Delírium tremens y Síndrome de abstinencia

Muchas personas se preguntan ¿existe realmente el delírium tremens? ¿o es algo que sólo sucede en las palículas? Claro que sí, “existe y es realmente muy peligroso” nos dice el dr. Francisco García, experto en adicciones y desintoxicación del alcohol.

El delírium tremens “es una forma grave de la abstinencia alcohólica que involucra cambios del sistema nervioso o mentales repentinos e intensos” nos cuenta el especialista en alcoholismo. “Es importante que las personas sepan que el delirium tremens es un síndrome grave, potencialmente letal, que ocurre en aproximadamente el 5% de los pacientes que siendo alcohólicos incurren en abstinencia súbita de alcohol.”

Astinencia alcohólica - Delirium tremens - dejar el alcohol - adicciones - centro de desintoxicación

 

Y, ¿cuando aparece? “Su aparición se sitúa, generalmente, a las 72 horas de haber tomado la última copa de alcohol.” afirma el dr. F. García. “No debemos olvidar que el delirium tremens tiene una morbilidad cercana al 10%.”

 

Síndrome de abstinencia y delírium tremens

 

El síndrome de deprivación alcohólica es la expresión clínica de la interrupción brusca o disminución de la ingesta de alcohol en un paciente que ha desarrollado una dependencia física al mismo. Se manifiesta típicamente tras 6-24 horas de abstinencia

Los tratamientos efectivos se basan en la detección precoz y tratamiento efectivo con medicación adecuada, junto con el cuidado de las enfermedades concomitantes.

El delírium tremens representa la etapa final más grave de la gama del síndrome de abstinencia producido por el alcohol y provoca una mortalidad substancial si no se trata adecuadamente.

 

Diferencias entre Síndrome de abstinencia y Delírium tremens

 

El delírium tremens es la forma más grave del síndrome de abstinencia provocado por el alcohol.

Se caracteriza por la obnubilación de la conciencia en diferentes grados, perturbación de la orientación, paranoia, ilusiones y alucinaciones (especialmente visuales), distracción y un estado hiperactivo con temblores.

Normalmente, ocurre entre los 2 a 4 días que siguen al cese de consumo de alcohol en un individuo físicamente alcohólico dependiente, y transcurre por un espacio de 3 a 10 días.

Solía conllevar una tremenda tasa de mortalidad.

En la literatura de hace medio siglo se contabilizan tasas de mortalidad de un 30%.

 

Causas del Delírium tremens

 

El delirium tremens puede ocurrir cuando usted deja de beber después de un período de consumo excesivo de alcohol, especialmente si no ingiere suficiente alimento.

El delirium tremens también puede ser causado por un traumatismo craneal, infección o enfermedad en personas con antecedentes de alto consumo de alcohol.alcohol - centro de desintoxicación - cómo actuar ante una intoxicación etílica - dejar el alcohol

Es más común en las personas que tienen antecedentes de abstinencia alcohólica, en especial en personas cuyo consumo es equivalente a 1.8 a 2.3 litros de vino o 3 litros de cerveza (o medio litro de licor “fuerte”) todos los días, durante varios meses. El delirium tremens también afecta frecuentemente a aquellas personas que han tenido el hábito del alcohol o alcoholismo durante más de 10 años.

A parte de individuos que sufren alcoholismo, el DT también puede darse tras la interrupción de fármacos tranquilizantes como los barbitúricos y benzodiacepinas en individuos con una fuerte adicción a estos.

 

Desintoxicación de otras drogas

 

El síndrome de abstinencia de otros medicamentos o drogas no hipnóticas o sedativas como por ejemplo la cocaína no tienen tales complicaciones médicas y no resultan ser fatales, mientras que las reacciones de dependencia física creadas por el síndrome de abstinencia en alcohol sí pueden causar la muerte. Frecuentemente, estas reacciones conducen a efectos físicos como palpitaciones, sudoración, escalofríos, convulsiones y muerte si no son tratados.

La mayor diferencia es que el síndrome de abstinencia del alcohol puede ser mortal (a diferencia de la mayoría del resto de síndromes de abstinencia, si no todos).

El Delirium Tremens solo ocurre en pacientes con una historia clínica que resulta en alcoholismo. En el caso de las benzodiacepinas no es necesario un periodo de toma tan largo como con el alcohol para que ocurra un síndrome que cursa de manera similar al delirium tremens.

 

Desarrollo del delirium tremens

 

La presencia del delirium tremens asociado a una ingesta diaria intensa de alcohol define la adicción a éste. Beber en exceso diariamente durante un tiempo prolongado produce inevitablemente adicción al alcohol y el subsiguiente síndrome de abstinencia.

Las estimaciones sobre alcoholismo en pacientes hospitalizados de nuestro país se han situado entre el 5 y el 15%, con una prevalencia para el síndrome de deprivación alcohólica del 2,4% sobre el número total de ingresos.

Astinencia alcohólica - Delirium tremens - dejar el alcohol - adicciones - centro de desintoxicación

 

Primera fase:
El síndrome de abstinencia del alcohol comienza entre cinco y seis horas después de dejar de beber y se caracteriza por dolor de cabeza, agitación, temblores graves, náuseas y vómitos, gran sudoración, somnolencia, calambres e incluso alucinaciones.

