Día mundial del Ictus, “Una sola ‘raya’ puede provocar un infarto cerebral”

El accidente cerebrovascular es responsable de uno de cada diez fallecimientos, la tercera causa de muerte de la población mundial y la primera causa de muerte en mujeres.

 

  • En España, se diagnostican 120.000 nuevos casos de ictus cada año y se produce uno cada seis minutos.
  • Es la primera causa de discapacidad en el mundo y produce más muerte que el SIDA, la tuberculosis y la malaria juntos.

 

El ictus es la tercera causa de muerte en el mundo desarrollado y la primera causa de invalidez en edad adulta y, aunque es una enfermedad cerebrovascular que llega «sin previo aviso», su abordaje precoz en las primeras horas es clave para restablecer el flujo cerebral y evitar secuelas.

«Cuanto antes mejor, porque cada minuto cuenta a la hora de conducir al restablecimiento precoz del flujo cerebral y evitar secuelas», según ha asegurado el neurólogo de Hospital Quirón Málaga Carlos de la Cruz, con motivo del Día Mundial del Ictus que se celebra hoy.

Un ictus, también conocido por infarto o embolia cerebral, se produce cuando una parte del cerebro resulta dañada a causa de complicaciones vasculares. La mayor parte de los ictus (aproximadamente el 85%) ocurren cuando un coágulo de sangre bloquea una arteria y la circulación sanguínea del cerebro se interrumpe en algún punto. La enfermedad de la arteria carótida es la causante de la mayor parte de estos bloqueos.

Para prevenir, se recomienda en primer lugar un estilo de vida más sano, evitar el consumo de tabaco, adoptar una dieta equilibrada y controlar factores de riesgo como la diabetes, el colesterol y la hipertensión.

Ictus y cocaína, drogas, cocaína y anfetaminas, consumo de drogas, Ictus en adolescentes


Signos de alarma del ictus:

 

El abordaje precoz es vital ya que reduce la mortalidad y las secuelas. Por eso es muy importante saber identificar los síntomas para acudir lo antes posible a urgencias. Los signos de alarma son:

  • Pérdida de fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  • Trastornos de la sensibilidad, sensación de «acorchamiento u hormigueo » de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  • Pérdida súbita de visión, parcial o total, en uno o ambos ojos.
  • Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse, lenguaje que nos cuesta articular y ser entendido por quien nos escucha.
  • Dolor de cabeza de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  • Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas bruscas inexplicadas, si se acompañan de cualquiera de los síntomas descritos con anterioridad.

Ictus y cocaína

“Una sola ‘raya’ puede provocar un infarto cerebral”

La cocaína funciona como una espada de Damocles sobre quien la consume: en cualquier momento puede provocar un infarto cerebral.

“Existe una relación entre la droga y muchos casos. Cuando hay un ictus en un joven, solemos considerar en primer lugar la posibilidad de que se haya consumido cocaína, porque normalmente los ictus se producen en personas mayores.” explica Ana Morales, neuróloga.

Es importante saber es que una raya de cocaína puede llevar a un ictus al producir vasoespasmo, es decir, una contractura de un vaso cerebral. Eso puede ocurrir con la primera raya o con la número 300.

La cocaína es un fuerte estimulante que incrementa la actividad del sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.

Además de su efecto de dependencia y síntomas psiquiátricos que puede producir, la cocaína puede producir por su efecto vasoconstrictor cuadros de hipertensión arterial, arritmias cardiacas, accidentes cerebrales transitorios, accidentes cerebrovasculares permanentes infartos de miocardio.


El consumo de anfetaminas o cocaína multiplica el riesgo de infarto cerebral

 

Diferentes estudios confirman la relación entre la aparición de un ictus o accidente cerebrovascular y el consumo de ciertas drogas. Según esta investigación, las personas que toman cocaína tienen el doble de riesgo de presentar una hemorragia cerebral, mientras que la probabilidad de tener un infarto cerebral es cinco veces mayor entre las que optan por las anfetaminas.

Los datos mostraron que más del 14% de las hemorragias cerebrales y el 14% de los accidentes cerebrovasculares de origen isquémico fueron causados por abuso de drogas, incluidas las anfetaminas, cocaína, cannabis y tabaco.

 

También puede interesarle:

Potomanía: Cuando beber agua se convierte en una obsesión

Desarticulada una macrobanda que vendía marihuana en Madrid. Tráfico de drogas

La ONU alerta contra las “nuevas drogas legales”

El peligro de mezclar alcohol y bebidas energéticas

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS