Harán análisis toxicológicos a los 93.000 policías de Buenos Aires

Buenos Aires obligará a sus 93.000 policías a pasar un control de consumo de drogas.

Los policías bonaerenses (que son quienes están a cargo de la seguridad de la provincia de Buenos Aires) serán sometidos a análisis toxicológicos, de alcoholemia y de abuso de sustancias ilícitas. Los primeros tests se les hará a los cuadros más altos, empezando por el ministro de Seguridad, los comisarios y todos los efectivos destinados al combate del narcotráfico.

Luego se sumará al resto de los uniformados. Las pruebas y  serán sorpresivas disponiéndose por sorteo y la medida alcanzará a los 93.000 efectivos de la provincia.

A cargo de las pruebas habrá una fundación independiente, que coordinará su trabajo con Asuntos Internos de la policía.

“La idea es prevenir el consumo de drogas adentro de nuestra fuerza, y no tiene un objetivo punitorio. Es, en principio, para que aquellos que consumen tenga la posibilidad de pedir ayuda y pueda reinsertarse”. afirma la gobernadora María Eugenia Vidal.

 

Tratamiento de adicciones

 

Los casos positivos serán suspendidos el tiempo que dure el tratamiento. El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, dijo que seguirán cobrando su salario, “pero dejarán de inmediato de portar un arma o de manejar un patrullero, porque en esas condiciones serían un peligro para sí mismos y para los demás”.

Drogas adicciones cocaína Buenos Aires

El ministro Ritondo dejó en claro ayer que en la lucha contra la narcocriminalidad no puede haber connivencia de uniformados: “Aquellos que dan la lucha contra el narco no pueden estar implicados”, dijo, al anunciar los exámenes toxicológicos. “Somos la primera fuerza de seguridad del país que toma esta medida”, añadió.

Las leyes argentinas no penan el consumo personal de drogas siempre que esa acción no perjudique a un tercero. Los policías no está amparados por el espíritu de esa norma al tratarse de una fuerza pública que va armada y tiene responsabilidad sobre la vida de otros.

No hay que olvidar que la Bonaerense tiene en estos momentos 300 sumarios abiertos por consumo de drogas para un total de 93.000 hombres. Uno de los casos que más resonancia tuvo fue en diciembre pasado, cuando una agente de la policía local de Ezeiza, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires, grabó a su compañero esnifando cocaína dentro de la patrulla.