España lidera el abuso de Orfidal y Trankimazin

Si preguntamos cual es la droga más consumida en España, algunos dirán el alcohol, otros la marihuana, pero seguro que muy pocos dirán los los somníferos o las benzodiacepinas. Los hipnosedantes, o benzodiacepinas, son las drogas más consumidas en España después del alcohol y el tabaco.

Según un estudio publicado en la revista especializada BMC Psychiatry, refleja que España encabeza el uso inapropiado de opioides. Los opioides son analgésicos como el tramadol y la codeína. Su uso inapropiado se puede dar cuando alguien con dolor los consigue a través de un amigo para automedicarse, pero también para su empleo en fiestas. “La codeína y el tramadol son ahora la droga chic en Rusia. Una sobredosis provoca un efecto excitante”, señala uno de los coautores del estudio, José Martínez Raga, psiquiatra del Hospital Doctor Peset de la Universidad de Valencia.


Consumo inapropiado de sedantes


España también lidera el consumo inapropiado de sedantes, como el alprazolam (Trankimazin), el lorazepam (Orfidal), el diazepam (Valium) y el bromazepam (Lexatin). Algunas personas los mezclan con cocaína o alcohol. De hecho, su uso es muy frecuente entre los adictos a la cocaína.  El uso imprudente de fármacos de prescripción se refiere tanto a la automedicación como a su empleo para alcanzar estados de euforia.

adicción a las pastillas - orfidal - somníferos - adicciones - benzodiacepinas

Muchos profesionales de la salud lo tienen claro: “En España hay mucha ligereza a la hora de utilizar medicamentos. En las series españolas se habla de tomar Orfidal o Trankimazin como si fueran caramelos. Dentro de las campañas de prevención de las adicciones habría que incluir no solo el tabaco y el alcohol, sino también estos fármacos de prescripción.

 

Esas pastillas blancas para dormir… ¿Solución o problema?


Al llegar la noche, muchas mujeres ( y hombres) no pueden conciliar el sueño si no es con la ayuda de una pastilla para dormir.
Son esos pequeños discos blancos llamados Orfidal, Tranxilium, Lorazepam, Lexatin,Valium o Trankimazin. Un fármaco barato (un par de euros la caja de 50 con receta pública), eficaz a corto plazo y promete pocos efectos secundarios… Ayudan a dormir. A domar esos nervios. A poner al mal tiempo buena cara. A poder con la vida, sí. Cómo algo mágico, en teoría. En definitiva: Cómo cualquier otra droga.

“Me dijeron que tenía trastorno de ansiedad. Empecé con la medicación. Después de un tiempo, el Orfidal se convirtió en parte de mi rutina. Lo tomaba cada noche de manera automática, como otros toman vitaminas o calcio. Nunca cuestioné su uso…”


“Crea adicción. Te metes en la cama pensando solo en la pastilla”


Marcos cuenta que lleva varios meses en casa sin trabajar por fuertes dolores en la espalda. Los ansiolíticos y antidepresivos le han ayudado a superar su difícil situación pero tiene miedo a la dependencia, sobre todo a no volver a conciliar el sueño con normalidad.

Es la segunda vez en su vida que tiene que acudir a las pastillas para descansar: “Estos fármacos crean adicción. Te metes en la cama y solo piensas en tomarte la pastilla. Me costó mucho dejarlas la primera vez y ahora creo que no podría volver a dormir sin ellas. Sí, asusta mucho la idea”.


Tranquilizantes y riesgo de adicción


Si preguntamos cual es la droga más consumida en España, algunos dirán el alcohol, otros la marihuana, pero seguro que muy pocos dirán los los somníferos o las benzodiacepinas. Los hipnosedantes, o benzodiacepinas, son las drogas más consumidas en España después del alcohol y el tabaco.

El porcentaje sube al 16% en las mujeres, entre las que se estima que hay más de medio millón de adictas a la única droga legal que precisa receta médica. Los fármacos para la ansiedad son los segundos más vendidos en nuestro país.

El adicto a los ansiolíticos no busca un subidón; sencillamente necesita las pastillas para dormir. No lo ves como un problema de voluntad sino de supervivencia. A las drogas ilegales todos les tememos, pero lo que la mayoría de la gente no sabe es que las drogas de prescripción pueden ser tanto o más dañinas.


Medicamentos de prescripción: Abuso y adicción


Son esos pequeños discos blancos llamados Orfidal, Tranxilium, Lorazepam, Lexatin, Valium o Trankimazin. Un fármaco barato (un par de euros la caja de 50 con receta pública), eficaz a corto plazo y sin grandes efectos secundarios. Ayudan a dormir. A domar esos nervios. A poner al mal tiempo buena cara. A poder con la vida, sí. Cómo algo mágico, en teoría. Cómo cualquier otra droga.

abuso de medikinet - metilfenidato - concerta

El 18% de los encuestados españoles ha consumido tranquilizantes al margen del médico

Por eso están entre los fármacos más recetados en España, el país de Europa donde más ha crecido su consumo por, pero no solo, la crisis económica. Sin embargo, a cambio de su eficacia, las pastillas tienen una gran capacidad de generar dependencia. Ciertas pacientes necesitan cada vez más dosis. Y muchas veces, médico y paciente saben cuándo inician un tratamiento pero no cuándo acaban.


Benzodiazepinas, lo que debemos saber acerca de ellas


Las benzodiacepinas son los fármacos de mayor abuso, con un 39%; y gracias a sus poderosos e inmediatos efectos sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, son las sustancias más halladas en las sobredosis; y junto a las benzodiacepinas se encuentra la metadona, que se ha disparado un 400%.

“Los fármacos de prescripción, y otros que no, son tan poderosos y peligrosos como las drogas de la calle, y necesitamos que la gente esté al tanto de estos peligros” afirman los especialistas.

Es un problema que ha alcanzado proporciones epidémicas y muchos fármacos son aún más letales cuando se combinan con otros que parecen inofensivos, tal como el acetamonifen con la hidrocodona y otros opioides.

 

¿Como detectar la adicción a los fármacos?


Contestar las siguientes preguntas honestamente puede ayudar a evaluar si una persona tiene adicción a los fármacos o pastillas:

¿Busca con frecuencia una pastilla cuando está nervioso?
¿Necesita ya tomar más de una píldora para lograr el mismo efecto?
¿Se encuentra usted a menudo pensando en las pastillas o preocupado en cómo conseguirlas?
¿Se ha molestado alguna vez por comentarios de sus amigos o seres queridos con referencia a su uso de medicamentos de prescripción?
¿Toma las pastillas antes de que cualquier síntoma aparezca?
¿Cambia de médicos en un intento por conseguir más recetas de fármacos?
¿Ha usado alguna vez medicinas de prescripción como un medio para “seguir adelante” o para “calmarse”?

 

La retirada de los tranquilizantes, siempre bajo supervisión médica

 

Las secuelas de los tranquilizantes no son sólo psicológicas. También las hay físicas. Tanto el tratamiento como la retirada de los tranquilizantes se debe realizar siempre bajo supervisión médica, pues además de efectos secundarios como cierta confusión mental o mayor riesgo de caídas en personas mayores, si se interrumpe el tratamiento de forma brusca hay un efecto rebote que hace que la persona sienta mayor ansiedad.

 

Síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas

 

Las benzodiacepinas generan dependencia física y psíquica, favorecidas por la duración del tratamiento o durante la propia automedicación que el paciente realiza. Nos encontramos ante uno de los síndromes de abstinencia más graves.

El síndrome de abstinencia a las benzodiazepinas puede dresentar: gran ansiedad, agitación, irritabilidad, insomnio y pérdida del apetito, agresividad, mareos, nauseas, vómitos, angustia, confusión, convulsiones, elevación de la temperatura corporal. Hay que decir que el síndrome de abstinencia de las benzodiazepinas al igual que el provocado por alcohol, pueden producir la muerte del individuo. En los casos de dependencia es necesaria una desintoxicación en una clínica especializada.

 

Tratamiento de desintoxicación

 

Cuando se sospecha que una persona tiene problemas con los fármacos, lo urgente es diagnosticar al paciente y, si es necesario, iniciar un tratamiento. La retirada de las benzodiacepinas se tiene que hacer de una manera muy controlada. Es por eso, que en nuestra clínica, siempre será bajo la supervisión conjunta de el médico y el psiquiatra especializados en adicciones.

 

¿Cuándo ingresar?

 

El ingreso de una persona que padece una adicción se recomienda teniendo en cuenta los siguientes motivos:

  • Cuando una persona ha intentado suprimir la sustancia sin éxito en varias ocasiones.
  • Cuando ha seguido un tratamiento ambulatorio sin conseguir una abstinencia superior a tres meses.
  • Cuando las consecuencias de su consumo han acarreado una problemática familiar o laboral.
  • Cuando las consecuencias físicas o psíquicas son importantes.

 

¿Como actuar?

 

Si usted sospecha que un miembro de su familia o persona cercana padece un trastorno por adicción, lo mas urgente es conseguir un diagnóstico profesional y un tratamiento efectivo que resuelva la situación.

En Centro Can Rosselló recomendaremos lo más adecuado en cada caso y asesoraremos a la familia y al paciente sobre como actuar. Recuerde que nos puede llamar las 24 horas del día a nuestro teléfono de información: 646 479 014.

 

Artículos relacionados:

Cómo ayudar a un familiar con depresión

¿Tristeza o depresión? La importancia de saber distinguirlas

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

Los peces europeos se ‘vuelven locos’ con los ansiolíticos que echamos a los ríos

Un tercio de la población ha utilizado un medicamento para la ansiedad

Ludopatía y mujer, análisis del perfil psicológico

Los pacientes con depresión abusan frecuentemente del alcohol y otras sustancias