¿Es el alcoholismo una enfermedad?

Muchas personas se preguntan  ¿Es el alcoholismo una enfermedad? Y si es así, ¿Quién es un Alcohólico?

Alcohólico, Alcohólica –según la definición de Marty Mann- es “alguien a quien la bebida causa un continuo problema en cualquier aspecto de su vida” y que sufre una enfermedad para la cual no se conoce cura alguna, es decir, no hay curación en el sentido de que él o ella puedan ser capaces de beber moderadamente, como lo hace un no-alcohólico por un periodo determinado de tiempo.

Cuando se presenta la enfermedad -una compulsión física combinada con una obsesión mental por beber-, el alcohólico debe aprender a permanecer totalmente alejado del alcohol para poder llevar una vida normal.

Fundamentalmente, el alcoholismo es un problema de salud -una enfermedad física y emocional- más que una cuestión de poca fuerza de voluntad o una debilidad moral. Al igual que no tiene caso culpar a una víctima de diabetes por estar enfermo a causa de su falta de fuerza de voluntad, es inútil cargar al bebedor problema con la responsabilidad por la enfermedad o considerar esa forma de beber como un vicio.

El alcoholismo sigue muchos caminos. Hay quienes beben de manera descontrolada desde su primer trago. Otros progresan lentamente durante décadas hasta beber sin control. Algunos alcohólicos son solamente bebedores diurnos. Algunos pueden ser capaces de abstenerse por largos períodos, que luego cortan por un “carrusel” en el que beben sin ningún control. A estos últimos se les llama “bebedores periódicos”.

Una cosa que todos los alcohólicos parecen tener en común es que, con el tiempo, empeora su manera de beber. No existe evidencia confiable de que alguien que haya bebido alcohólicamente haya sido capaz de volver, a la larga, a beber normal y socialmente. No se puede ser “un poquito alcohólico”.

A causa de que la enfermedad progresa por etapas, existen diversos tipos de bebedores y síntomas característicos de la enfermedad. Una vez que los bebedores problema cruzan la línea dentro del alcoholismo, con todo, no pueden volver atrás.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS