Cómo ayudar a un familiar con depresión

Convivir con una persona deprimida, es una situación muy estresante y que si no se gestiona de manera correcta, al final, acaba pasando factura a quien lo padece.

La depresión, según la OMS, se está convirtiendo en una verdadera pandemia. Seguro que tiene alguien cercano a usted que está padeciendo esta patología. En este post os mostramos cómo ayudar a una persona con depresión.

 

Consejos sobre cómo ayudar a una persona con depresión

 

En la primera etapa, cuando descubrimos el estado depresivo de la otra persona, la primera reacción, es mostrarse cariñoso, paciente, sensible… Intentas por todos los medios, arropar al otro y hacerle sentir que estas ahí.

Sin embargo, cuando las cosas no mejoran, e incluso empeoran, esa reacción inicial, se quiebra. Aparece la desesperanza, la incredulidad, la impaciencia y nuestro estado de ánimo, empieza a verse contagiado, por el de la otra persona. Aquí comienza una peligrosa espiral de dependencia emocional: “Yo estoy bien, si tú estás bien”.

En la etapa final, se produce un desbordamiento y aparecen los sentimientos de frustración e impotencia. Pensamos, que la otra persona no se va a poner bien, que no hace nada por recuperarse y los pensamientos de tirar la toalla aparecen. Las reacción de cariño y comprensión iniciales, dan lugar a respuestas crispadas e incluso agresivas hacia la persona deprimida. Tu equilibrio emocional, comienza a quebrarse y te comienzas a plantear, el continuar con tu pareja y/o lo injusto para ti, de la situación.

Tratamiento - adicciones - desintoxicación - clínica drogas - dejar el alcohol - dejar la cocaína - terapias alcoholismo - clínica La Garriga

Cada 13 minutos, una persona se suicida en el mundo

 

Al alcanzar esta tercera etapa, alternaremos y emitiremos diferentes respuestas ante el estado de ánimo del otro, en función de nuestras expectativas, pensamientos y emociones.

Esta situación, llega a ser insostenible, y es importante plantearse varias cuestiones:

  • Si bien es cierto, que el entorno donde el deprimido se desenvuelve, es importante, no lo es todo.
  • La persona deprimida, no es culpable de su depresión, pero si es responsable de recuperarse de ella.
  • No eres culpable, de que tú pareja o familiar no salga adelante. En última instancia, el trabajo de salir del pozo es solo suyo.
  • Es importante, que esta persona pida ayuda profesional cuanto antes, para poder comenzar a trabajar, todas aquellas cuestiones que están reforzando el trastorno depresivo.

 

¿Es la depresión una enfermedad?

 

La depresión es una enfermedad común pero grave y la mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar.

La depresión, como trastorno mental frecuente, se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

 

No solo consiste en estar triste

 

La depresión no solo se basa en un sentimiento continuo de tristeza. Los síntomas de la depresión pueden incluir cambios en la actividad psicomotriz (funciones cognitivas y movimientos físicos), problemas de sueño, pérdida de interés por actividades agradables, sentimiento de culpabilidad y desesperanza, falta de energía, problemas de concentración, cambios en el apetito, e incluso pensamientos e intentos suicidas.

 

¿Quién la padece?

 

Una de cada seis personas sufrirá depresión a lo largo de su vida. En todo el mundo, hay 121 millones de personas con casos de depresión grave. Dos de cada tres individuos con depresión no reciben tratamiento adecuado.

Es uno de los trastornos psicológicos más limitantes y de mayor incidencia en la población occidental. Una de cada cinco personas sufrirá una depresión a lo largo de su vida. Sus causas son muy variadas, y hoy en día se cuenta con tratamientos bastante eficaces. Como en casi todo trastorno, existen unos factores personales y de estilo de vida que favorecen su aparicion, por lo que podemos trabajar en su prevención.

 

Una vez, esta persona inicia una terapia psicológica, tú, como pareja o familiar, sería bueno, que siguieras las siguientes indicaciones, para facilitarte las cosas:

– Entender el problema: Debes informarte acerca de que es la depresión, como funciona y como la voluntad no lo es todo, existen muchos otros factores que influyen en el desarrollo y curso de este trastorno.

– Controlar los impulsos de ira y los enfados: Si estás enfadado, porque la otra persona ha hecho o no ha hecho tal o cual cosa, no le digas lo que estas deseando decirle. Ten autocontrol y quédate con tu frustración y tu rabia, ya que esa reacción tuya, no hará, sino empeorar la situación y hacer sentir peor a la persona que está deprimida.

– Observa que pensamientos te invaden: Estos son los generadores de rabia e impotencia, “No se esfuerza lo suficiente”, “No quiere superar la depresión”, “Lo que debe hacer es…”, etc. El control y la validez de estos pensamientos en ti, dependerá, del poder que tú les otorgues. Cuestiónate la veracidad y utilidad de los mismos.

– Refuerza cada pequeño avance: Cada conducta incompatible con la depresión, por pequeña que sea (sonrisa, tomar la iniciativa de hacer algo, alguna tarea domestica, etc.), debe ser recompensada por ti, para poder mantenerla y que aumente su emisión en el futuro.

– Retirada de atención: De manera contraria, no prestes excesiva atención a los comportamientos depresivos. No refuerces su llanto, ni le preguntes que le pasa a cada instante. No lo acuses, ni lo mires mal, simplemente actúa de manera natural y refuérzale cuando el ánimo esté mejor.

– Evita los sermones: No intentes hacerle razonar, ni exigirle un cambio de actitud, será inútil y te consumirá mucha energía. No se producirá una iluminación de repente en su cabeza, ni mejorará, por mucho que le digamos que su actitud no es constructiva.

– Propón actividades: Para participar en esta área, debes estar en contacto directo, con el psicólogo que dirige el tratamiento, de cara a elegir las actividades de manera correcta y paulatina. Está demostrado que el aumento de número de actividades relevantes para la persona es beneficioso pues aumenta el contacto con experiencias gratificantes, lo que repercute en un cambio en los pensamientos y el estado de ánimo. Sin embargo si la persona rechaza realizar actividades, no es conveniente presionarla ni criticarla.

– Acoger: Aunque existan momentos en que no es evidente, las personas con depresión necesitan sentir que pueden contar con quienes los rodean, que tienen personas que se preocupan por ellos y las apoyan para salir adelante. Una buena idea es invitar o motivar a hacer cosas simples, como salir a dar una vuelta, ir a hacer un café, etc. Además, estar pendiente de los avances, remarcarlos y felicitarlos colabora enormemente a que la persona sienta que va mejorando.

– Colaborar con sus rutinas: Es común que las personas con depresión sientan que ya no pueden realizar las cosas de antes, les es mucho más difícil realizar lo que a todos les resulta natural y fluído, por eso es recomendable colaborar a que la persona a que se sienta útil pero ayudarla cuando algo le cueste de sobremanera en lo cotidiano. Es bueno cuidar de no adoptar una postura sobre protectora e incentivarlos a que hagan y den su mejor esfuerzo.

– Trátalo con naturalidad: No lo trates como un enfermo o un loco, ni te obsesiones con como lo estará pasando, o que puedes hacer tú para ayudarle. Lo mejor, es que te vea de manera relajada y espontánea.

– Autocuidado: Para cuidar bien de alguien es fundamental primero cuidarse a uno mismo. Dejar espacios para la recreación y el disfrute son muy importantes para el familiar que se mantiene cerca de una persona con depresión, esa persona requiere de mucha fortaleza a su alrededor y para poder proporcionársela como es debido el cuidador debe nutrirse interiormente, ya sea espiritual, social y psicológicamente para dar lo mejor de sí.

– Ideas Suicidas: Algunas personas con depresión tienen ideas relacionadas con la muerte. Si esto ocurre es importante ponerse alerta y consultar a un profesional. Los pensamientos suicidas son un llamado de ayuda de la persona con depresión por lo tanto no es conveniente tomárselo a la ligera ni como una actuación de quien lo expresa.

– Riesgo de suicidio: Si el profesional te indica que existe riesgo de suicidio, créetelo. No mires a otro lado, o no le des importancia. Se trata de “eliminar la posibilidad”. En algunos casos, bastará con controlar, que la persona realice sus pautas terapéuticas y tome su medicación, en otros más graves, esta persona no podrá quedarse sola. Puedes hacer turnos con otro familiar o persona de confianza o bien contratar a alguien especializado en cuidar personas enfermas. El caso, es no menospreciar esta información, si así os lo hace saber el terapeuta.

– Buscar ayuda profesional: Una depresión no tratada puede llevar a la cronificación de esta, por eso es importante consultar a un especialista para tratar el problema y no esperar simplemente “que se le pase”.

 

Prevenir el suicidio

 

Es duro pensar que una persona a la que quieres puede estar pensando en el suicidio, pero una persona deprimida puede no ver otra salida. La depresión nubla la mente y distorsiona el pensamiento y puede hacer que una persona crea que no hay más salida que la muerte para librarse del dolor que está sintiendo o los problemas que padece.

Las personas con depresión son cinco veces más proclives a cometer suicidio, afirman los expertos.

 

¿Qué significa el tatuaje de punto y coma tan popular en la red?

 

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la historia que esconde el tatuaje de otra persona?

Algunos tienen más significado que otros, pero el que existe detrás de la reciente moda del tatuaje de punto y coma es realmente especial.

Los tatuajes están de moda, es un hecho. Pero no solo entre los jóvenes, cada vez más personas de diferentes edades los llevan. Por lo tanto, las probabilidades de que alguien lleve el mismo que el tuyo son muy altas. Lo que ha pasado últimamente es que algunas personas se han tatuado el mismo símbolo. ¿Quieres saber lo que significa?

tatuaje_punto_y_coma_explicacion depresión ansiedad suicidio salud mental

 

Considerando que casi cada 13 minutos una persona se suicida en el mundo, el proyecto SemiColon proyect (Proyecto Punto y Coma), busca que el tatuaje del punto y coma sea un recordatorio permanente para aquellos que han considerado la posibilidad de suicidarse pero que han optado por continuar con su vida.

Seguir leyendo…

 

Los fármacos para la ansiedad son los segundos más vendidos en nuestro país

 

Uno de cuatro de cada 10 españoles ha recurrido en alguna ocasión a medicamentos para tratar la ansiedad, la mitad en el caso de las mujeres, y hasta un 29 por ciento lo ha hecho en el último año.

  • Los fármacos para la ansiedad son los segundos más vendidos.
  • El uso de hipnosedantes creció un 15% en el último año

La OCU establece en el estudio que el perfil del usuario habitual de ansiolíticos es una mujer mayor de 34 años, con nivel de estudios bajo-medio, en situación económica difícil o de desempleo.

Y las principales razones para tomar estos medicamentos son la dificultad en conciliar el sueño (32%), problemas laborales (30%), sucesos traumáticos (29%) y por causas económicas (17%). Los consumidores habituales suelen tomar lo pautado, pero en algunos casos superan las dosis recomendadas.

 

El consumo de ansiolíticos se dispara

 

Consumimos muchos más ansiolíticos y antidepresivos, tanto, que estos fármacos han pasado a encabezar el ranking de los medicamentos más vendidos en nuestro país.somníferos, tomar pastillas, adicción a los somníferos, benzodiacepina, adicta a las pastillas, dejar las pastillas, clínica adicción

“Hoy día muchas personas se auto medican, y los nombres Clonazepam o Rivotril se han hecho comunes. También están quienes mezclan fármacos con otras drogas o con alcohol. Es una situación lamentable que se agrava debido a que este tipo de medicación, que no es de venta libre sino bajo receta archivada, se comercializa vía internet, por ejemplo”, explica una especialista de Centro Can Rosselló.

Seguir leyendo…

 

Consejos sobre cómo ayudar a una persona con depresión:

1- Convencer a la persona para que acuda al médico.

2- Acompañar a la persona deprimida al médico.

3- Prepárate para aguantar un estado de ánimo negativo.
Estar con una persona deprimida no es fácil pero tienes que entender que se trata de una enfermedad y él o ella es un enfermo/a. Tendrás que tener paciencia. Sin embargo, tu presencia y apoyo incondicional es necesario para el enfermo.

4-  No agobies a la persona deprimida con consejos.
Su cerebro no funciona igual que el tuyo. Está carente de dopamina y no piensa ni siente las cosas como tu. Simplemente acompáñale y compréndele. Háblale pero no le des sermones. Esta enfermedad requiere su tiempo.

5- Distraerlo de sus pensamientos negativos.

6- Cuidado con los pensamientos suicidas.

7- Ten un plan de actuación para cada día.

8- Presta tu tiempo incondicionalmente.

9- Comprender que el proceso de la enfermedad puede ser largo.

10- Ayudarle a tomar decisiones.

 

¿Como detectar la adicción a los fármacos?

 

Contestar las siguientes preguntas honestamente puede ayudar a evaluar si una persona tiene adicción a los fármacos o pastillas:

– Busca con frecuencia una pastilla cuando está nervioso?

– ¿Necesita ya tomar más de una píldora para lograr el mismo efecto?

– ¿Se encuentra usted a menudo pensando en las pastillas o preocupado en cómo conseguirlas?

– ¿Se ha molestado alguna vez por comentarios de sus amigos o seres queridos con referencia a su uso de medicamentos de prescripción?

– ¿Toma las pastillas antes de que cualquier síntoma aparezca?

– ¿Cambia de médicos en un intento por conseguir más recetas de fármacos?

– ¿Ha usado alguna vez medicinas de prescripción como un medio para “seguir adelante” o para “calmarse”?

 

En general, inicialmente los fármacos fueron recetada por el médico para tratar un estado de ansiedad o de insomnio. Pero poco a poco el paciente va aumentandor la dosis de ansiolíticos que toma. Llega un momento en que necesita tomar cada vez más y más pastillas.

El paciente adicto a los fármacos se queja continuamente de ansiedad, malestar psicológico o tensiones musculares. Necesita sus pastillas como cualquier otro adicto “su droga” . Puede cambiar de médico o acudir a los servicios de urgencias para conseguir más recetas, llegando incluso a utilizar los fármacos o las recetas de otros familiares y falsificando o robándolas.

Con frecuencia toma los fármacos un poco “a escondidas” y cuando el resto de la familia no está en casa. En general la familia es consciente de su dependencia de las pastillas, pero no sospechan las cantidades que pueden llegar a tomar. En España casi un 3% de la población tiene problemas de dependencia con las benzodiacepinas.

 

Adicción silenciosa…

 

La adicción a las benzodiacepinas es una adicción silenciosa. Son muchas las personas que se medican con benzodiacepinas durante mucho tiempo sin darse cuenta del desarrollo de la dependencia. Hay quien augmenta la dosis porque esta sustancia crea tolerancia.

 

Tratamiento de desintoxicación

 

Cuando se sospecha que una persona tiene problemas con los fármacos, lo urgente es diagnosticar al paciente y, si es necesario, iniciar un tratamiento. La retirada de las benzodiacepinas se tiene que hacer de una manera muy controlada. Es por eso, que en nuestra clínica, siempre será bajo la supervisión conjunta de el médico y el psiquiatra.

Adicción a las pastillas - dejar las pastillas - dejar las benzos - desintoxicación - clínica adicciones - La Garriga

 

¿Cuándo ingresar?

 

El ingreso de una persona que padece una adicción se recomienda teniendo en cuenta los siguientes motivos:

  • Cuando una persona ha intentado suprimir la sustancia sin éxito en varias ocasiones.
  • Cuando ha seguido un tratamiento ambulatorio sin conseguir una abstinencia superior a tres meses.
  • Cuando las consecuencias de su consumo han acarreado una problemática familiar o laboral.
  • Cuando las consecuencias físicas o psíquicas son importantes.

 

¿Como actuar?

 

En ocasiones los familiares cercanos se irritan con la persona deprimida porque no responde a sus expectativas. Según los especialistas, «estos enfados suelen agravar los sentimientos de menosprecio y de culpabilidad del deprimido. Es importante asumir que es complicado remontar una depresión y que ello no es debido a la falta de voluntad del deprimido, sino a la propia depresión que, entre otras cosas, anula la voluntad de la persona».

Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana padece un trastorno por adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de información: 646 479 014.


Artículos relacionados:

Los pacientes con depresión abusan frecuentemente del alcohol y otras sustancias

La mayoría de los que abusan de los analgésicos no están preparados en caso de sobredosis

¿Por qué hay cada vez más niños que pegan a sus padres? Violencia filio-parental

Delírium tremens y Síndrome de abstinencia

Superar el alcoholismo. Entrevista en televisión española Para Todos La 2

 

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS