El metilfenidato es más comúnmente conocido por los nombres de marcas en las que se vende, como Ritalin® Strattera® y Concerta®. Estos medicamentos son conocidos por su tratamiento del déficit de atención e hiperactividad (TDAH). El metilfenidato puede ayudar a reducir los comportamientos hiperactivos, impulsivos, y que distraen asociados con el TDAH.

Podemos hablar de abuso del consumo de fármacos de prescripción médica cuando alguien toma una droga médica que no les fue recetada, o la toma de una manera diferente de como se supone que deben tomarse.

 

¿Que es el Ritalin, Concerta…?

 

El Ritalin es el nombre para el metilfenidato, clasificado por la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos como un narcótico de Clase II: la misma clasificación que la cocaína, la morfina y las anfetaminas. Los adolescentes la usan por su efecto estimulante.

Aunque el Ritalin se usa como fármaco recetado, comúnmente utilizado para tratar a niños y adultos diagnosticados con Trastorno por Déficit de Atención (cuando se toma correctamente, ayuda a las personas a mantener la concentración y la claridad) se ha hecho uso indebido, especialmente por la universidad, la escuela secundaria.

En junio de 2005, la Administración de Alimentos y Drogas de EE.UU. publicó una serie de consejos de salud pública que advertían que el Ritalin y drogas como ésta pueden causar alucinaciones visuales, pensamientos suicidas y comportamiento psicótico, así como comportamiento agresivo o violento.

 

¿Cómo comienza el abuso del Ritalin?

 

Ritalin adicciones droga - adicciones a los fármacos - desintoxicación, dejar las pastillas - adicciones en La Garriga - tratamiento drogasParece tan simple al principio. Un estudiante se queda un poco atrasado en sus estudios. Se va a presentar a un examen y necesita prepararse. Tendrá que estar despierto hasta tarde para tener alguna oportunidad de pasar el examen. El café le pone nervioso, pero muchos de sus amigos usan estas pastillas para obtener la energía extra que necesitan. ¿Por qué no? Poco dinero; una pastilla, una noche entera de estudio; un sentimiento de “concentración”.

Ahí quizás sea donde empieza, pero muy a menudo no es donde acaba.

Algunos estudiantes muelen el Ritalin y lo inhalan como la cocaína para tener una absorción más rápida. “Te mantiene despierto durante horas”, dijo uno de ellos.

Y así como la cocaína o cualquier otro estimulante, esa agradable “explosión” es inevitablemente seguida por un “bajón”, un sentimiento de fatiga, depresión y un estado de alerta disminuido.

Y por supuesto, el consumidor pronto llega a saber que esta sensación de “bajón” puede ser aliviada con la “ayuda” de otra pastilla que te ponga arriba otra vez. Y así va.

Lo siguiente puede ser una dosis mayor, o inhalar para un estado eufórico mayor. Latolerancia aumenta, así que uno tiene que usar más. Estas dosis mayores de Ritalin o Concerta, pueden conducir a convulsiones, dolores de cabeza y alucinaciones. Esta poderosa sustancia, parecida a la anfetamina, puede incluso conducir a la muerte, como en los muchos casos trágicos de niños que han muerto de un ataque al corazón causado por el daño relacionado con la droga.

“Probé por primera vez el Ritalin cuando estaba en el séptimo grado (secundaria). Me lo recetaron… pensaron que tenía un ligero TDA (trastorno de déficit de atención), ya que lo fingí y de esta manera podría tener una excusa para no ir bien en el colegio (tan sólo era perezosa). Nunca me di cuenta de que me estaba volviendo adicta y, por tanto, no había ninguna diferencia con cualquier drogadicto habitual.

 

Sobredosis de metilfenidato

 

Los efectos de la sobredosis de metilfenidato son similares a otras drogas simpaticomiméticas como las anfetaminas, actuando principalmente sobre el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular y produciendo una amplia gama de manifestaciones clínicas. Los efectos neurológicos incluyen irritabilidad, agitación, euforia, vértigo, inquietud, alucinaciones, psicosis, letargo, temblores, y hiperreflexia.

Las manifestaciones cardiovasculares incluyen taquicardia, hipertensión, taquiarritmias supraventriculares y ventriculares, y dolor de pecho. Los pacientes también experimentan midriasis, diaforesis, el taquipnea, fiebre, vómitos y dolor abdominal. Hipertermia y arritmias ocurren en las intoxicaciones severas.

“Un día tomé alrededor de 40 mg de ritalin y sentí que me puso al límite de mi juego. Permanecí despierta durante días, hasta el punto en que sufrí un episodio psicótico grave. ¡Fue terrible! Todo parecía estar derritiéndose, transformándose en otra cosa y estaba aterrorizada”…

 

Nombres callejeros


Al Ritalin se le conoce en la calle con una variedad de nombres, incluyendo:
Piña, Cocaína del pobre, bolera, coca para niños, R-bola, Rids, Skippy,  Vitamina R

 

Indicaciones de metilfenidato

 

Con frecuencia se recetan medicamentos estimulantes (como el metilfenidato y las anfetaminas) para tratar el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH, también conocido como ADHD, por sus siglas en inglés). Este trastorno se caracteriza por un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad e impulsividad que se ve más a menudo o es más fuerte de lo que normalmente se observa en personas de un nivel comparable de desarrollo.

 

Trastorno por déficit de atención-hiperactividad (TDAH).


Metilfenidato está indicado como parte de un programa de tratamiento integral del trastorno por déficit de atención-hiperactividad (TDAH) en niños a partir de 6 años cuando otras medidas por sí mismas han demostrado ser insuficientes.

El tratamiento debe estar bajo la supervisión de un especialista en trastornos del comportamiento en niños. El diagnóstico debe realizarse de acuerdo con los criterios DMS-IV o las directrices de la ICD-10 y debe estar basado en la historia y evaluación completas del paciente. No se puede establecer el diagnóstico únicamente con la presencia de uno o más síntomas. No existe una única prueba diagnóstica.

Para un diagnóstico adecuado es necesario recurrir a la psicología clínica y especializada, y a los recursos sociales y educativos. Un programa de tratamiento completo generalmente incluye tanto medidas psicológicas, educacionales y sociales como farmacoterapia y pretende estabilizar a los niños que padecen un síndrome de comportamiento caracterizado por síntomas que pueden incluir historia crónica de dificultad para prestar atención, fácilmente distraíbles, labilidad emocional, impulsividad, hiperactividad de moderada a severa, signos neurológicos menores y EEG anormal. El tratamiento con metilfenidato no está indicado para todos los niños con TDAH.

 

Alcance del abuso del Ritalin

 

El consumo de fármacos recetados tales como el Ritalin está aumentando.

En el 2006, casi 7 millones de norteamericanos abusaban de fármacos recetados, incluyendo Ritalin, más de la cantidad de los que consumían cocaína, heroína, alucinógenos, éxtasis e inhalantes, combinados. Esos 7 millones eran sólo 3.8 millones en el 2000, un incremento del 80% en sólo seis años.

En el 2007, el 3.8% de los alumnos de secundaria informaron haber consumido Ritalin sin receta al menos una vez durante el año anterior.

En el 2004, el metilfenidato (Ritalin) estuvo implicado en unas 3,601 visitas a las salas de urgencias de hospitales, comparado a 271 en 1990.

Entre 1990 y 2000, en Estados Unidos hubo 186 muertes relacionadas con el Ritalin. El riesgo más alto es para quienes inhalan la droga en grandes cantidades.

Desde 1995, se ha clasificado en la lista de la Administración de Control de Drogas de EE.UU. como uno de los medicamentos “más robados”.

 

¿Cómo afectan los medicamentos estimulantes al cerebro?

 

Todo estimulante funciona aumentando los niveles de dopamina en el cerebro; la dopamina es la sustancia química en el cerebro (o neurotransmisor) asociada con el placer, el movimiento y la atención. Los efectos terapéuticos de los estimulantes se logran a través de aumentos lentos y constantes de dopamina, aumentos similares a los producidos de manera natural por el cerebro.

Las dosis recetadas por los médicos son bajas al principio, y se aumentan gradualmente hasta lograr un efecto terapéutico. Sin embargo, cuando se toman en dosis o por vías no recetadas (abuso), los estimulantes pueden aumentar la dopamina en el cerebro de manera rápida y altamente amplificada, como lo hacen la mayoría de las demás drogas de abuso, trastornando la comunicación normal entre las células del cerebro, produciendo euforia e incrementando el riesgo de adicción.

 

¿Qué efectos adversos sobre la salud pueden resultar del abuso de los medicamentos estimulantes?

 

Los estimulantes pueden aumentar la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal y disminuir el sueño y el apetito, lo que podría llevar a la malnutrición y sus consecuencias. El uso repetido de estimulantes puede causar sentimientos de hostilidad y paranoia. En dosis altas, pueden producir complicaciones cardiovasculares graves, incluyendo la apoplejía o ataque cerebrovascular.

La adicción a los estimulantes debe ser tomada en cuenta por toda persona que los toma sin supervisión médica. Es más probable que la adicción ocurra porque los estimulantes, cuando se toman en dosis y por vías diferentes a las prescritas por el médico, inducen una elevación rápida de la dopamina en el cerebro. Es más, si se suspende su uso después de haberlos usado regularmente, pueden surgir síntomas del síndrome de abstinencia tales como fatiga, depresión y patrones de sueño interrumpido.

 

Factores de riesgo entre el TDAH y las adicciones (TUS)

 

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno que, en mayor o menor grado, persiste a lo largo de toda la vida. En el caso del TDAH no tratado se considera que sólo en un 10 – 20 % de los casos existe lo que se denomina una remisión funcional, es decir, ausencia de manifestaciones del trastorno con repercusión en la vida del individuo.

Según distintos estudios, un 75% de niños con TDAH serán adolescentes con TDAH y, de estos adolescentes, un 50% serán adultos con TDAH. La prevalencia del TDAH en la población adulta se calcula entre el 3-4 %.

 

Trastorno por Uso de Substancias (TUS)

 

Tener TDAH aumenta el riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de sustancias (TUS). Además el TDAH se ha asociado con un inicio más temprano del abuso de sustancias, con un mayor número de diagnósticos comórbidos de TUS y con mayores dificultades para mantener la abstinencia tras las desintoxicaciones.prevalencia-TUS-tdahytu

Resulta complicado identificar a los pacientes con abuso de sustancias que también padecen TDAH, por que a menudo se asocian a otros trastornos psiquiátricos que se solapan con muchos de los síntomas del TDAH. Se ha estimado que un 52% de pacientes diagnosticados con TDAH presentan untrastorno por uso de substancias.

 

TDAH y Trastornos por Uso de Sustancias (TUS)

 

Estudios realizados sobre la comorbilidad con TUS han revelado tasas de abuso y dependencia de sustancias más elevadas en personas con TDAH que en población general (Wilens et al., 1994; Levin et al.,1998).

El 52% de pacientes diagnosticados de TDAH en la infancia, presentaban un TUS a lo largo de la vida, mientras que en población sin TDAH, este porcentaje era del 27%.

Asimismo, entre un 32% y 53% de los adultos diagnosticados de TDAH, presentaron de forma comórbida un trastorno por consumo de alcohol y entre un 8-32% un trastorno por consumo de otras drogas. Por otra parte, en estudios realizados con pacientes que consultan por problemas derivados del consumo de alcohol o cocaína, se ha encontrado una mayor prevalencia del TDAH respecto a la población general.

Se estima que entre el 31% y el 75% de pacientes con trastorno por dependencia al alcohol presentan criterios DSM-IV de TDAH en la infancia.

 

¿Por qué las personas toman drogas?

 

En general, el uso de drogas corresponde a un afán de huir de la realidad. Quieren cambiar algo en su vida y piensan que consumiendo lo conseguirán.

A continuación se encuentran algunas de las razones que la gente joven ha dado para consumir drogas:

– Para integrarse
– Para escaparse o relajarse
– Para disipar el aburrimiento
– Para parecer mayores
– Para rebelarse
– Para experimentar
– Piensan que las drogas son una solución. Pero con el tiempo, las drogas se convierten en el problema.

Por difícil que sea para alguien hacer frente a sus problemas, las consecuencias del consumo de drogas siempre serán peores que el problema que está tratando de resolver con ellas. La respuesta verdadera es conocer los hechos reales y no consumir drogas en primer lugar.

 

Si el consumo de drogas hace que las personas se sientan bien o mejor, ¿cuál es el problema?

 

Al principio, algunas personas perciben lo que parecen ser efectos positivos con el consumo de drogas. También creen que pueden controlar su uso.

Sin embargo, las drogas pueden apoderarse rápidamente de sus vidas. Se ve claramente si pensamos en como un bebedor social ebrio puede subirse a un automóvil y rápidamente convertir una actividad placentera en una tragedia para él y para otros.

Con el tiempo, si el consumo de drogas continúa, las actividades placenteras se vuelven menos placenteras y el abuso de drogas se hace necesario simplemente para que los usuarios se sientan “normales.”

Las personas que abusan de drogas llegan a un punto en que buscan y consumen drogas a pesar de los tremendos problemas que esto les causa a ellos y a sus seres queridos. Algunas personas comienzan a sentir la necesidad de tomar dosis cada vez más fuertes y con más frecuencia, aun en las primeras etapas de su consumo de drogas.

En esta página podrás encontrar más información al respecto: ¿Qué lleva a las personas a consumir drogas?






Artículos relacionados:

Tratamiento de desintoxicación de cocaína

Trastorno límite de la personalidad

¿Cómo ayudar a un familiar o a amigo con problemas de adicción?

Adicción al deporte o vigorexia

Cómo actuar con la adicción a la cocaína de tu pareja. Coadicción o codep

La generación del consumismo y el “prozac”

Dependencia emocional en el trastorno límite de la personalidad

Generación postureo: el afán de mostrar a los demás lo felices que somos

El fenómeno de los ‘Youtubers’ ¿Está todo permitido?

Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales

Facebook Centro de Adicciones Can Rossello Twitter Centro de Adicciones Can Rossello Instagram Centro de Adicciones Can Rossello Pinterest Can Rosselló oficial RSS adicciones y patología dual Youtube Can Rosselló oficial Google Plux Can Rosselló oficial

¿Problemas con adicciones?


646 479 014

Atención telefónica
24 horas
info@centrocanrossello.com
Encuentra lo que buscas aquí
Búsquedas exactas
Buscar en título
Buscar en el contenido
Buscar en los post
Buscar en las páginas