Dependencia emocional en el trastorno límite de la personalidad

El Trastorno Límite de la Personalidad o TLP es considerado uno de los trastornos de la personalidad más graves, junto con el Trastorno Paranoide de la Personalidad y el Trastorno Esquizotípico, ya que muchos expertos los conciben como versiones más acentuadas del resto.

En ese sentido, el TLP puede compartir muchas características con otros trastornos de la personalidad, como el dependiente, el histriónico, el evitativo o el antisocial. La inestabilidad propia del trastorno “hace que exista una amplia comorbilidad, por lo que a veces además tienen depresión, ansiedad, trastornos de alimentación, abuso de sustancias, etc.


Vivimos las emociones de una forma extrema…


El Trastorno límite de la personalidad es uno de los trastornos de la personalidad que mas afecta la vida afectiva de quien la padece y una de sus principales características es el tener relaciones amorosas conflictivas, cosa que puede generarle angustia a la persona afectada, aumentando así la intensidad de esta patología.

Las personas con Trastorno Límite de la Personalidad experimentan las emociones como si fueran un volcán en erupción.  Tienden a sentir las emociones con mayor intensidad y frecuencia que la mayoría de la gente, hecho que explica en parte su propensión al consumo de drogas, a los atracones de comida (y por tanto a la bulimia nerviosa) o a las relaciones sexuales de riesgo. Todas estas conductas son llevadas a cabo con la intención de reducir el malestar, como también ocurre en ocasiones con los comportamientos autolesivos, que se usan para apartar la atención temporalmente de las emociones negativas.

histrionica-trastorno-de-personalidad-thp-trastorno-histrionico-de-la-personalidad-patologia-dual

Muchas personas con Trastorno Límite de la Personalidad que llevan a cabo este tipo de comportamientos afirman que sienten escaso o ningún dolor durante estos episodios, que son más frecuentes entre los 18 y los 24 años.

Del mismo modo “sienten más” que el resto de trastorno de personalidad, con todas las consecuencias. Cuanto más pronunciados sean los rasgos de límite más frecuentes serán los cambios de humor que experimenten. Sin embargo, son personas capaces de tener a su alrededor a mucha gente que les aprecia, si bien ellos no son capaces de detectar el cariño que les procesan, puesto que para ellos sólo existe una forma de amar y es “plenamente”. Por eso, necesitan continuamente demostraciones de afecto y, aún así, siempre encontrarán algo por lo que recriminar que no se les tiene estima. Su incesante búsqueda de identidad promueve que sean personas capaces de experimentar diferentes estilos de vida y regirse por diferentes filosofías en cortos períodos de tiempo, si esto les aporta la gratificación inmediata que necesitan.


Pensamiento dicotómico


El estilo de personalidad límite podría definirse como el antagonismo fuego-hielo según palabras de Morris y Oldham (1995).

Y esto es así porque las dicotomías son una constante en todos los ámbitos de vida de los límite. Las personas con este estilo de personalidad pueden amar como el que más y odiar como el que más, también. Es por ello que sus relaciones emocionales suelen fluctuar y ser efímeras. La inestabilidad propia del trastorno “hace que exista una amplia comorbilidad, por lo que a veces además tienen depresión, ansiedad, trastornos de alimentación, abuso de sustancias, etc.

 

TLP y dependencia emocional


La dependencia es otra de las señales características de este trastorno. Por eso sufren tanto si se rompe una relación o imaginan que alguien les puede abandonar. Esa necesidad de los demás, sumada a su impulsividad e inestabilidad, provoca que sus relaciones sean muy conflictivas. Para ellos, todo depende de los demás. Se quejan de que los demás no les entienden, no les ayudan o no les dan lo que necesitan para estar bien. Esta dependencia de los demás lleva a numerosas personas a una búsqueda desesperada de sexo, pero no como un modo de sentir placer, sino para obtener una fusión emocional con el otro.

Antes de continuar hablando de dependencia emocional, hay que decir que no todo lo que conocemos es dependencia emocional patológica. Las relaciones sanas cuentan con un cierto grado de dependencia que surge naturalmente aunque estas ganas de pasar el tiempo cerca de una persona están basadas en emociones positivas (felicidad, comunicación, proyectos conjuntos… etc).

Cuando la dependencia se vuelve patológica sucede que el dependiente emocional siente emociones negativas por privación (cuando no está con su pareja).

trastorno delirante - adicciones y patología dual

La autodevaluación propia del Trastorno Límite de la Personalidad se relaciona con la intensa necesidad de tener una relación íntima con otra persona, sea ésta romántica o no. Estas relaciones reducen los sentimientos de vacío y de falta de valor personal y hacen que la persona con Trastorno Límite de la Personalidad se sienta protegida en un mundo que, como se ha dicho, concibe como peligroso. Es tan fuerte su necesidad de estar unidos al otro, que no es de extrañar que las personas con Trastorno Límite de la Personalidad sean extremadamente sensibles a la posibilidad de ser abandonados.

Según palabras de Morris y Oldham (1995) el trastorno de personalidad límite podría definirse como el antagonismo fuego-hielo.

Al comienzo de una relación, sea de tipo amorosa, amistosa o familiar, las personas con trastorno de personalidad límite se entregan por completo; sin embargo, a medida que se van avanzando en ésta, va acortando distancias con la otra persona, hasta tal punto que llega a asfixiarla. Pretenden llenar su mundo con el del otro. El mundo hay que verlo desde su propio prisma; si no es así abandonan rápidamente los lazos afectivos.


Tratamiento terapéutico integral


El abordaje terapéutico de este trastorno presenta especiales dificultades debido al mal cumplimiento general de estos pacientes, al hecho de no existir psicofarmacología específica para su tratamiento y a la facilidad para los conflictos en la relación terapéutica.

Por este motivo, es muy importante una actuación global por un equipo multidisciplinar para poder conseguir unos buenos resultados. El paciente recibe un tratamiento global e integrado en ambos ejes de su cuadro dual por un mismo Equipo de Tratamiento (adicciones y trastorno) formado por: terapeutas, médico especialista en adicciones, psicólogos y psiquiatra.

Patología Dual - tratamiento de la patología dual - adicciones - tratamiento bipolar

Se ha comprobado como el ambiente protector de un medio hospitalario con ingresos de duración media y con un abordaje terapéutico mediante la aplicación de diversas técnicas psicoterapéuticas, grupales, psicofarmacológicas, ocupacionales, psiquiátricas, etc.

La terapia cognitiva ayudará al control de los impulsos y el entrenamiento en habilidades sociales mejorará la relación interpersonal.



Procesos del tratamiento de TLP

 

Una vez que se ha establecido el diagnóstico, y se ha determinado si existen otros trastornos concomitantes, se procede a establecer las prioridades del tratamiento. Será imprescindible realizar un tratamiento de desintoxicación previo cuando la persona sea consumidora habitual de sustancias ilegales, ya que estas van a interferir en el progreso esperado.

Algunos de los objetivos que se persiguen en el tratamiento del trastorno límite de la personalidad son:

– Independencia emocional. Se trabaja con la persona sus problemas de dependencia emocional para que aprenda a guiarse por sus propios valores y opiniones, y se le enseña que estos son tan válidos como los de los demás, para lo cual se le solicita que sea capaz de expresar y defender su opinión ante distintas situaciones.

– Mejora de la comunicación, de forma que pueda establecer relaciones saludables con otras personas, sin idealizarlas ni demandarles más allá de lo que corresponde a la relación.

Aumento de la autoestima y de la identidad personal, un trabajo cognitivo por el que se trata de afianzar la identidad que le hace único y diferente al resto, a la vez que aprende a valorarse con sus virtudes y sus defectos.

Control del estrés y de la frustración: la comprensión de su trastorno y de las consecuencias que este provoca son un primer paso para liberarse de ese sufrimiento psicológico que implica el desconocer qué le pasa y la frustración de no saber si puede cambiar. El hecho de observar el progreso en otras áreas, como la independencia o la comunicación interpersonal, le ayudará a reducir su frustración y, junto con técnicas de relajación, a controlar el estrés.

Control de la impulsividad y la ira, enseñándole a detectar cuándo se está tensando y, con ello, el momento en que puede surgir ese estallido de ira.

Combatir las ideas suicidas y los intentos de autolesión, a través de mayor comprensión de sí mismo y su trastorno.

Disminución de determinados síntomas agudos, si los hubiera.

Manejo de las emociones, aprendiendo a gestionar sus sentimientos y no recurrir a acciones potencialmente dañinas para sí mimo.



¿Como actuar? Cuándo contactar a un profesional

 

Consulte con un profesional si usted o alguien que conozca tienen síntomas del trastorno de personalidad límite. Es especialmente importante buscar ayuda de inmediato si usted o alguien conocido están teniendo pensamientos de suicidio.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar consiguiendo un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de información: 646 479 014


También puede interesarle:

¿Se puede diagnosticar el TLP en adolescentes?

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Generación postureo: el afán de mostrar a los demás lo felices que somos

¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes

Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales

Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II)

El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

Adicción al sexo ¿Cuando podemos hablar de adicción al sexo?

© 2016 Elena Martí Nabona para Centro Can Rosselló