Menores y alcohol

Los datos de la última Encuesta Estatal sobre el uso de Drogas en Estudiantes de Secundaria (Estudes) presentada esta semana muestran que un 74% de los menores de edad (el trabajo ha preguntado a 27.500 de 14 a 18 años) ha bebido en el último mes, lo que puede equipararse a un consumo frecuente; un tercio de ellos se ha emborrachado en ese periodo y este fenómeno se concentra en los fines de semana en lo que ya se denomina de manera generalizada, aunque la Real Academia no lo haya incorporado todavía, botellón.

Y ello pese a que en muchas ciudades y comunidades hay leyes restrictivas desde principios de siglo, o que la venta de alcohol a menores está prohibida en toda España. El alcohol deja en papel mojado todas esas normas.

 Alcohol, Alcoholismo, jóvenes y alcohol, beber alcohol, dejar el alcohol, tratamiento de alcohol, desintoxicación alcohol

Ni las campañas de conscienciación ni las prohibiciones están siendo efectivas

Al secretario del Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín, le preocupa la tendencia. Las tasas de menores que beben o han bebido, medidas en cualquiera de las formas que presenta la encuesta, son equivalentes a las de los datos de 1994, hace 20 años. Es como si todo esfuerzo realizado no hubiera servido para nada.

Como la encuesta se hace cada dos años desde 1994 (los últimos datos son de 2012), la mitad de los encuestados se renueva de una edición a otra. Pero los que llegan, los más pequeños, parece que ya “llegan instruidos”, dijo Babín. “Beben más que sus antecesores”.


El policonsumo de bebida y drogas es más común en los botellones


La encuesta incide especialmente en una manera de beber: el botellón, esas reuniones de menores (y no tan pequeños) que todo el que viva cerca de una plaza céntrica, una playa, un descampado o un parque de una ciudad española conoce.

Y, asociado a él, la borrachera por atracón (binge drinking en inglés, tomar cinco copas en dos horas). Por ejemplo, el sondeo señala que el 62% de los menores ha practicado en un botellón, y que, de ellos, un 74,1% se dedicó a la ingesta rápida y concentrada de bebidas.

En cambio, entre los otros bebedores (siempre hablando de menores) solo el 9,5% se aplicó al atracón. La consecuencia es obvia: el 58,5% de los que habían ido de botellón se había emborrachado, frente al 4,7% de los otros bebedores.

También hay que tener en cuenta que los botellones son sitios donde es más fácil iniciarse en otras drogas. El policonsumo es más frecuente entre quienes practican botellón (fuma cannabis el 29,8% o toma cocaína el 2,9%, mientras que los que no acuden a estas reuniones lo hacen en un 3,2% y un 0,3%) respectivamente.


Binge drinking o atracón


Un 74% practica el ‘atracón’, que es beberse cinco copas en solo dos horas.

Pero no solo los menores hacen botellón, y esa puede ser una clave de por qué no parece fácil de erradicar. “El 7% de los hombres entre 60 y 65 años practica el binge drinking, lo hace, y por debajo de los 35 la proporción está en un 30%”, dice Josep Guardia, miembro de la junta directiva de Sociodrogalcohol.

El botellón se ha convertido en una forma de ocio con unos 30 años de existencia, y esta veteranía es otro de los factores que actúan contra los intentos de limitarlo (o de erradicarlo). Aunque los efectos del abuso de alcohol en los jóvenes son conocidos.

Hasta las Administraciones tienen un mensaje confuso, apunta Torremocha. “No podemos estar diciendo que no se beba, y, a la vez, subvencionando peñas y ferias”, indica Megías.

Ante este panorama, solo queda un recurso, aburrido y a largo plazo: la educación. “A los jóvenes les decimos mucho que no deben beber, pero pocas veces por qué”, indica Torremocha. La situación es muy difícil de abordar. Si se habla de educación, se habla de padres. Pero “muchos han renunciado a su obligación de educar”, abunda Torremocha.



Jóvenes y alcohol - botellón - los jóvenes y el alcohol

 

 

Fuente: diario elPais.com



También puede interesarle:


La autopsia de Hoffman confirma que murió de sobredosis

Neknominate: el mortal juego de beber que arrasa entre los jóvenes

Bebidas energéticas que dañan como drogas

Entrevista a la radio rne sobre las Compras Compulsivas

La peligrosa moda de fumar porros de hortensias

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS