10 signos del abuso de los analgésicos

Aunque los analgésicos que los médicos recetan con más frecuencia, alivian el dolor, también pueden hacer que los cuerpos de las personas empiecen a “necesitar” estas sustancias para poder sentirse “normales”.


Os mostramos diez indicios que debes observar si crees que alguien que conoces podría estar experimentando una dependencia de estas drogas:

1. Incremento en su consumo: el incrementar la dosis con el paso del tiempo, debido a una mayor tolerancia a la droga y a la necesidad de una cantidad mayor para que tenga el mismo efecto.

2. Cambios en la personalidad: variaciones en la energía, el estado de ánimo y la concentración debido a que las responsabilidades habituales se vuelven secundarias a la necesidad de la droga.

3. Alejamiento de la sociedad: alejamiento de la familia y de los amigos.

4. Utilización constante: se continúa con el uso de los analgésicos después de que la condición médica que debían aliviar presenta una mejoría.

5. La persona dedica tiempo a la obtención de recetas médicas: consume mucho tiempo conduciendo grandes distancias y visitando a un gran número de médicos con el fin de conseguir los fármacos.

6. Cambio de hábitos y de apariencia: deterioro en la higiene personal; cambio en los hábitos al comer y al dormir; tos constante, flujo nasal y ojos rojos y vidriosos.

7. Descuida sus responsabilidades: descuida sus quehaceres domésticos y sus deudas; llama más a menudo a la escuela o al trabajo para informar que se encuentra enfermo.

8. Incremento en la sensibilidad: los suspiros, sonidos y emociones normales, se vuelven demasiado estimulantes para la persona; tiene alucinaciones.

9. Períodos de inconsciencia temporales y pérdida de la memoria: olvida cosas que han ocurrido y experimenta períodos de inconsciencia.

10. Está a la defensiva: si siente que alguien está descubriendo su secreto, se pone a la defensiva y responde con violencia a preguntas simples, en un intento de ocultar la dependencia a las drogas.

11. Faltan pastillas: Si alguien que vive con él tiene prescripción de analgésicos, y ve que le están faltando pastillas o se le están acabando antes de tiempo, lo más probable es que le está robando las pastillas con fines que distan de ser médicos.

12. Sedación: Los analgésicos son drogas opiáceas, lo que significa que son muy similares a la heroína y son derivados del opio. Como tal, provocan una nota que a menudo le harán parecer estar como sedado o somnoliento.

13. Continuar su uso después del tratamiento establecido: El signo más claro y que sin embargo pasa más desapercibido, es que la persona todavía está tomando el medicamento después de haber terminado el tratamiento para el cual fue prescrito.

14. Comportamiento compulsivo con los medicamentos: ¿Parece obsesionarse con sus pastillas, manteniéndolas siempre cerca de si o centrando su rutina alrededor de la siguiente dosis? ¿Se pone a la defensiva con respecto a los medicamentos?


Abuso de analgésicos con receta médica



¿Por qué tanta gente joven consume fármacos con receta médica para drogarse?

Según una encuesta, cerca del 50% de los adolescentes considera que consumir fármacos con receta médica es mucho más seguro que utilizar las drogas ilegales que se encuentran en las calles.

Lo que muchos de estos jóvenes no saben es el riesgo al que se exponen al consumir estas potentes drogas capaces de alterar la mente de las personas. El uso prolongado de los analgésicos puede llevar a la dependencia, aún en el caso de personas a quienes se les recetan para aliviar una condición médica, pero que con el tiempo caen en la trampa del abuso y la adicción.

En algunos casos, los peligros de los analgésicos no se manifiestan hasta que es demasiado tarde. En 2007, por ejemplo, el abuso del analgésico Fentanil mató a más de 1.000 personas. Se encontró que el fármaco era de treinta a cuarenta veces más poderoso que la heroína.

En este artículo te mostramos las Señales de Abuso y Adicción a los analgésicos

 

¿Qué son los analgésicos?


Los analgésicos médicos son drogas poderosas que interfieren con la transmisión de las señales del sistema nervioso a los nervios que percibimos como dolor. La mayoría de los analgésicos también estimulan porciones del cerebro que se relacionan con el placer. En consecuencia, además de bloquear el dolor, producen un “subidón”.

A los más poderosos analgésicos médicos se les llama opiáceos, que son parecidos al compuesto del opio.1 Están fabricados para reaccionar sobre el sistema nervioso de la misma manera que las drogas derivadas de la amapola, como la heroína. Los analgésicos opiáceos de los cuales se consume más comúnmente incluyen oxicodona, hidrocodona, la meperidina, la hidromorfona y propoxicodonafeno.

somníferos, tomar pastillas, adicción a los somníferos, benzodiacepina, adicta a las pastillas, dejar las pastillas, clínica adicción

No corras riesgos con el abuso de los analgésicos. En este momento, estos medicamentos producen más muertes cada año que la heroína y la cocaína combinadas.

De hecho, no hace mucho os explicábamos que Cada día 18 mujeres mueren por sobredosis de analgésicos en EE UU, ya que el abuso de estos medicamentos es un problema poco reconocido y muy peligroso para.


¿Como actuar si sospecha que una persona cercana es adicta?


Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana padece un trastorno por adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS