La nueva adicción de los jóvenes se llama ‘Dick’

Es una sustancia de olor dulce que inhalan para drogarse. Este agente sintético, que no figura dentro del listado de sustancias de comercialización prohibida por la Dirección Nacional de Estupefacientes, se puede conseguir en ferreterías y distribuidoras de químicos. Su aspiración, además de fuertes alucinaciones, produce irritación en los pulmones, hemorragia gastrointestinal y pérdida de la memoria.

“Dicen que uno puede verse parado frente a las estrellas, contactarse con monstruos y muertos, que se ven colores que no se pueden describir”, comenta un joven de 14 años. “Me contaron que se unta en un pañuelo o en la camisa y poco a poco se va oliendo”.

Pero los jóvenes desconocen lo que ocurre en sus cuerpos.

 

 ASÍ SE DETERIORA EL CUERPO

Carolina Beltrán Dulcey, neurosicóloga, asegura que Lady’s’, ‘Lady D’ o ‘Dick’ generan trastornos motores; incluso, en pacientes que han tenido contacto  frecuente con estos químicos, se ha encontrado ‘parkinsonismo’ o disminución de la memoria reciente o inmediata. 

La aspiración de cantidades altamente concentradas de estas sustancias químicas también puede provocar insuficiencia cardiaca y muerte a los pocos minutos de una sesión de inhalación.

Además de ser adictivos hay que añadir el gran peligro que supone inhalar Dick aunque solo sea una vez.

Según William Omar Contreras López, neurocirujano y científico, se puede presentar el síndrome conocido como ‘muerte súbita por inhalación’, que da con una sola inhalación por parte de un joven en condiciones saludables. 

“Al desplazar el aire de los pulmones, los inhalantes le quitan oxígeno al organismo, lo que se conoce como hipoxia”.

Los consumidores del cloruro de metileno o diclorometano también podrían padecer cáncer, según este científico, ya que pruebas adelantadas en roedores indican que la inhalación de estos químicos les causó cáncer de hígado y pulmón.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS