Los infartados adictos a la cocaína pasan 1,5 días más hospitalizados

Los adictos a la cocaína que padecen un infarto pasan un día y medio más hospitalizados que las personas con la misma enfermedad, pero sin esa adicción. A su vez, este alargamiento en la estancia clínica aumenta en 328 euros el coste sanitario por día, según un estudio de la Universidad de Sevilla y el Hospital Universitario Virgen de la Macarena de esta ciudad, que fue publicado en la última edición de la Revista Española de Cardiología (REC).

El estudio analizó los casos de 5.575.325 pacientes mayores de 18 años, ingresados en 87 hospitales españoles durante el período de 2008 al 2010. Entre los pacientes hubo 24.126 personas con dependencia a la cocaína y 79.076 casos de infarto agudo de miocardio (IAM).

Cocaína - dejar la droga - dejar la cocaína - drogas -desintoxicacón - tratamiento cocaína - La Garriga - terapias drogas - droga

Miguel Gili Miner, uno de los investigadores y responsable del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario, explicó que a los pacientes infartados y adictos a la cocaína se les realizan más procedimientos terapéuticos y diagnósticos (de sangre y radiológicas), por lo que pasan más tiempo hospitalizados y representan mayores costos. “Ellos sufren más complicaciones, por lo que están más tiempo en unidades de cuidados intensivos, y reciben tratamientos más caros”, añadió.

Gili comentó que de los 24.126 adictos ingresados, 538 padecían a su vez un infarto, por lo que fue a estos a los que se comparó con los pacientes sin adicción a la cocaína. “Los costes son variables, dependiendo de los problemas que presenten y los días en la UCI. No puedo dar una cifra exacta, pero cuantas más complicaciones, se consume más dinero”, expresó.

 

Los consumidores de cocaína tienen hasta tres veces más posibilidades de sufrir un infarto

 

Otro de los resultados de la investigación es que las personas que consumen esta droga tienen hasta tres veces más infartos que la población no adicta. En el estudio se explica que existe una relación directa entre la edad en la que se consume cocaína y la incidencia del infarto, ya que mientras que la presencia de infartos en la franja de edad de 35 y 44 años es del doble que entre los no consumidores de cocaína, en las personas de 45 a 54 años se triplica y en la de 55 a 64 años se quintuplica.

 

Ictus y cocaína

 

“Una sola ‘raya’ puede provocar un infarto cerebral”

 

La cocaína funciona como una espada de Damocles sobre quien la consume: en cualquier momento puede provocar un infarto cerebral.

“Existe una relación entre la droga y muchos casos. Cuando hay un ictus en un joven, solemos considerar en primer lugar la posibilidad de que se haya consumido cocaína, porque normalmente los ictus se producen en personas mayores.” explica Ana Morales, neuróloga.

Es importante saber es que una raya de cocaína puede llevar a un ictus al producir vasoespasmo, es decir, una contractura de un vaso cerebral. Eso puede ocurrir con la primera raya o con la número 300.

La cocaína es un fuerte estimulante que incrementa la actividad del sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.

Además de su efecto de dependencia y síntomas psiquiátricos que puede producir, la cocaína puede producir por su efecto vasoconstrictor cuadros de hipertensión arterial, arritmias cardiacas, accidentes cerebrales transitorios, accidentes cerebrovasculares permanentes infartos de miocardio.

Os dejamos este artículo donde se explica con detalle: Día mundial del Ictus, “Una sola ‘raya’ puede provocar un infarto cerebral”

 

El consumo de cocaína triplica el riesgo de infarto

 

Las personas que consumen cocaína tienen hasta tres veces más infartos que el resto, alargan la estancia hospitalaria en torno a un día y medio y aumentan el coste de la misma un promedio de 328 euros.

El consumo de esta sustancia está asociada al desarrollo de la insuficiencia cardíaca, ya que activa el sistema nervioso simpático, incrementa la concentración de adrenalina hasta cinco veces por encima de los niveles normales, promueve la liberación de endotelina-1 e inhibe la producción de ácido nítrico (principal vasodilatador).

Esta droga también favorece la aparición de hepatopatías, sida, pérdida de peso y depresión, han explicado los expertos.Centro desintoxicación por consumo de cocaína y otras drogas y alcohol

 

Según el estudio publicado en la REC, la franja de edad con mayor prevalencia de trastornos por cocaína entre los pacientes hospitalizados es la de varones de entre 35 y 44 años, seguido del grupo de hombres menores de 35 años, representando un 3,11 % y un 2,9 % de los pacientes, respectivamente.

Además, existe una relación directa entre la edad en la que se consume esta droga y la incidencia del infarto, ya que mientras la presencia de estos en la franja de edad de 35 y 44 años es del doble que entre los no consumidores, en las personas de 45 a 54 años se triplica y en la de 55 a 64 años se quintuplica.

 

El análisis también ha revelado una elevada poliadicción entre los consumidores de cocaína, tanto al tabaco (58,9% del total), al alcohol (50,3%), cannabis (35,7), como a los opiáceos (33,1%).

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, España es, después de Reino Unido, el país europeo con mayor relevancia de consumo de esta sustancia entre los 15 y los 34 años, y es que un 8,3 % la ha consumido alguna vez.

 

También puede interesarle:

La ONU calcula que 250.000 personas mueren al año por consumir drogas

¿Qué lleva a las personas a consumir drogas?

Las drogas y alcohol afectan a las relaciones sexuales, incluso tras años de abstinencia

 

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS