La estigmatización de las mujeres con patología dual

Según las conclusiones de un grupo de más de 200 expertos reunidos en el hospital Vall d’Hebron de Barcelona, estiman que sólo el 10% de las mujeres con patología dual (coexistencia de una adicción y otro trastorno mental) mantienen su actividad laboral. Los expertos ven necesario “un abordaje específico de género”, reconstruir su autoestima para mantener los lazos familiares, sociales y laborales.


Mujeres y Patología Dual


Más estigmatizadas, más dificultades laborales, más problemas de integración social. La brecha de género se cristaliza en las mujeres que sufren patología dual. Y es que las mujeres con patología dual sufren mayor exclusión laboral y social. A esa conclusión han llegado un grupo de más de 200 expertos que se han reunido recientemente en el hospital Vall d’Hebron de Barcelona para abordar la cuestión de género en patología dual.

A falta de estudios concretos en este colectivo, los expertos estiman, a partir de la experiencia clínica, que sólo el 10% de las mujeres con patología dual mantienen su actividad laboral.

“Son pacientes que tienen menos soporte familiar, menos posibilidades de tener trabajo y más predisposición a sufrir problemas en su entorno social y familiar, como violencia de género. Las parejas con las que acaban suelen ser otros pacientes adictos”, señala el doctor Carlos Roncero, responsable de la sección de adicciones y patología dual del servicio de psiquiatría de Vall d’Hebron.

Adicción - adicciones - tratamiento adicciones - drogas - tratamiento

Las mujeres con patología dual sufren mayor exclusión laboral y social


En líneas generales, los hombres tienen más tendencia a padecer adicciones a sustancias ilegales y trastornos psicóticos. Las mujeres, sin embargo, consumen más drogas legalizadas como el alcohol o los fármacos benzodiacepinas, y los trastornos mentales vinculados son ansiedad y depresión. En cuanto a las relaciones sociales, las mujeres tienden a relacionarse sentimentalmente con parejas que también sufren adicciones, un extremo que facilita la conflictividad y los problemas en el ámbito familiar.

Aunque es cierto que por cada tres diagnósticos masculinos, hay sólo uno femenino, los estudios revelan que los efectos de la enfermedad son más graves en el caso de ellas. Los datos arrojan que un alrededor de un 70% de las pacientes padece una depresión y por lo menos un 50% está sufriendo violencia de género.

Los expertos que han realizado el estudio, creen que es fundamental un enfoque específico para cada género, además de trabajar otras áreas como la familiares, sociales y laborales. Además hay que darles facilidades para que se formen y espacios de conciliación familiar para que puedan hacerse cargo y disfrutar de sus hijos.


¿Qué es la Patología Dual?


En la actualidad, existen evidencias que señalan que un número importante de personas sufre simultáneamente trastornos adictivos y psiquiátricos.

Esta comorbilidad, incuestionable en ciertos casos, viene constatándose en múltiples y recientes estudios, por lo que supone un reto llegar a conseguir un consenso en torno a aspectos fundamentales relacionados con lo que se ha denominado Patología Dual.

En los últimos años se está produciendo una importante sensibilización al respecto y esto es debido a la demanda que en los servicios de atención a las drogodependencias y en los servicios de salud mental viene produciéndose relacionada con personas que sufren estos trastornos.

Se trata de una patología más común de lo que se piensa ya que, por ejemplo, el 50 por ciento de los trastornos mentales se acompañan de conductas adictivas. Ostros estudios indican que el 70 por ciento de la población clínica que demanda atención por problemas con sustancias presenta patología dual.

Por ello, parece deseable conseguir el objetivo de definir un conjunto de intervenciones rigurosas y validadas que permitan abordar eficazmente los problemas que sufren las personas afectadas por esta doble problemática.


Tratamiento adecuado en Patología Dual


El planteamiento básico de un tratamiento integral es el de aunar en un programa especial los elementos tanto de tratamiento psiquiátrico como del abuso de sustancias. Pero, además, que dicho programa tenga una garantía de continuidad.

Se suele indicar la preferencia de efectuar el tratamiento de ambos trastornos por un mismo profesional clínico o dentro de un único programa, para lograr así una mejor coordinación e integración del mismo. Siempre que intervengan en el tratamiento dos terapeutas o programas independientes, debería existir una comunicación frecuente entre el personal para evitar los posibles mensajes contradictorios y la manipulación por parte del paciente.

El modelo de tratamiento integral no es a corto plazo; es decir, hasta que se resuelva la situación aguda de consumo o estabilización de la clínica psiquiátrica. Debe ser un modelo a medio-largo plazo insertado en un proceso de rehabilitación Psicosocial.

Para aplicar un tratamiento específico y adecuado a la patología dual es necesario realizar una evaluación diagnóstica rigurosa, que incluya:

– Adecuada anamnesis psiquiátrica
– Antecedentes de tratamiento
– Historia familiar
– Evolución
– Observaciones del paciente durante un período sin consumo de sustancias


El abordaje de la patología dual se debe centrar en la recuperación funcional del paciente

Así es. El abordaje de esta patología debe ir encaminado, más que hacia el control, hacia la “Recuperación Funcional” del paciente. Dentro de este concepto deben englobarse la remisión sintomática, la autonomía personal, el funcionamiento ocupacional o las relaciones sociales. En definitiva, una mejoría en la calidad de vida. Asimismo, los objetivos generales del tratamiento deberían centrarse en evitar o retardar el progreso de la enfermedad, disminuyendo el número de brotes, su duración, gravedad y las sucesivas hospitalizaciones.

Para alcanzar dichos objetivos, es básica la estabilización de la psicosis dual mediante tratamientos psicofarmacológicos que engloben los aspectos centrales de la psicosis, la alteración conductual y la disminución/abstinencia del consumo de la sustancia que provoca la adicción, teniendo en cuenta las características específicas de la farmacoterapia en este trastorno dual.


Ludopatía y mujer, análisis del perfil psicológico


Debido a que los hombres y las mujeres con ludopatía presentan diferencias entre sí en diversos planos (desde el tipo de juego, pasando por la evolución del trastorno, hasta las psicopatologías asociadas) el tratamiento de la adicción al juego debe adecuarse a las características específicas del trastorno en cada sexo.

Existe también una doble moral social ante el juego de la mujer. Al hombre se le tolera el juego excesivo en las primeras fases, a la mujer, en cambio, se la tilda rápidamente de «viciosa», lo que conlleva una ocultación del problema más tenaz, al menos externamente, y, por ello, una mayor resistencia a la búsqueda de ayuda terapéutica.

Tradicionalmente el juego ha sido asociado al vicio. En una cultura con tintes machistas, los “vicios”  lo toleran mucho más en el hombre que en la mujer. Esto puede retardar el reconocimiento del problema por parte de la mujer, que tiende a ocultar una situación doblemente reprochable: jugadora y mujer.

Por suerte, hoy en día entendemos la adicción como la enfermedad que es, y no como un vicio.

Leer el artículo completo: Ludopatía y mujer, análisis del perfil psicológico


¿Como actuar?


Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana padece un trastorno mental o adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de información: 646 479 014.

 


Artículos relacionados:

Cómo ayudar a un familiar con depresión

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Los peces europeos se ‘vuelven locos’ con los ansiolíticos que echamos a los ríos

Ludopatía y mujer, análisis del perfil psicológico

¿Cómo voy a ser adicta a algo que me ha recetado un médico?

España lidera el abuso de Orfidal y Trankimazin

La generación del consumismo y el “prozac”

El alcohol sigue siendo la adicción que demanda más tratamientos

Ebriorexia “la obsesión de adelgazar con alcohol”