Dopaje en el deporte: “Quería más”. Abuso de esteroides anabólicos‏

Dopaje en el deporte: “Quería más”

“Quería más”. Las palabras son del marchista italiano Alex Schwazer, oro olímpico en 50 kilómetros en Pekín 2008, y resumen de manera contundente la razón de que un deportista decida un día enfilar el camino del dopaje para obtener el máximo rendimiento.

“Quería más”. Y veces esta ambición de triunfar puede conducir a graves problemas de salud e incluso a la muerte en plena competición, como le ocurrió al ciclista Tom Simpson, que murió el 13 de julio de 1967 en el Mont Ventoux, en la decimoquinta etapa del Tour, por una insuficiencia cardíaca debida al consumo de anfetaminas y alcohol.

Algunos atletas toman esteroides en la esperanza de que mejorará su capacidad de correr más rápido, levantar pesos más pesados, saltar más alto, o tener más resistencia, sin saber que lo que encontraran es el deterioro de su salud y en algunos casos, la muerte.

 

¿Qué son?

Esteroides y los Anabolicos - dopaje en el deporte - Adicciones, desintoxicación, tratamiento en La GarrigaLos esteroides anabólico-androgénicos (AAS, por sus siglas en inglés) son sustancias sintéticas variantes de la testosterona, la hormina que dirige el cuerpo para producir o mejorar características como la masa muscular, el crecimiento del vello facial y engrosamiento de la voz.

Este tipo de droga se obtiene legalmente mediante prescripción médica para tratar ciertas afecciones que ocurren cuando el cuerpo produce una cantidad baja de testosterona, como cuando hay un retraso en la pubertad. También se recetan como tratamiento en enfermedades que resultan en la pérdida de la masa muscular magra, como el cáncer y el SIDA.

 Cuando los esteroides aumentan los niveles de testosterona en la sangre, estimulan el tejido muscular en el cuerpo para crecer grande y fuerte. Sin embargo, los efectos de exceso de testosterona que circula en el cuerpo pueden ser perjudiciales en el tiempo.

 

Los esteroides anabólico-androgénicos y la salud mental

Los informes preclínicos, clínicos y anecdóticos sugieren que los esteroides pueden contribuir a la disfunción psiquiátrica. Las investigaciones muestran que el abuso de los esteroides anabólico-androgénicos puede llevar a la agresión y a otros efectos adversos.

Por ejemplo, aunque muchos usuarios informan sentirse bien consigo mismos cuando toman esteroides anabólico-androgénicos, pueden tener cambios bruscos en el estado de ánimo, incluyendo síntomas tipo maniacos que pueden llevar a la violencia. Los investigadores también han observado que los usuarios pueden sufrir de celos paranoicos, irritabilidad extrema, delirio y alteraciones en el juicio, como resultado de sentirse invencibles.

 

Potencial para la adicción

Los estudios en animales han demostrado que los esteroides anabólico-androgénicos tienen un efecto reforzante, es decir que, dada la oportunidad de hacerlo, los animales se auto administran los esteroides anabólico-androgénicos, al igual que lo hacen con otras drogas adictivas. Esta propiedad es más difícil de demonstrar en seres humanos, pero el potencial de que las personas que abusan de los esteroides anabólico-androgénicos se vuelvan adictas es consistente con el abuso continuado que demuestran a pesar de los problemas físicos y los efectos negativos que sufren sus relaciones sociales.

De igual manera, los que abusan de los esteroides anabólico-androgénicos también gastan mucho tiempo y dinero para obtener estas drogas, lo que constituye otra indicación de adicción. Las personas que abusan de los esteroides anabólico-androgénicos pueden sentir los síntomas del síndrome de abstinencia al dejar de tomarlos, entre ellos, cambios en el estado de ánimo, fatiga, desasosiego, pérdida de apetito, insomnio, libido reducido y deseos vehementes por los esteroides. Esto puede contribuir a que se continúe el abuso. Uno de los síntomas del síndrome de abstinencia más peligroso es la depresión, ya que cuando persiste puede llevar a intentos de suicidio.

Las investigaciones también demuestran que ciertos usuarios pueden recurrir a otras drogas para aliviar algunos de los efectos negativos de los esteroides anabólico-androgénicos. Por ejemplo, un estudio de 227 hombres admitidos en 1999 a un centro privado de tratamiento para la dependencia a la heroína y otros opioides, encontró que el 9.3 por ciento de ellos había abusado de los esteroides anabólico-androgénicos antes de haber probado cualquier otra droga ilícita. De este 9.3 por ciento, el 86 por ciento usó opioides por primera vez para contrarrestar el insomnio y la irritabilidad resultante de los esteroides anabólicos.

 

¿Qué otros efectos adversos a la salud tienen los esteroides anabólico-androgénicos?

El abuso de los esteroides anabólico-androgénicos puede llevar a problemas graves e incluso irreversibles de la salud; entre ellos, los más peligrosos son daño al hígado, ictericia (pigmentación amarillenta de la piel, los tejidos y los fluidos corporales), retención de líquidos, alta presión arterial, aumento del LDL (el colesterol “malo”) y disminución del HDL (el colesterol “bueno”). Otros efectos reportados incluyen insuficiencia renal, casos severos de acné y temblor. Además, hay algunos efectos colaterales específicos según el sexo o la edad del usuario:

  • En los hombres: encogimiento de los testículos, conteo bajo de espermatozoides, infertilidad, calvicie, desarrollo de los senos y mayor riesgo de cáncer de la próstata.
  • En las mujeres: crecimiento del vello facial, calvicie de patrón masculino, cambios o cese del ciclo menstrual, aumento en el tamaño del clítoris y engrosamiento de la voz.
  • En los adolescentes: cese precoz del crecimiento por madurez esquelética prematura y cambios acelerados en la pubertad; riesgo de tener baja estatura el resto de sus vidas si toman esteroides anabólico-androgénicos antes de pasar por el periodo de “estiramiento” típico de la adolescencia.

Además, las personas que se inyectan esteroides anabólico-androgénicos corren el riesgo adicional de contraer o trasmitir el VIH/SIDA o la hepatitis, enfermedad que causa un daño grave al hígado.

 

Aprende a detectar el uso de esteroides

Los padres, entrenadores y profesionales del ejercicio físico deben saber cuáles son las señales de que alguien posiblemente esté usando esteroides. Entre ellas:

  • Cambios de comportamiento o cambios emocionales o psicológicos, particularmente mayor agresividad.
  • Cambios en el cuerpo, con un desarrollo muscular notorio y acelerado, con mayor desarrollo de la parte superior del cuerpo.
  • Severos brotes de acné.
  • Marcas de agujas en los músculos grandes (nalgas, muslos)
  • Crecimiento de los senos en los hombres y reducción de los senos en mujeres.
Fuentes de información: Estudio de Observación del Futuro del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan  (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos)