El consumo elevado de drogas conlleva modificaciones genéticas que afectan al comportamiento

Un estudio publicado en la revista Nature Neurosciencie resume los hallazgos de un grupo de investigadores expertos sobre consumo de drogas, alteraciones genéticas y modificación de la conducta.

Según un estudio del Departamento de Neurociencia y Fishberg Instituto del Cerebro Friedman, en la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí, Nueva York, existiría una relación directa entre el consumo continuado y abusivo de las drogas y ciertas modificaciones genéticas.


Drogas y modificación genética


Según el estudio, estas modificaciones genéticas afectarían a los niveles de cromatina, incidiendo así sobre el proceso de copia del ADN. La transcripción es el proceso de obtención de un ARN mensajero (ARNm) a partir del ADN correspondiente a un gen. En cada tipo celular y en cada estado funcional en el que se encuentre la célula se expresan unos genes diferentes. Esto precisa una regulación muy fina que consiga un funcionamiento complejo de las células orientado a responder adecuadamente a los estímulos externos e internos. Es decir, la síntesis y asimilación de proteínas se produce en este nivel molecular. En todo este proceso, la cromática juega un papel regulador, coordinador y compactador, siendo así fundamental.

En la investigación, que hay que recordar que aun estan en fase de estudio, se ha procedido a comprobar empíricamente esta relación causal consumo de drogas-cromatina en ratones.

adicción a las benzodiacepinas - adicción a los somníferos - tratamiento de adicciones


Estrés y genética


La segunda parte del estudio ha sido la investigación de la relación causal desde los altos niveles de estrés hacia la modificación en los niveles y funcionamiento de la cromatina, constatado también por el estudio, aunque a la vez no admitido todavía como teoría firme.

Este estudio es de una importancia excepcional para la investigación en el campo de los efectos de las drogas, ya que supone un efecto perjudicial de las mismas que superaría en gran medida todos los ya señalados, sean de rango físico o social, aportando más factores, causas y efectos a una realidad de por sí multivariante.

Con la discusión todavía abierta, reafirman la posición de que el estudio de las drogadicciones y sus efectos movilizan las investigaciones en neurociencia y, por lo tanto, ocupan un lugar de constatada importancia en el futuro de las soluciones y entendimiento de esta realidad.


Adicción y el cerebro : La neurobiología de la compulsión y su persistencia


Las personas toman drogas para elevar el estado de ánimo, pero con el uso repetido estos fármacos producen efectos no deseados graves, que pueden incluir la tolerancia a algunos efectos de la droga, la sensibilización a los demás, y un estado adaptada (dependencia) que prepara el escenario para los síntomas de abstinencia cuando deja el consumo de drogas .

La consecuencia más grave de consumo de drogas repetitiva, sin embargo, es la adicción: un estado persistente en el que el uso compulsivo de drogas escapa de control, incluso cuando graves consecuencias negativas sobrevenir.

La adicción se caracteriza por un riesgo de larga duración de la recaída, que a menudo se inicia por la exposición a las señales relacionadas con las drogas.

Se han hecho progresos sustanciales en la comprensión de los mecanismos moleculares y celulares de la tolerancia, dependencia y abstinencia, pero hasta ahora entendemos poco de los sustratos neurales de uso compulsivo de drogas y su notable persistencia.

En los últimos artículos publicados al respecto, se revisa la evidencia de la posibilidad de que la compulsión y su persistencia se basa en una usurpación patológica de los mecanismos moleculares que normalmente están involucradas en la memoria.


Las drogas y el cerebro


El cerebro está compuesto por muchas partes que trabajan juntas como un equipo. Diferentes partes del cerebro son responsables de coordinar y llevar a cabo funciones específicas. Las drogas pueden alterar áreas importantes del cerebro que son necesarias para funciones vitales y pueden fomentar el abuso compulsivo de drogas que caracteriza a


¿Cómo funcionan las drogas en el cerebro?


Las drogas son sustancias químicas que afectan el cerebro al penetrar en su sistema de comunicación e interferir con la manera en que las neuronas normalmente envían, reciben y procesan la información. Algunas drogas, como la marihuana y la heroína, pueden activar las neuronas porque su estructura química imita la de un neurotransmisor natural.

Esta similitud en la estructura “engaña” a los receptores y permite que las drogas se adhieran a las neuronas y las activen. Aunque estas drogas imitan a las sustancias químicas propias del cerebro, no activan las neuronas de la misma manera que lo hace un neurotransmisor natural, y conducen a mensajes anómalos que se transmiten a través de la red.

Otras drogas, como las anfetaminas o la cocaína, pueden causar que las neuronas liberen cantidades inusualmente grandes de neurotransmisores naturales o pueden prevenir el reciclaje normal de estas sustancias químicas del cerebro. Esta alteración produce un mensaje amplificado en gran medida, que en última instancia interrumpe los canales de comunicación.

Fuente: lasdrogas.com y artículos drugabuse.gov


Artículos relacionados:

Encefalopatía de Wernicke-korsakoff

Ciertos somníferos y ansiolíticos podrían aumentar el riesgo de padecer Alzheimer

Identificados 83 nuevos genes ligados a la esquizofrenia

Colaboración con el Departamento de Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la Universidad de Barcelona (UB) en Estudios

Lavarse las manos… ¿higiene o trastorno obsesivo compulsivo?

Patología Dual, cuando enfermedad mental y adicción van de la mano.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS