Hospitales catalanes activan la alarma contra las peligrosas fiestas ‘chemsex’

Comenzó como una tendencia minoritaria, practicada por unos pocos. Pero a fecha de hoy, la moda del chemsex tiene atemorizados a los médicos.

Chemsex (acrónimo de la expresión inglesa chemical sex) o “Sexo químico”. Una práctica sexual de alto riesgo que conlleva incontables peligros: enfermedades de transmisión sexual, consumo de drogas… Y es que el Chemsex es eso: una práctica que combina drogas y sexo sin control. Ahí es nada…

Se trata de un fenómeno social reconocible y que ya hace meses que está siendo analizado en Gran Bretaña por las autoridades sanitarias.


Chemsex: una práctica que combina drogas y sexo sin control.


Quizá no le suene el nombre, pero en los últimos años se ha popularizado el término “chemsex” para referirse a las prácticas sexuales potenciadas por el consumo de diversas drogas y sustancias químicas. No se trata simplemente de consumir un psicoactivo antes de hacer el amor, sino que el nombre se refiere a un tipo de fiestas que pueden prolongarse durante mucho tiempo gracias al consumo de estupefacientes.

Las ‘Chemsex’, las ‘fiestas’ que combinan sexo sin protección y estupefacientes, empiezan poco a poco a dejar de ser una anécdota para convertirse en una práctica extendida entre los españoles. Y es que los peligros para la salud del chemsex, una práctica ya no tan minoritaria y al alza, que consiste en tomar drogas durante las relaciones sexuales, han comenzado a constatarse.

Información sobre chemsex - adicción al sexo

Un informe recientemente publicado sobre esta práctica, Aproximación al Chemsex en España, apunta no sólo a una mayor exposición a infecciones de transmisión sexual , sino también a la existencia de problemas de adicciones. Un 17% de los usuarios encuestados del chemsex -más conocido como sesión en España- afirmó que era incapaz mantener relaciones sexuales sin consumir algún tipo de sustancia.

La atención al fenómeno del chemsex y sus consecuencias para la salud (puede extender las infecciones de transmisión sexual (ITS) y generar dependencia a sustancias tóxicas) han llegado a los hospitales.


La moda del chemsex que tiene atemorizados a los médicos


Porque aunque sigue siendo un fenómeno residual entre el grupo de mayor incidencia, los hospitales también se han puesto en alerta. El Clínic ha comenzado a hacer encuestas a los pacientes con sospecha de practicar chemsex para conocer la dimensión del fenómeno y en Vall d’Hebron están estudiando crear un circuito asistencial para dar una atención multidisciplinar a estos casos.

“Nosotros vemos los casos clínicos y eso es solo la punta del iceberg”, apunta el doctor Josep Mallolas, del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Clínic. Ellos solo atienden a pacientes que han tenido una ITS o una intoxicación por el consumo de alguna sustancia vinculada, por ejemplo. Pero, en realidad, se desconoce la incidencia de esta práctica porque tampoco todas las personas que practican chemsex desarrollan una problemas asociados.

“Cuando pasas de practicarlo de forma esporádica a que sea algo común es cuando hablamos de dependencia a ese tipo de relaciones sexuales”, agrega el psiquiatra de Vall d’Hebron, José Antonio Navarro. Es lo que llamamos conducta adictiva. Y es que el Hospital Vall d’Hebron, por su parte, también se ha puesto las pilas para atender los casos problemáticos de chemsex. “Hace unos años que constatamos que existe. Nosotros vemos las consecuencias físicas del chemsex: las ITS, las patologías”

“No se vive como un problema, así que no se consulta. Si los detectamos es porque vienen con otro problema médico, como lesiones perianales, ITS, intoxicaciones… Cuando hay dependencia a alguna droga también hay posibilidad de desarrollar un problema psiquiátrico, como depresión o un brote psicótico”, señalan los expertos. La encuesta, que es anónima y voluntaria, permitirá “identificar la magnitud del problema” y, según los resultados, crear nuevas redes asistenciales en las que implicar también a psicólogos y psiquiatras.

Hay dos vías de acceso al sistema hospitalario: a través de urgencias (porque llega con un problema físico y luego surge el tema de forma espontánea porque de entrada les resulta difícil de explicar) o por contacto por alguna ITS. El psiquiatra matiza que no solo se dan casos entre el colectivo gay, sino también entre personas bisexuales y heterosexuales.


Conoce el “chemsex”, una práctica que combina drogas y sexo sin control


El chemsex empezó donde nacen casi todas las tendencias, en Estados Unidos, y entró en Europa por Gran Bretaña. Aunque es cierto que juntar sexo y drogas no es nuevo, sí lo es hacerlo de forma compulsiva durante dos o tres días seguidos, con un consumo de estupefacientes en altas dosis y con una alta frecuencia, y mediando sexo duro, pasional, sin preservativo y con varias parejas.

Además de la adicción a las drogas, supone una posible vía de contagio de infecciones de transmisión sexual (ITS). Por supuesto es una conducta irresponsable que puede acarear graves consecuencias, ya que el consumo de las drogas sintéticas hace que se pierda la percepción del peligro y por tanto desciende el uso del preservativo.

Como cualquier otra adicción, el chemsex empieza  como una broma, con un ‘voy a probar’, pero puede enganchar. Y engancha.


La historia se repite…


A inicios de 2015, Henry Hendron podía pensar que lo tenía todo: una exitosa carrera como abogado y representante de políticos de alto perfil, un departamento en el corazón de Londres y una feliz relación amorosa.

Pero en los últimos años, había quedado atrapado en el chemsex, usando peligrosas sustancias como la mefedrona, la metanfetamina y el gamma hidroxibutirato (GHB) o gamma butirolactona (GBL) para potenciar el sexo.

Entonces, en cuestión de semanas, su vida quedó en ruinas. En esa misma época, Hendron había comprado una gran cantidad de mefedrona y GHB (conocida también como G) para compartirlas con su novio de 18 años, Miguel Jiménez. Pero Miguel murió de una sobredosis. Hendron fue arrestado y acusado de proveer drogas, y su carrera y su libertad quedaron destruidas.

Hemos visto el caso de otras personas a quien la adicción a las drogas les llevaron a un trágico fin: Philip Seymour Hoffman,
Robin Williams y las drogas: una relación de amor y odio, y un largo etcétera…


¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes


Es importante diferenciar Chemsex de sexting, ya que son dos prácticas bien distintas. En el caso de sexting, nos referimos a Esta palabra inglesa a la costumbre cada vez más extendida entre los adultos y jóvenes de enviar mensajes o fotografías sexualmente explícitas mediante los teléfonos móviles. De ahí su nombre: acrónimo de sex (sexo) ytexting (escrito, mensaje).

¿Qué puede llevar a un adolescente a enviar una imagen de alto contenido sexual de sí mismo a su pareja o a alguien con quien quiere flirtear usando el teléfono móvil? Esto es lo que nos preguntamos quienes estamos pendientes de una relación saludable de los menores con las tecnologías. Esto es ¿qué lleva a los chavales y chavalas de hoy en día a practicar el sexting en su forma más común?

Este fenómeno de fotografiarse en actitud provocativa para enviar las imágenes a alguien de confianza no para de extenderse. Desde hace varios años, el sexting va creciendo entre los jóvenes gracias a las redes sociales y a aplicaciones de mensajería efímera tipoSnapchat, que prometen que un mensaje se autodestruye pasado un cierto tiempo, lo que ofrece “una garantía” de mandar imágenes subidas de tono de forma privada.

Y es que, con la popularización de las nuevas tecnologías, el uso del «sexting» entre los adolescentes se expande cada vez más. En un principio comenzó haciendo referencia al envío de mensajes de naturaleza sexual y con la evolución de los teléfonos móviles, ha derivado en el envío de fotografías o vídeos de contenido sexual.

Esta práctica puede causar graves daños psicológicos a los jóvenes que en la mayoría de los casos desconocen el destino final de sus fotografías íntimas. Los expertos de Centro Can Rosselló lo tienen claro: advierten que se trata de una práctica de alto riesgo.

Casi un 20% de los jóvenes de entre 10 y 16 años han recibido fotos cargadas de erotismo. Las intercambian por fanfarronería, por seducir o porque sus parejas se lo piden para generar morbo y excitación. El problema viene cuando el que las recibe decide difundirlas entre amigos o colgarlas en internet, tal vez derivada de una ruptura y por despecho

 

¿Cómo ayudar a un adicto?


No tenemos que olvidar, que existe la enfermedad de la adicción. Y no entiende de clases. Ni de edades. Ni de sexos…

Existe un tratamiento que combina dos vertientes en cuanto a la desintoxicación del alcohol o cualquier otra droga: por un lado, aborda la adicción desde un punto de vista médico y por otro lado, y paralelamente, se aborda psicológica y terapéuticamente.

La farmacología constituye la pieza fundamental del tratamiento en cuanto la farmacología que se le prescribe al paciente tiende a suavizar los síntomas del síndrome de abstinencia y a paliar la ansiedad o la depresión subyacente detrás de la adicción al alcohol.

Y por otro lado, la psicología y psiquiatría plantea el problema de la adicción desde el plano psicológico y terapéutico, cuya herramienta fundamental es la psicoterapia. Combinar la práctica adecuada de estas dos orientaciones -médica y psicológica-, permite conseguir mayor efectividad en el tratamiento del alcoholismo a o cualquier otra sustancia psicoactiva.



¿Como actuar si sospecha que una persona cercana es adicta?


Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana padece un trastorno por adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar.

Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono 646 479 014 o mandar un correo electrónico a info@centrocanrossello.com


También puede interesarle:

¿Se puede diagnosticar el TLP en adolescentes?

Adicción al sexo

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Generación postureo: el afán de mostrar a los demás lo felices que somos

¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes

Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales

Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II)

El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

Adicción al sexo ¿Cuando podemos hablar de adicción al sexo?

© 2017 Elena Martí Nabona para Centro Can Rosselló