Segunda fase:
Tiene lugar entre las 15 y las 30 horas, y se caracteriza por los síntomas anteriores y actividad convulsiva.

Tercera fase:
Ésta es la que propiamente recibe el nombre de delirium tremens. Cursa con confusión, ilusiones extrañas, alucinaciones muy perturbadoras, agitación, midriasis,diaforesis, taquipnea, hipertermia y taquicardia. Puede ser mortal (a diferencia de la mayoría del resto de síndromes de abstinencia, si no todos).

 

Peligrosidad

 

El delirium tremens todavía representa un reto terapéutico, sobre todo teniendo en cuenta que los pacientes que en la actualidad desarrollan el síndrome suelen ser mayores y sufren problemas médicos comórbidos.

Un tratamiento efectivo puede requerir de los recursos de las unidades de cuidados intensivos y de una práctica multidisciplinar.

Hay que recordar que, aunque se diagnostique con cierta frecuencia, es importante el tratamiento precoz ante la sospecha clínica en pacientes consumidores habituales de alcohol ya que la mortalidad de este proceso puede llegar al 10%, sobre todo cuando se asocia a otras complicaciones.

 

Síndrome Wernicke-Korsakoff

 

La encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff son afecciones diferentes que se deben ambas al daño cerebral causado por la falta de vitamina B1 (tiamina).

La falta de vitamina B1 es común en personas que sufren de alcoholismo. También es común en personas cuyos cuerpos no absorben los alimentos apropiadamente (malabsorción), como ocurre algunas veces después de una cirugía para la obesidad.

El síndrome o psicosis de Korsakoff tiende a desarrollarse a medida que desaparecen los síntomas del síndrome de Wernicke. La encefalopatía de Wernicke causa daño cerebral en partes bajas del cerebro llamadas el tálamo y el hipotálamo. La psicosis de Korsakoff resulta del daño a áreas del cerebro involucradas con la memoria.

Sin tratamiento, el síndrome de Wernicke Korsakoff empeora constantemente y es potencialmente mortal. Con tratamiento, los síntomas como la falta de coordinación y las dificultades visuales se pueden controlar, así como disminuir o impedir que la enfermedad empeore.

Algunos síntomas, particularmente la pérdida de memoria y de las destrezas cognitivas, pueden ser permanentes. También se pueden presentar otros trastornos relacionados con el consumo excesivo del alcohol.

Leer más sobre Síndrome Wernicke-Korsakoff.

 

Síntomas de la abstinencia alcohólica

 

Los síntomas de abstinencia del alcohol se presentan por lo regular al cabo de 5 a 10 horas después del último consumo de alcohol, pero pueden ocurrir días más tarde. Los síntomas empeoran en 48 a 72 horas y pueden continuar por semanas.

Los síntomas comunes abarcan:

  • Ansiedad o nerviosismo
  • Depresión
  • Dificultad para pensar con claridad
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Sobresaltos o temblores
  • Altibajos en el estado de ánimo
  • Pesadillas

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Piel fría y húmeda
  • Pupilas agrandadas (dilatadas)
  • Dolor de cabeza
  • Insomnio (dificultad para dormir)
  • Inapetencia
  • Náuseas y vómitos
  • Palidez
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Sudoración
  • Temblor en las manos y otras partes del cuerpo

Una forma grave de abstinencia alcohólica llamada delirium tremens puede causar:

  • Agitación
  • Confusión intensaVer o sentir cosas que no existen (alucinaciones)
  • Fiebre
  • Convulsiones

 

Desintoxicación hospitalaria

 

Las personas con síntomas de abstinencia de alcohol de moderados a graves pueden necesitar tratamiento hospitalario en un hospital u otro centro que trate este tipo de abstinencia. La persona será vigilada muy de cerca para ver si se presentan alucinaciones y otros signos de delirium tremens. En un entorno hospitalario, el paciente estará observado y tratado 24h al día por el personal médico especializado en desintoxicación del alcohol.

La mayoría de las personas que sufre de abstinencia alcohólica se recupera por completo si reciben los cuidados necesarios; sin embargo, es posible que ocurra la muerte, especialmente si se presenta delirium tremens, motivo por el cual es vital la presencia de un equipo médico especializado.

Hay que tener en cuenta que la adicción, más allá de la decisión y la voluntad personal del adicto, es una enfermedad que escapa al control del alcohólico.

 

Cuándo acudir a un especialista

 

La abstinencia alcohólica es una afección seria que puede convertirse de manera rápida en una situación potencialmente mortal.

Llame al médico o acuda a un centro especializado si piensa que podría estar en un estado de abstinencia alcohólica, especialmente si estuvo consumiendo alcohol con frecuencia y recientemente lo dejó. Solicite una cita con el médico si los síntomas persisten después del tratamiento.

Miedo a equivocarse

 

Artículos relacionados:

Ebriorexia “la obsesión de adelgazar con alcohol”

Superar el alcoholismo. Entrevista en televisión española Para Todos La 2.

Suicidios, la epidemia del siglo XXI

Más del 40% de los menores de 15 años ya se han emborrachado

Patología Dual, cuando enfermedad mental y adicción van de la mano.

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS