cuando una persona vive con una pareja que padece una adicción a la cocaína toda su atención a menudo se centra en el adicto y su problema. Vuelve a poner la atención en ti mismo y retoma las actividades con amigos, reanuda tus pasatiempos y buscas cosas para hacer que te hagan sentir bien.

3
Ten en cuenta que básicamente tiene dos opciones cuando se trata de una pareja adicta: puedes aceptarla tal como es o alejarte de ella. No puedes obligar a nadie a enfrentar su adicción y dejar de consumir cocaína.

4
Lleva un diario. Escribir tus pensamientos, sentimientos y emociones en relación a la adicción de tu pareja es el primer paso para cambiar tu modo de pensar.

5
Ponte en contacto con un profesional para obtener ayuda en lo que respecta a la adicción a la cocaína de tu pareja. Esta organización es un grupo de apoyo para familiares de adictos a la cocaína.

6
Busca asesoramiento profesional para lidiar con los sentimientos que te produce la adicción de tu pareja. Vivir con un adicto a la cocaína a menudo provoca sentimientos tales como la obsesión, la ira, la ansiedad, la negación y la culpa. Debes modificar estos pensamientos antes de que desarrolles una imagen de baja autoestima.

 

¿Que tengo que hacer cuando mi pareja se droga?

 

Esta es la gran pregunta que los codependientes se hacen: ¿que debo hacer cuando veo que va a por más? ¿sirve de algo discutir? ¿me voy con mis padres? ¿cómo lo ayudo? ¿que les digo a mis hijos? …

Hay que tener en cuenta que la coadicción genera: obsesión, conductas inapropiadas de rescate, de compulsión y control, falta de límites: deseos de hacer cambiar a la persona adicta dejando de vivir la propia vida para vivir la del adicto, falta de autoestima, sensación de impotencia y fracaso…

El adicto toma sustancias y el coadicto vive enganchado a la ilusión de que su comportamiento y cuidados salvaran al adicto de su enfermedad. A la persona coadicta le cuesta mucho aceptar que la recuperación está en manos del propio adicto, y no en las de ella, ya que al no existir limites internos claros, permite que la conducta de la otra persona la afecte.

Para que la recuperación sea exitosa, es tan importante la recuperación del adicto como de todo su entorno. Si una de ambas partes sigue enferma, la recaída es más probable.

Si tienes a un familiar con problemas de adicción, en este artículo te contamos como actuar: ¿Cómo ayudar a un familiar o a amigo con problemas de adicción?

Centro Can Rosselló es una Clínica privada especializada en el tratamiento de pacientes que presentan un trastorno por dependencia de sustancias psicoactivas: alcohol, cocaína, cannabis, psicofármacos, drogas de diseño y otras sustancias.

Nos hemos especializado en Patología Dual, por lo cual también tratamos trastornos de personalidad, ansiedad, depresión, esquizofrenia u otros trastornos.

 

También le puede interesar:

Patología Dual en Depresión

Dejar la cocaína ¿Como detectar el consumo de cocaína?

El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

Adicción al sexo ¿Cuando podemos hablar de adicción al sexo?

Dejar el alcohol – alcoholismo

Los pacientes con depresión abusan frecuentemente del alcohol y otras sustancias

Ebriorexia “la obsesión de adelgazar con alcohol”

¿Qué es el consumo de riesgo?

Lavarse las manos… ¿higiene o trastorno obsesivo compulsivo?