Dejar la cocaína

 

La cocaína es una droga muy potente para el cerebro. Al inicio del consumo, el paciente consume de una manera “recreativa” pero al cabo de un tiempo empieza la dependencia. El adicto no se divierte si no hay consumo.

El proceso se va agravando y cada vez necesita más y más. En muchos casos el paciente empieza a consumir en solitario, en casa, el coche u otro tipo de locales. En ese momento, podríamos decir que necesita de dicha droga para “vivir”. Y esta necesidad de consumir pasa por encima de cualquier consideración personal, laboral o familiar.



¿Qué es la cocaína?

 

Es un potente estimulante del sistema nervioso central y un anestésico local que se encuentra en las hojas de coca. Los efectos psicológicos producidos por el uso de la cocaína son euforia, incremento de la confianza y sensación de aumento de energía. Estos efectos psicológicos están acompañados por un aumento del ritmo cardíaco, dilatación de las pupilas, fiebre, temblores y aumento de la sudoración.

Algunos de los problemas comunes más graves provocados por grandes dosis y/o consumo constante son:

  • Problemas cardíacos, incluyendo infartos
  • Efectos respiratorios, incluyendo insuficiencia respiratoria
  • Problemas en el sistema nervioso, incluyendo derrame cerebral
  • Problemas digestivos, incluyendo estreñimiento

El uso repetido de cocaína conlleva el desarrollo de tolerancia. La tolerancia es la necesidad de aumentar la dosis para conseguir el efecto deseado.

 

¿Como detectar el consumo de cocaína?

 

  • Alteraciones del sueño y cansancio crónico.
  • Adelgazamiento en poco tiempo.
  • Cambios de humor importantes: oscilar entre un estado de hiperexcitación y depresión.
  • Una mayor irritabilidad o incluso agresividad.
  • Disminución de la capacidad de concentración.
  • Pérdida de interés por los amigos habituales. Nuevas “amistades”.
  • Pérdida de apetito.
  • Dificultades académicas.
  • Pérdida de empleo y dificultades económicas.
  • Problemas conyugales o de relación con la pareja.

 

Generalmente, cuando un adicto empieza a consumir cocaína, ya consume otras drogas, como puede ser el alcohol, éxtasis o cannabis. En muchos casos, se suele establecer el consumo asociado de cocaína y alcohol. Otro consumo asociado muy comun es con tranquilizantes para “bajar” los efectos de la cocaína.

 

¿Cuáles son los efectos a corto plazo del uso de la cocaína?



Los efectos de la cocaína se presentan casi inmediatamente después de una sola dosis.

Los efectos fisiológicos a corto plazo que resultan del consumo de cocaína incluyen contracción de los vasos sanguíneos, dilatación de las pupilas y aumentos en la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Si se usan cantidades mayores se puede intensificar el “high” del usuario, pero también puede llevar a un comportamiento más extravagante, errático y violento.

Algunas personas que consumen cocaína han reportado desasosiego, irritabilidad y ansiedad. También pueden tener temblores, vértigos, espasmos musculares o paranoia. Además, puede haber graves complicaciones médicas asociadas con el abuso de la cocaína.

 

Entre las complicaciones más frecuentes se encuentran:

– efectos cardiovasculares como alteraciones en el ritmo cardiaco y ataques al corazón

efectos neurológicos incluyendo ataques cerebrovasculares, convulsiones, dolores de cabeza y hasta coma

complicaciones gastrointestinales, como dolor abdominal y náusea.

 

En raras ocasiones, puede ocurrir la muerte súbita la primera vez que se prueba la cocaína o de forma inesperada al consumirla subsiguientemente.

Las muertes ocasionadas por la cocaína suelen ser el resultado de un paro cardiaco o de convulsiones seguidas por un paro respiratorio.

 

¿Cuáles son los efectos a largo plazo del uso de la cocaína?

 

Ya que la cocaína es una droga extremadamente adictiva, es muy difícil que una persona que la pruebe pueda predecir o controlar hasta dónde continuará deseándola o consumiéndola. Asimismo, si la persona se vuelve adicta, el riesgo de recaídas es alto aún después de periodos largos de abstinencia si no se ha hecho un buen tratamiento. De acuerdo con algunos estudios recientes, durante periodos de abstinencia del uso de cocaína, el recuerdo de la euforia asociado con su uso, o solamente una referencia a la droga, puede disparar un deseo incontrolable de consumirla y terminar en una recaída.

Al ser expuesto repetidamente a la cocaína, el cerebro comienza a adaptarse a la misma y la vía de gratificación se vuelve menos sensible a los refuerzos naturales y a la droga en sí. El consumidor puede desarrollar tolerancia, lo que significa que necesitará una dosis cada vez mayor de la droga o que deberá consumirla con más frecuencia para obtener el mismo placer que cuando recién comenzó a usarla. Al mismo tiempo, los consumidores también se pueden volver más sensibles (sensibilización) a la ansiedad, las convulsiones u otros efectos tóxicos de la cocaína.

La cocaína se suele consumir repetidamente y en dosis cada vez mayores, lo que puede conducir a un estado de irritabilidad, inquietud y paranoia e incluso puede causar un episodio total de psicosis paranoica en el que se pierde el sentido de la realidad y se sufre de alucinaciones auditivas. Al aumentar la dosis o la frecuencia del consumo, también aumenta el riesgo de sufrir efectos psicológicos o fisiológicos adversos.

Las reacciones adversas que resultan del consumo de cocaína varían dependiendo de cómo se administra. Por ejemplo, la inhalación regular puede causar una pérdida del sentido del olfato, hemorragias nasales, problemas al tragar, ronquera y una irritación general del tabique nasal, lo que puede producir una condición crónica de irritación y salida de secreción por la nariz.

Cuando se ingiere, la cocaína puede causar gangrena grave en los intestinos porque reduce el flujo sanguíneo. Además, las personas que la inyectan tienen marcas de pinchazos y trayectos venenosos conocidos como “tracks”, usualmente en los antebrazos. Los usuarios intravenosos también pueden experimentar reacciones alérgicas, ya sea a la droga o a algunos de los aditivos que se agregan a la cocaína en la calle y, en los casos más severos, estas reacciones pueden provocar la muerte. El uso crónico causa pérdida del apetito haciendo que muchos consumidores tengan una pérdida significativa de peso y sufran de malnutrición.


Indicadores de una posible adicción


Cambios en el aspecto físico
Los estados de ánimo alterados son cambios tempranos en el avance de la adicción ya sea química o conductual. Algunas de esas señales son:

  • disminución de peso
  • cara de agotamiento
  • infecciones en la piel
  • nariz congestionada
  • sangrados nasales

En el momento cercano al consumo:

  • pupilas dilatadas
  • mandíbula desencajada

Cambios en el estado de ánimo

  • Los estados de ánimo alterados son cambios tempranos en el avance de la adicción ya sea química o conductual.

Cambios en el desempeño laboral o escolar
La persona que desarrolla una adicción comienza a invertir más tiempo y energía de lo que puede en el proceso adictivo, por lo que la participación en el trabajo o estudios tiende a mermar. A continuación algunos de estos signos de peligro.

  • ausencias y tardanzas frecuentes
  • discusiones o conflictos en el trabajo
  • disminución del índice académico escolar
  • fallar para completar asignaciones o tareas

Cambios en las relaciones familiares
El sistema familiar es uno de los primeros sistemas impactados por el desarrollo de una adicción en uno de sus miembros. Se produce estrés y reacciones codependientes.
Alguno de los cambios mas frecuentes son:

  • estrés y tensión en las relaciones familiares
  • desconfianza
  • comunicación evasiva
  • discusiones frecuentes
  • aislamiento del resto de la familia
  • disminución del tiempo compartido

Cambios en las relaciones sociales 
El sistema de contactos sociales cambia definitivamente en el desarrollo de la adicción debido a las exigencias del proceso adictivo. Algunas de estas señales son:

  • deterioro de las relaciones habituales sanas
  • aislamiento
  • aparición de nuevos contactos cuestionables
  • frecuentar sitios peligrosos
  • participar en actividades ilícitas

Cambios en las pertenencias
Las pertenencias pueden mostrar el efecto de una adicción de manera temprana. Algunas de estos cambios son:

  • posesión de papeles de fumar
  • posesión de pipas para fumar
  • ropa manchada de sangre o fluidos
  • dinero que no parece tener origen lógico
  • perdida inexplicable y frecuente de joyas u otras posesiones de valor
  • aparición de envoltorios conteniendo polvos blancos, hierba u otros materiales

Cambios en las rutinas diarias
Las rutinas diarias muestran cambios que son signos del progreso de la adicción en la vida de la persona. A saber:

  • cambios en los hábitos de defecar
  • episodios de insomnio alternando con períodos de somnolencia extrema
  • falta de apetito alternando con períodos de hambre en exceso
  • falta sin explicación a compromisos familiares importantes


Tratamiento de desintoxicación de cocaína


Tratamiento - dejar la cocaína - desintoxicación - desintoxicación cocaína - dejar las drogas - adicciones

El tratamiento que se realiza en el Centro Can Rosselló se enfoca en el desarrollo personal y cumple estrictamente las características de un programa libre de drogas, entendiendo la adicción como una enfermedad física y psico-emocional, tal como la define la OMS.

Una vez el paciente ingresa en nuestro centro, empezará un proceso terapéutico integral en que las fases de desintoxicación y adaptación deshabituación, cambio y adquisición de nuevos hábitos, rehabilitación y reinserción se producen de forma natural, gradual y progresiva.

 

¿Cómo ayudar a un adicto?

Para ayudar a un adicto, independientemente de la sustancia a la que se tenga adicción, se deben seguir los siguientes pasos:

  • No culpar ni juzgar al enfermo, simplemente hablar con él de una manera asertiva y mostrarle el apoyo y ayuda que se merece.
  • No hacer de este tema un asunto tabú y actuar con naturalidad y templanza. Es decir,hablar con el enfermo con total confianza hará que se sienta más a gusto y menos juzgado, lo que a la vez ayudará muy positivamente en su actitud frente al tratamiento.
  • Animarle a que busque ayuda profesional.
  • Apoyar incondicionalmente al enfermo en su gran paso. Es muy difícil para un adicto acudir a consulta por lo que debemos apoyarle y reforzar el gran esfuerzo que está haciendo.
  • Si él lo prefiere, acompañar al enfermo en su primera consulta. Esto no solo ayudará al enfermo, sino que además le servirá al psicólogo como una figura más de referencia con la que poder tratar el asunto.

Es muy dura la recuperación de un adicto, pero siguiendo estos pasos con apoyo incondicional lograremos que esa persona salga del agujero y encuentre la felicidad y plenitud que ha ido perdiendo.

Existe un tratamiento que combina dos vertientes en cuanto a la desintoxicación de la cocaína o cualquier otra droga: por un lado, aborda la adicción desde un punto de vista médico y por otro lado, y paralelamente, se aborda psicológica y terapéuticamente.

La farmacología constituye la pieza fundamental del tratamiento en cuanto la farmacología que se le prescribe al paciente tiende a suavizar los síntomas del síndrome de abstinencia y a paliar la ansiedad o la depresión subyacente detrás de la adicción a la cocaína.

Y por otro lado, la psicología y psiquiatría plantea el problema de la adicción desde el plano psicológico y terapéutico, cuya herramienta fundamental es la psicoterapia. Combinar la práctica adecuada de estas dos orientaciones -médica y psicológica-, permite conseguir mayor efectividad en el tratamiento de cocaína o cualquier otra sustancia psicoactiva.


¿Porqué hacer el tratamiento en La Garriga?

 

Seguro que si hablan con personas que han hecho un tratamiento para dejar la cocaína (o para tratar cualquier adicción) hay muchas posibilidades de que les hablen de su ingreso y de su tratamiento en La Gariga.

La mayor parte de los profesionales que forman parte de nuestra clínica han estado vinculados al tratamiento terapéutico originario de La Garriga. Con los años se ha observado que la alta calidad de este tratamiento ha permitido obtener un elevado porcentaje de éxito en la recuperación de los pacientes adictos. Este modelo de tratamiento de las adicciones se está llevando a cabo desde hace más de 25 años y ha atendido a miles de personas en La Garrriga.

Es por eso, que Centro Can Rosselló está ubicado en La Garriga, un pueblo cerca de Barcelona que cuenta con un entorno privilegiado y una gran historia en el tratamiento de las adicciones.

 

¿Como actuar si sospecha que una persona cercana es adicta a la cocaína?

 

Tratamiento - adicciones - desintoxicación - clínica drogas - dejar el alcohol - dejar la cocaína - terapias alcoholismo - clínica La Garriga

Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana padece un trastorno por adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de contacto: 646 479 014

 

 

Cómo dejar el alcohol - Cómo dejar la cocaína - Cómo dejar los porros - Cómo dejar las drogas 
Adicción al alcohol - Adicción a la cocaína - Desintoxicación cocaína - Desintoxicación heroína
Desintoxicación cannabis - ¿soy adicto a los somníferos? - Contacto - Clínica drogadicción 
Facebook Centro de Adicciones Can Rossello Twitter Centro de Adicciones Can Rossello Instagram Centro de Adicciones Can Rossello Pinterest Can Rosselló oficial RSS adicciones y patología dual Youtube Can Rosselló oficial Google Plux Can Rosselló oficial

¿Problemas con adicciones?


646 479 014

Atención telefónica
24 horas
info@centrocanrossello.com
Pedro García Aguado, especialista en adicciones y trastornos de conducta
Encuentra lo que buscas aquí
Búsquedas exactas
Buscar en título
Buscar en el contenido
Buscar en los post
Buscar en las páginas