Trastorno límite de la personalidad

¿Qué es el trastorno límite de personalidad?

 

Es una afección de salud mental por la cual una persona tiene patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a menudo los llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas.

El trastorno límite de personalidad o también conocido como “borderline”, es un trastorno que afecta a aproximadamente del 2 por ciento de la población general. Las personas presentan una identidad difusa, inestabilidad afectiva, sentimientos crónicos de vacío, escaso control de sus impulsos, elevada impulsividad e ira inapropiada, así como unas relaciones interpersonales inestables.

Presenta una elevada comorbidad con otros trastornos, especialmente de la conducta alimentaria o por abuso de sustancias. Y evolución está marcado por una inestabilidad crónica desde el inicio de la edad adulta con tendencia a las conductas disyuntivas y elevado riesgo suicida (aproximadamente el 10% de pacientes realizan intento consumado).Personalidad - trastorno - bipolar - esquizofrenia

Los pacientes con trastorno límite de la personalidad presentan muy poca tolerancia a la frustración, se muestran incapaces de aprender de errores previos, consumen sustancias psicoactivas para afrontar el estrés y tienen grandes dificultades para establecer relaciones interpersonales en general, y con sus terapeutas en particular.

Estos pacientes pueden presentar todo tipo de distorsiones cognitivas y, especialmente, un «pensamiento dicotómico». Los problemas en las relaciones interpersonales «obligan» al terapeuta a tratar de mantener una relación adecuada con el paciente, mediante la utilización de una comunicación clara y franca y el manejo rápido y directo de las fuertes respuestas emocionales y de las crisis.

 

Dado que son pacientes con tendencia a evitar la soledad y que la red social de muchos de ellos incluye a otros individuos consumidores de sustancias, es necesario facilitar las habilidades sociales necesarias para que puedan establecer nuevas relaciones.

Otros aspectos fundamentales son que el paciente aprenda a reaccionar ante la frustración de modo no desproporcionado, a expresar sus estados emocionales negativos de forma mesurada, y a que corrija su tendencia al pensamiento dicotómico y a la generalización inadecuada.


¿Cuáles son los síntomas del trastorno límite de la personalidad?

 

Para recibir un diagnóstico del trastorno límite de la personalidad, una persona debe demostrar un patrón duradero de comportamiento que incluya, al menos, cinco de los siguientes síntomas:

  • Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario.
  • Sentimientos crónicos de vacío.
  • Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación.
  • Alteración de la identidad: auto-imagen o autoestima distorsionada e inestable.
  • Impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente dañinas para sí mimo (gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de comida..)
  • Comportamientos o amenazas suicidas recurrentes o comportamiento de automutilación, como cortarse.
  • Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y raras veces unos días.
  • Sentimiento crónico de vacío o aburrimiento
  • Ira inadecuada e intensa o problemas para controlar la ira
  • Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves (como sentirse separado de uno mismo, observarse desde fuera del cuerpo o perder contacto con la realidad)

Borderline - trastorno límite de la personalidad - tlp - patología dual - dejar las drogas - tratamiento adicciones

 

Se trata de un trastorno en el que aparece una marcada predisposición a actuar de un modo impulsivo sin tener en cuenta las consecuencias, junto a un ánimo inestable. Consiste en una inestabilidad respecto a la vivencia de la propia imagen, de las relaciones interpersonales y del estado de animo y una notable alteración de la identidad, que se manifiesta por incertidumbre ante temas vitales, como orientación sexual, objetivos a largo plazo, lo que les conduce a una sensación de vacío y aburrimiento.

Debido a su impulsividad, pueden presentar manifestaciones explosivas e incluso violentas al recibir criticas o al ser frustrados en sus actos impulsivos.

Además de la inestabilidad emocional y la ausencia de control de impulsos con autolesiones y explosiones de violencia, comportamiento amenazante, afectación de la imagen de sí mismos, con alteraciones de la conducta alimentaria, se implican en relaciones intensas e inestables, intentos y amenazas suicidas, sus relaciones interpersonales pasan de la idealización a la devaluación, es frecuente el abuso de sustancias psicoactivas como mecanismo de huida, frecuentes y rápidos cambios de humor, ideación paranoide transitoria, descompensaciones de tipo psicótico de presentación atípica y corta duración.


Pensamientos y sentimientos

 

Su “estable inestabilidad”, conductas impulsivas, conductas autodestructivas y trastornos cognitivos o de percepción en determinados momentos de alta emotividad, les puede llevar a sentir o pensar en formas parecidas a las siguientes:

  • Sentimientos de no ser querido o defectuoso: “Nadie me querría si me conociera de verdad”, “No entiendo cómo alguien puede querer a alguien como yo”, “Si me conocen de verdad se darán cuenta de lo terrible que soy”.
  • Sensación de inutilidad o de “No sirvo para..”, “No sé hacer nada bien”, “Soy un completo desastre”.
  • Sensación de dependencia: “No puedo valerme por mi mismo, necesito a alguien en quien apoyarme”, “Si no me acompañas, seguro que me sale mal”.
  • Sensación de ser ignorado, abandonado u olvidado: “Estaré solo, a nadie le importo”, “Quién podría acordarse de llamar a alguien como yo”.
  • Sensación de pérdida de control: “No me puedo controlar”; “Me dejé llevar, es algo que escapa a mi control”, “No era yo, yo no lo hice..”
  • Falta de confianza en uno mismo y/o en sus propias decisiones: “Si no hago lo que quieren los demás, me abandonarán”, “Si le digo lo que pienso de verdad, pensará que soy estúpido”.
  • Desconfianza o suspicacia en relación a otras personas: “Se aprovechan de mi”, “Las personas me harán daño, atacarán o se aprovecharán de mí”, “Seguro que me trata bien porque quiere algo de mí”.
  • Terror a ser arrastrados, engañados o traicionados por sus emociones: “Si sabe lo que siento de verdad pensará que estoy loco”, “No le puedo demostrar lo mucho que me he alegrado de verle o no volverá”.
  • Autocastigo o Autosabotaje: “Soy una mala persona, merezco ser castigado”, “Nunca seré feliz”, “Si soy así de infeliz es porque me lo merezco”, “Sólo encuentro una explicación a este malestar que siento: yo me lo provoco, por lo tanto, merezco sufrir”.

Patología Dual - trastorno tlp - borderline  - desintoxicación - Can Rosselló


Suspicacia y extrema ingenuidad

 

Las personas con este trastorno suelen actuar de formas muy diferentes. Es muy conocida su tendencia a oscilar entre los extremos. Lo mismo ocurre con la confianza; en momentos de estrés pueden desconfiar hasta límites inimaginables, llegando a rozar la paranoia y en momentos en los que se encuentran bien, pueden ser extremadamente ingenuos y confiar por completo en la primera persona que se cruza en su camino.

Esto en parte, tiene relación con su necesidad de mantener relaciones íntimas o tener amigos en los que confiar y a los que poder contar sus problemas, o simplemente dar la oportunidad que ellos no han tenido en algún momento de su vida en el que se han sentido abandonados.

Es muy frecuente que estas personas refieran: “Siempre hago lo mismo. Siempre pienso que los demás son como yo. Me desvivo por los demás, soy capaz de hacer cualquier cosa. He llegado a hacer cosas desagradables para complacer a los demás. Cuando conozco a una persona que parece estar sufriendo no puedo evitar intentar acabar con su sufrimiento. Y el resultado siempre es el mismo: me han utilizado, me han humillado, me han robado, maltratado e insultado. Pero lo más grave de todo es que sé que lo volveré a hacer.

Lo que más daño me hace es que se aprovechen de mi confianza y buena intención… cuando conocen mis puntos débiles siempre los acaban utilizando para hacerme daño.


Pensamientos que pueden indicar TLP 

 

1. Alternar entre ver a personas como maravillosas o malvadas . Tiene dificultad en recordar las cosas buenas sobre una persona a la que en esos momentos ve como un villano

2. Es imposible recordar algo negativo sobre esa persona cuando la convierte en héroe.

3. Alterna entre ver a otros como completamente a favor o en contra.

4. Alterna entre ver situaciones completamente desastrosas o ideales.

5. Alterna entre verse a si mismo inútil o importante

6. Es difícil recordar el amor de alguien cuando hace tiempo que no está cerca.

7. Cree que los demás están completamente equivocados o en lo cierto.

8. Cambia su opinión dependiendo de con quién esté.

9. Alterna entre idealizar a la gente o devaluarla

10. Recuerda situaciones de forma muy diferente al resto de la gente, o se encuentra con que es incapaz simplemente de recordarlas.

11. Cree otros son responsables de sus acciones (o toman demasiada responsabilidad sobre las acciones de otros).

12. Parece no dispuesto a admitir un error (o siente que todo lo que hace es un error).

13. Basa sus creencias en sentimientos en vez de en hechos.

14. No se da cuenta de los efectos de su comportamiento en los demás.


Tratamiento terapéutico integral

 

El abordaje terapéutico de este trastorno presenta especiales dificultades debido al mal cumplimiento general de estos pacientes, al hecho de no existir psicofarmacología específica para su tratamiento y a la facilidad para los conflictos en la relación terapéutica.

Por este motivo, es muy importante una actuación global por un equipo multidisciplinar para poder conseguir unos buenos resultados. El paciente recibe un tratamiento global e integrado en ambos ejes de su cuadro dual por un mismo Equipo de Tratamiento (adicciones y trastorno) formado por: terapeutas, médico especialista en adicciones, psicólogos y psiquiatra.

Patología Dual - tratamiento de la patología dual - adicciones - tratamiento bipolar

Se ha comprobado como el ambiente protector de un medio hospitalario con ingresos de duración media y con un abordaje terapéutico mediante la aplicación de diversas técnicas psicoterapéuticas, grupales, psicofarmacológicas, ocupacionales, psiquiátricas, etc.

La terapia cognitiva ayudará al control de los impulsos y el entrenamiento en habilidades sociales mejorará la relación interpersonal.


Procesos del tratamiento de TLP

 

Una vez que se ha establecido el diagnóstico, y se ha determinado si existen otros trastornos concomitantes, se procede a establecer las prioridades del tratamiento. Será imprescindible realizar un tratamiento de desintoxicación previo cuando la persona sea consumidora habitual de sustancias ilegales, ya que estas van a interferir en el progreso esperado.

Algunos de los objetivos que se persiguen en el tratamiento del trastorno límite de la personalidad son:

– Independencia emocional. Se trabaja con la persona sus problemas de dependencia emocional para que aprenda a guiarse por sus propios valores y opiniones, y se le enseña que estos son tan válidos como los de los demás, para lo cual se le solicita que sea capaz de expresar y defender su opinión ante distintas situaciones.

– Mejora de la comunicación, de forma que pueda establecer relaciones saludables con otras personas, sin idealizarlas ni demandarles más allá de lo que corresponde a la relación.

Aumento de la autoestima y de la identidad personal, un trabajo cognitivo por el que se trata de afianzar la identidad que le hace único y diferente al resto, a la vez que aprende a valorarse con sus virtudes y sus defectos.

Control del estrés y de la frustración: la comprensión de su trastorno y de las consecuencias que este provoca son un primer paso para liberarse de ese sufrimiento psicológico que implica el desconocer qué le pasa y la frustración de no saber si puede cambiar. El hecho de observar el progreso en otras áreas, como la independencia o la comunicación interpersonal, le ayudará a reducir su frustración y, junto con técnicas de relajación, a controlar el estrés.

Control de la impulsividad y la ira, enseñándole a detectar cuándo se está tensando y, con ello, el momento en que puede surgir ese estallido de ira.

Combatir las ideas suicidas y los intentos de autolesión, a través de mayor comprensión de sí mismo y su trastorno.

Disminución de determinados síntomas agudos, si los hubiera.

Manejo de las emociones, aprendiendo a gestionar sus sentimientos y no recurrir a acciones potencialmente dañinas para sí mimo.


¿Como actuar? Cuándo contactar a un profesional

 

Consulte con un profesional si usted o alguien que conozca tienen síntomas del trastorno de personalidad límite. Es especialmente importante buscar ayuda de inmediato si usted o alguien conocido están teniendo pensamientos de suicidio.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar consiguiendo un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de información: 646 479 014

Facebook Centro de Adicciones Can Rossello Twitter Centro de Adicciones Can Rossello Instagram Centro de Adicciones Can Rossello Pinterest Can Rosselló oficial RSS adicciones y patología dual Youtube Can Rosselló oficial Google Plux Can Rosselló oficial

¿Problemas con adicciones?


646 479 014

Atención telefónica
24 horas
info@centrocanrossello.com
Encuentra lo que buscas aquí
Búsquedas exactas
Buscar en título
Buscar en el contenido
Buscar en los post
Buscar en las páginas