¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Para muchos de nosotros existen ciertos días al año en los que comemos “hasta que no nos cabe nada más en la barriga”. Para los que sufren el trastorno por atracón, este tipo de “comilonas” son habituales y acaban convirtiéndose en algo incómodo en su día a día, con serias consecuencias negativas para la salud.

Muchas personas, ocultándolo a sus familiares y allegados, no pueden resistir el impulso que tienen de comer, ingiriendo gran cantidad de comida, en un corto intervalo de tiempo. Las personas que padecen el trastorno por atracón no pueden parar de comer o no pueden controlar qué y cuánto comen, independientemente de que tengan hambre o se sientan saciados. Sin embargo, lejos de reconocer este problema se avergüenzan y, no saben qué hacer para controlar los atracones.


¿Qué es el Trastorno por Atracón?


El trastorno por atracón, también llamado “binge eating”, se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente. Es un trastorno alimentario grave en el que la persona que lo padece consume con frecuencia grandes cantidades de comida y siente que ha perdido el control durante el atracón. Después de la sobreingesta, la angustia severa o preocupación por el peso suele aparecer.

Tiene muchas similitudes con la bulimia nerviosa. La diferencia principal es que la persona que sufre un trastorno por atracón no realiza conductas compensatorias (vómito autoinducido, abuso de laxantes y / o diuréticos, ayunos, ejercicio físico en exceso, etc …). También es habitual que la persona que tiene este trastorno presente síntomas depresivos. Una de las consecuencias más habituales del trastorno por atracón es sufrir sobrepeso u obesidad, con los riesgos que ello conlleva para la salud: diabetes, hipertensión, colesterol, etc.


Síntomas del trastorno por atracón


A continuación se muestran los síntomas principales del trastorno por atracón:

– Comer cantidades exageradas de comida
– Sensación frecuente de falta de control sobre la cantidad de comida que se come
– Comer más rápido que lo normal
– Comer a pesar de estar llenos y a disgusto
– Comer grandes cantidades de comida, pese a no tener hambre
– Comer solo por vergüenza de lo mucho que come
– Tras el atracón, sentir tristeza, depresión o vergüenza
– Cambios frecuentes de peso
– Baja autoestima
– Pérdida del deseo sexual
– Realizar dietas frecuentes sin éxito

Al ser un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente, la persona que sufre trastorno por atracón presenta una forma incontrolada de comer, lo cual se transforma en un aumento notable del peso. Digamos que pierde el control sobre su conducta de comer y continúa ingeriendo grandes cantidades de comida a pesar de no tener más hambre o incluso sentirse llena.


Criterios para diagnosticar Trastorno por Atracón


Presencia de atracones recurrentes. Un atracón se caracteriza por:

Ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (por ejemplo, en un período de 2 horas) en unacantidad muy superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias.

Sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (por ejemplo, sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se está ingiriendo)

– Los atracones tienen lugar al menos una vez a la semana durante un periodo de 3 meses.

NO existen conductas compensatorias.

– Este último criterio es el que marca la mayor diferencia entre el Trastorno por atracón y la Bulimia.

trastorno por atracón - TCA - adicciones - Centro Can Rosselló La Garriga

“La comida sirve como una válvula de escape que regula y alivia los sentimientos que no se pueden digerir ni expresar”


¿Cuando sucede?


Los trastornos de la alimentación suelen desarrollarse durante la adolescencia o la edad adulta, aunque también pueden aparecer en la niñez . El trastorno por atracón se diferencia de la bulimia nerviosa, ya que la persona que lo padece no busca contrarrestar el atracón provocándose vómitos.

Al igual que la anorexia y la bulimia, el trastorno por atracón es una enfermedad seria, pero tiene tratamiento. Suele coexistir con enfermedades como la depresión,trastornos de ansiedad y abuso de sustancias.


¿Fuerza de voluntad?


No es un tema de fuerza de voluntad. Hoy se sabe que implica factores genéticos, hormonales, psicológicos, educativos, sociales, traumáticos… y, también que las dietas restrictivas disparan el riesgo.


Trastorno por atracón vs Bulimia


El trastorno por atracón es un trastorno de la conducta alimentaria que se presenta sin ataques compulsivos de bulimia. En la mayoría de los casos, la existencia de aumento de peso e, incluso, de obesidad. El caso típico es el de una persona que siente periódicos deseos de ingerir alimentos de forma descontrolada (en ocasiones, sobrepasando la ingesta de 6000 calorías diarias), pero, a diferencia de la bulimia, no busca contrarrestar el atracón provocándose el vómito.


Causas del trastorno por atracón


Los atracones se han asociado mucho últimamente a síntomas de adicción, en especial a alimentos con alto contenido de azúcar, harina y de sal.

Esto está en línea con otras teorías de la adicción que no se atribuye a la evitación de los síntomas de abstinencia, sino a un problema principal en los centros de recompensa del cerebro. Para el comedor compulsivo, la ingestión de alimentos fomenta la liberación anormal de neurotransmisores de serotonina y la dopamina. Esto podría ser otra señal de factores neurobiológicos que contribuyen al proceso adictivo.

trastorno por atracón - TCA - adicciones - Centro Can Rosselló La Garriga

Comer sin parar: entendiendo el trastorno por atracón

Cada vez se hace más claro que la adicción a la comida tiene mucho más que ver con los receptores de dopamina en el cerebro, que cualquier otro neurotransmisor. La dopamina tiene que ver con los sistemas de recompensa en el cerebro y la adicción a la comida es la causa de la compulsión por comer, ahora llamado por el DSM 5, trastorno por atracón.


Trastornos del control de impulsos


Los trastornos del control de impulsos es un grupo de trastornos de etiología desconocida que se caracterizan por:

– Acciones irresistibles: El sujeto no puede resistirse al impulso o tentación de llevar a cabo acciones, aunque sean peligrosas para él o los demás.
– Antes de llevar a cabo la acción hay un aumento de la tensión emocional (activación emocional).
– Durante la acción: Sensación placentera, liberadora.
– Tras la acción pueden arrepentirse o sentirse culpables.

El trastorno se presenta en personas con un peso normal, con sobrepeso y con obesidad; y señala que, aunque hay una relación de este trastorno con la obesidad, no es adecuado equipararlo con la misma, ya que la mayoría de las personas obesas no realizan atracones de forma recurrente.


¿Cómo suelen ser las personas con este problema?


Se considera que las personas que sufren trastorno por atracón están a medio camino entre las que sufren bulimia nerviosa y las que presentan obesidad.

Suelen presentar altos niveles de disforia y malestar psicológico debido a su problema, así como un tipo de personalidad perfeccionista, minuciosa, controladora y con gran preocupación al fracaso.

Suelen tener una elevada predisposición a la depresión, por lo que es probable que hayan sufrido anteriormente algún episodio de este tipo.

Así mismo, también es frecuente que presenten ataques de pánico y ansiedad.

Presentan alteración sobre su imagen corporal, sobreestimando su peso y su talla, aunque de una forma mucho menor a lo que puede suceder en personas con anorexia o bulimia nerviosa.

No obstante, el hecho de que normalmente presenten sobrepeso u obesidad, produce que tengan insatisfacción con su apariencia física y una sobreestimación de su obesidad (se ven más gordos de lo que realmente son).


Descripción de una persona con trastorno por atracón


Pienso que esta descripción muy ilustrativa os puede ayudar a entenderlo:

“Cuando nadie la ve va en busca de su mejor compañera, la despensa: chocolate, galletas, patatas fritas, todo vale. Come con ansiedad, rápida y vorazmente. Cuando termina nunca vomita, solo siente un gran remordimiento y un gran sentimiento de culpa por haber comido de esa manera.

Es insegura y necesita verse delgada para sentirse bonita, una y otra vez cae en las mismas dietas que tanta hambre le hacen pasar. Su cuerpo es su cárcel y su peor enemiga es ella misma. Cuando llega a casa se quita los tacones, se mira en el espejo y siente una profunda tristeza que solo sacia sin comer o comiendo en exceso. Ha caído en una espiral de la que no sabe como salir, el mayor de sus secretos.”


¿De qué forma impacta emocionalmente? 


Las personas que sufren el trastorno tienen, por lo general, sentimientos de extrema vergüenza, fracaso y debilidad, generados por la pérdida de control con la comida. Pueden presentar miedo al abandono o al retiro del afecto y enojo reprimido que se alivia a través de los atracones, al igual que todos los sentimientos mencionados anteriormente. La comida sirve entonces como una válvula de escape que regula y alivia los sentimientos que no se pueden digerir ni expresar.

Cada persona tiene una historia diferente y por ello es importante ayudar al paciente con trastorno por atracón a que encuentre y entienda las dinámicas internas que lo llevan a sobrealimentarse.


El trastorno por atracón en el DSM-5


El trastorno por atracón se caracteriza por la aparición de episodios de ingesta compulsiva (atracones) que se definen por dos características esenciales, la ingesta en poco tiempo de una cantidad de comida excesiva y la pérdida de control sobre esa ingesta. También existe malestar respecto a los atracones y ausencia de conductas compensatorias (que son características de la bulimia nerviosa).

El trastorno por atracón está asociado con obesidad y con una elevada comorbilidad psiquiátrica y médica (Hudson, Hiripi, Pope y Kessler, 2007).

El trastorno por atracón supone uno de los nuevos trastornos del DSM-5, ya que aparece por primera vez con entidad propia en esta nueva edición del DSM (APA, 2013) (en la edición en español se ha traducido como trastorno de atracones).

Se clasifica en el capítulo de Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos.


Criterios DSM-5 para el trastorno de atracones


A. La ocurrencia de episodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracón se caracteriza por los dos hechos siguientes:

1. Ingestión, en un período determinado (p.ej., de un período cualquiera de dos horas), de una cantidad de
alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en
circunstancias parecidas.

2. Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio (p.ej., sensación de que no se
puede dejar de comer o no se puede controlar lo que se ingiere o la cantidad de lo que se ingiere).

B. Los episodios de atracones se asocian a tres (o más) de los hechos siguientes:

1. Comer mucho más rápidamente de lo normal.
2. Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
3. Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre físicamente.
4. Comer solo, debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.
5. Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

C. Malestar intenso respecto a los atracones.

D. Los atracones se producen, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses.

E. El atracón no se asocia a la presencia recurrente de un comportamiento compensatorio inapropiado, como en la bulimia nerviosa, y no se produce exclusivamente en el curso de la bulimia nerviosa o anorexia nerviosa.

Especificar la gravedad actual:

La gravedad mínima se basa en la frecuencia de los episodios de atracones, pero también hay que decir que la gravedad puede aumentar para reflejar otros síntomas y el grado de discapacidad funcional, por lo que siempre debemos dirigirnos a un especialista para conocer mejor la gravedad.


¿Cómo podemos ayudar a una persona que esté sufriendo un trastorno por atracón? 


Si detectamos que nuestro amigo, nuestro familiar o incluso nosotros mismos podemos estar sufriendo este trastorno, lo mejor es acudir a un profesional cuanto antes. Ellos nos pueden ayudar con diferentes terapias individuales y/o grupales que combinan la orientación nutricional y la intervención psicológica.

Las personas con un trastorno por atracón precisan de un tratamiento psicológico con la finalidad de aprender a controlar el impulso a comer, comer adecuadamente y solucionar las situaciones emocionales relacionadas, directa o indirectamente, con la aparición y el mantenimiento de este problema psicológico (ansiedad, depresión, insatisfacción, etc.).

Y no debemos olvidar que sólo un profesional puede evaluar si el paciente necesita de medicación para inhibir sus impulsos .

¿Sabes algo más sobre el trastorno por atracón? Compártelo con nosotros para ayudar a los lectores. ¡Muchas gracias!

 


Artículos relacionados:

Ebriorexia “la obsesión de adelgazar con alcohol”

Ludopatía y mujer, análisis del perfil psicológico

Adicción a las compras: compras compulsivas

Thermatrim: un popular quemagrasas sin efectividad y con riesgos para la salud

Por qué el Candy Crush crea adicción

Síndrome del emperador o del niño tirano: cómo detectarlo

 

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS