Llega a España la droga sintética ‘miau-miau’

La Guardia Civil ha desarticulado una red de tráfico de drogas que trataba de distribuir 48 kilos de mefedrona, un compuesto hasta hace poco legal, que se ha puesto de moda en la noche española.

La Guardia Civil ha detenido a seis personas y a imputado a otras cinco en una operación desarrollada en Madrid contra una red internacional dedicada al tráfico en Europa de una nueva droga sintética. En la operación, denominada ‘Moldes’, se han incautado 48 kilos de mefedrona. La mefedrona es una droga sintética, también denominada ‘miau-miau’, que está siendo introducida rápidamente en la vida nocturna europea.

Esta sustancia, hasta hace poco legal y fácil de conseguir, entraña graves peligros para la salud, hasta tal punto que muchos son los países que la han prohibido. En Internet, la mefedrona suele anunciarse como abono para plantas y no para consumo humano. Entre los efectos secundarios, que se conocen, está la coloración azulada o morada de los miembros, un posible estrechamiento de la aorta, sudoración abundante y taquicardia.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de junio, después de que la Europol pusiera en conocimiento de la Guardia Civil la intervención en Hungría de una partida de cinco kilos de mefedrona que tenía como origen España. La Guardia Civil puso en marcha un dispositivo para identificar al destinatario y al remitente de la paquetería, logrando localizar la empresa y el origen del envío.

A continuación, los agentes siguieron con las investigaciones para obtener la identidad y localizar a la persona que había remitido el paquete con la droga. Los agentes comprobaron que con la misma filiación de esta persona existían otros envíos en su mayoría importados desde China y exportados a distintos países europeos.

Posteriormente, se pudo determinar que el entramado delictivo estaba liderado por un ciudadano italiano, mientras que el distribuidor de la mercancía era un ciudadano español asentado en Madrid. La Guardia Civil ha detectado envíos a Reino Unido y Bosnia y Herzegovina, donde tras colaborar con las policías de dichos países, a través de Interpol, y con la correspondiente autorización por las autoridades judiciales, se procedió a la detención de los destinatarios de esos paquetes, interviniéndose en los registros más de 28 kilos de dicha sustancia.

 

Fuente: diarios El Mundo
© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS