Las drogas, cada vez más adulteradas

La “pureza” de las drogas más consumidas en los espacios de ocio nocturno –éxtasis, anfetaminas, cocaína y ketamina– ha disminuido en 2015, según los datos recogidos en un informe presentado por ‘Energy Control’, que apuntan de nuevo que la cocaína es el estupefaciente más adulterado en España.

Según los autores del Informe de Análisis de Sustancias 2015 -elaborado por el programa ‘Energy Control’ de la Asociación Bienestar y Desarrollo con el apoyo de la Generalitat de Cataluña- las causas de la adulteración son principalmente económicas.

El Sistema de Detección Temprana (SDT) que lleva a cabo FEPAD orienta a los expertos sobre los nuevos hábitos de consumos en los contextos de ocio y las distintas sustancias de consumo, y permite conocer el uso de nuevas drogas y la detección precoz de los problemas asociados a su consumo.

Explican que, con la mezcla de la droga “pura” con otras sustancias como la cafeína, se reducen los costes y aumenta la cantidad producida, generando mayores beneficios para sus productores o vendedores.


Cada vez más “cortadas”


El informe, realizado a través del análisis de más de 4.500 muestras aportadas por los propios consumidores a la entidad, advierte de que en comparación a otros años “la pureza de las drogas mayoritarias ha disminuido”, es decir, se han encontrado menos muestras libres de sustancias que acompañasen o sustituyesen el producto aparentemente vendido.

“Que una droga no esté adulterada no significa que no sea peligrosa, sino que la sustancia que compró el consumidor coincide con la que muestran los resultados del análisis”, ha señalado Calzada, que ha apuntado que la sustancia más adulterada es la cocaína, y la mas “pura” el LSD.

Analizar las sustancias de la mano de sus compradores y consumidores permite lanzar alertas cuando éstas están muy adulteradas y pueden ser especialmente peligrosas para la salud pública, un caso que se dio el año pasado con las pastillas con la “S” de Supermán que contenían una elevada concentración de polimetilmetacrilato (PMMA) que las hacía potencialmente tóxicas y mortales.


Mercado en constante cambio


El año pasado, ‘Energy Control’ emitió 23 alertas en Cataluña, la mayoría de ellas vinculadas a “nuevas drogas” no detectadas previamente, que fueron monitorizadas a nivel estatal por el Sistema Español de Alerta Temprana y por el centro europeo de monitorización de drogas (Emcdda).

Respecto a la cocaína, aseguran que esta droga ha vuelto a aumentar ligeramente su adulteración: en 2014, el 75 % de esta droga estaba mezclada con otras sustancias, cifra que ha aumentado hasta el 82,5 % en 2015.

“A menudo la cocaína se mezcla con otros dos o tres productos como la cafeína o el Levamisol, un fármaco antiparasitario que potencia sus efectos pero que puede provocar mareos, vómitos y otros efectos”, advierten los especialistas. Drogas sintéticas, éxtasis, ketamina, ghb, popper, polvo de ángel, spped, dejar las drogas, ayuda drogas, dejar pastillas, tratamiento adicciones, La Garriga, Can Rosselló, clínica adicciones

El informe afirma también que la cocaína es la sustancia “con los adulterantes más tóxicos”, algunos de ellos fármacos ya retirados del mercado y muy peligrosos si se mezclan con alcohol.

Los responsables del estudio han alertado también de la baja pureza de otra droga de gran consumo en España como la ketamina.

“Ahora es más difícil encontrar ketamina en el mercado; años atrás era un fármaco que se desviaba del circuito legal”; este fenómeno ha generado un aumento en su adulteración o su sustitución por otras sustancias con efectos similares.


Las drogas más consumidas, cada vez más adulteradas


En cuanto al hachís se ha detectado resina en mayor o menor densidad, y sustancias adulterantes como el papel u hongos filamentosos, aunque la presencia suele venir relacionada con el proceso de transporte de la droga, y en el caso del hachís influye el proceso de obtención y prensado de la resina.

Los investigadores han advertido de que actualmente algunos jóvenes no diferencian, e incluso confunden, las pastillas de MDA (metilendioxianfetamina) y MDMA y, por tanto, desconocen los efectos reales. Los expertos han destacado la necesidad de alertar a la población y en especial a las personas consumidoras de la presencia de estos elementos tóxicos que pueden dañar gravemente la salud, con el fin de incrementar la percepción de riesgo ante el consumo de drogas.


¿Qué son las drogas sintéticas?


Reciben el nombre de drogas sintéticas aquellas que se fabrican a través de procesos químicos y que, a diferencia de la cocaína o la marihuana, no se obtienen de un vegetal sino a partir de cambios moleculares realizados en laboratorios para lograr resultados psicoactivos.

Estas son distribuidas en forma de pastillas, cápsulas, polvos o líquidos.

En muchas ocasiones, son principios activos abandonados por las industrias farmacéuticas, por sus efectos indeseables que son rescatados para ser utilizadas como sustancias de abuso.

La fabricación en laboratorios clandestinos y el desconocimiento de su composición final, las convierte en especialmente peligrosas, porque sus efectos no son claramente previsibles.

En especial, los expertos destacan que este tipo de drogas, entre las que se destacan el éxtasis y la ketamina, afectan los sistemas neurológicos de manera aguda o crónica, como efecto residual por uso repetido.

Además, el cuerpo desarrolla tolerancia y pide más, con un consecuente y riesgoso aumento de la dosis.


Consecuencias: daños neurológicos irreversibles


La mayoría de los consumidores de drogas sintéticas lo hacen de modo recreativo.

Su percepción de superioridad cuando ‘se pegan el viaje’, les hace sentir que todo es placentero, no obstante, el consumo de estas sustancias tiene graves consecuencias: pérdida de memoria, disminución del interés por el sexo, pérdida del apetito, alteraciones psiquiátricas como ansiedad, depresión, obsesión, ideaciones paranoides, trastornos del sueño, ataques de pánico, agresividad, trastornos psicóticos, alucinaciones visuales o auditivas, arritmia, convulsiones, insuficiencia renal, trombosis, infartos cerebrales, hipertensión y fallo cardíaco.

Según afirma el psiquiatra Uriel Escobar, director médico del Instituto del Sistema Nevioso de Risaralda y profesor de la UTP, cada consumidor es un caso aparte en cuanto al tiempo que tardará en sentir los daños del consumo. “El uso a largo plazo causa daños neurológicos; en consecuencia las alucinaciones son neurológicas, principalemente la gente escucha voces amenazantes, se acompañan de mucho miedo, de mucho terror. Son daños irreversibles que alteran completamente la personalidad del individuo”, afirma.

 

Seguir leyendo sobre Drogas Sintéticas.

 

También le puede interesar:

Día mundial del Ictus, “Una sola ‘raya’ puede provocar un infarto cerebral”

Potomanía: Cuando beber agua se convierte en una obsesión

Desarticulada una macrobanda que vendía marihuana en Madrid. Tráfico de drogas

La ONU alerta contra las “nuevas drogas legales”

El peligro de mezclar alcohol y bebidas energéticas

Indicadores de una posible adicción ¿Soy adicto?

K2, la nueva droga adolescente de moda en Baleares