Intoxicación etílica: cómo actuar

Cada vez con más frecuencia, los jóvenes se emborrachan los fines de semana. En los hospitales públicos españoles se atienden semanalmente a más de 200 jóvenes entre 16 y 18 años, solamente contando las noches de sábado y domingo, debidos a esta causa.

En los últimos años ha aumentado su consumo y han cambiado sus tradicionales formas de consumir. De ser el vino lo que más se bebía en fiestas y comidas familiares, actualmente son la cerveza, los combinados y los licores de alta graduación en establecimientos (bares, discotecas, etc.) y lugares públicos (plazas, parques, el llamado “botellón”), sobre todo los fines de semana, y con una disminución de la edad de inicio de consumo hasta incluso los 11 años (un 3,5% ya han probado las bebidas alcohólicas).

 

Cómo actuar ante una intoxicación etílica:

 

Estos son algunos consejos acerca cómo actuar en caso de presenciar una intoxicación etílica:

Llamar al 112: puede parecer una tontería, pero es importante que una intoxicación aguda sea tratada por profesionales, ya que la persona intoxicada puede tener síntomas ocultos o enfermedades que compliquen su correcta evolución.

Abrigar a la víctima para que no pierda temperatura corporal.

Aflojar las prendas ajustadas para facilitar la respiración.

Controlar constantes vitales.

Colocar a la persona, si está consciente, en posición lateral de seguridad: para evitar ahogo si hay vómito y facilitar la respiración.

Si está inconsciente, colocarla boca arriba con los brazos alineados con el cuerpo y abrir la vía aérea mediante la maniobra frente-mentón.

No dejar nunca sola a la persona.

Nunca se deberán realizar maniobras, consideradas por los profanos en materia sanitaria con medidas útiles, pero que pueden perjudicar más al paciente, como son:

      – Administración de café, sobre todo con sal, u otros remedios caseros
      – Administración de leche.
      – Inducción del vómito, por el riesgo de broncoaspiración.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS