Rachel, de 27 años, fallece por un colapso tras consumir heroína

Rachel M. viajó a Madrid para celebrar la Nochevieja sin imaginarse que sería su última. La joven, de 27 años, originaria de un pequeño pueblo del sureste de Francia, recorrió cientos de kilómetros en autocaravana con su compañero Benoît R., de 23 años, para unirse a la celebración madrileña. La diversión acabó en tragedia cuando la chica sufrió un colapso en plena calle y murió al llegar al hospital por una sobredosis de heroína.

Mejor suerte ha tenido Benoît, de 23 años. También ingresado debido al consumo de heroína, se encuentra fuera de peligro en la clínica de la Fundación Jiménez Díaz.

 Muerte por sobredosis  de heroína - Consumo de drogas

La familia vive en la localidad de Montlaux, de apenas 140 habitantes, un pueblo tranquilo y campestre del departamento de Alpes de Alta Provenza. Los padres viven en una granja de piedra del siglo XIX, donde producían, antes de jubilarse la madre, quesos de cabra y siguen vendiendo carne ecológica. Alquilan también un tercio del lugar, con capacidad para ocho personas.

Esa noche, pasaron primero por el poblado de Valdemingómez, conocido supermercado de la droga, donde, según ha confirmado el joven a la policía, compraron unas papelinas. De allí fueron al barrio multicultural de Lavapiés, donde se reunieron con unos amigos.

La autopsia confirmó el viernes por la mañana que murió por sobredosis de heroína, posiblemente debida a la pureza de la droga.

El padre de Benoît explica que espera ahora el regreso de su hijo. Muy afectado confirma que estaba al tanto del viaje de Benoît. “El problema no es que viajara a Madrid, el problema es cómo un chico con tantas cualidades acaba así”, murmura emocionado.


Un cóctel mortal


La muerte de la joven francesa en Madrid vuelve a poner de manifiesto que la heroína no es una droga del pasado o de ambientes marginales. Para explicarse lo sucedido, la policía baraja la posibilidad de que, al margen de la heroína, los dos compañeros hubieran inhalado un cóctel de sustancias que terminaron por provocar el colapso a la mujer. Por ello se han enviado muestras al Instituto Nacional de Toxicología, para que dictamine sobre los restos de otros tipos de sustancias.


Repunte del consumo de heroína


Según fuentes de la lucha contra estupefacientes, el consumo de heroína conoce un repunte en España en los últimos cinco años, a menudo combinado con otras sustancias como la cocaína.

Fuentes del Proyecto Hombre señalan que la mayoría de los consumidores (un 60%) optan por fumarla o inhalarla, como posiblemente ocurrió con Rachel M. y Benoît R., tras calentarla en un chino (un trozo de papel de aluminio) y en combinación con alcohol. El segundo modo de consumo más frecuente es inyectada (un 20%) y de forma minoritaria, esnifada.

La excesiva pureza de la droga combinada con el hecho de que no fuesen consumidores habituales también se baraja como una posible causa del suceso.

 


También puede interesarle:

El consumo de heroína aumenta de forma alarmante en Nueva Inglaterra

Las drogas y alcohol afectan a las relaciones sexuales, incluso tras años de abstinencia

¿Donde va oculta la droga? 15 escondites insólitos

Muere una joven de 24 años después de trabajar durante 30 horas seguidas

 

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS