Hoy se suicidarán 10 personas en España y 20 más lo intentaran

La adolescencia es una etapa llena de cambios físicos y psicológicos, que marcarán en gran medida nuestro correcto desarrollo y transición a la edad adulta.

En muchas ocasiones los cambios que experimentamos se pueden llegar a vivir con resistencia y negatividad, favoreciendo la aparición de enfermedades o incluso de pensamientos/conductas suicidas.

 

Prevenir el suicidio en adolescentes y jóvenes

 

Hoy os queremos hablar de la prevención del suicidio en adolescentes, ya que pensamos que proporcionar información veraz y objetiva sobre el tema, es la principal herramienta desprevención que podemos utilizar.

El suicidio es poco frecuente en la adolescencia temprana y en jóvenes, sin embargo, durante los últimos años, los datos indican un incremento continuado de los casos de ideación, intento y suicidios consumados, por lo que debe ser abordado desde todas las áreas posibles, y sobre todo prevenir desde el ámbito escolar y familiar que tan influyentes son en estas etapas de la vida de cada persona.

La mayoría de muertes se podrían evitar pero el tabú y el estigma social impide a la persona pedir ayuda, según los especialistas

 Patología Dual - Trastorno de la personalidad por evitación

 

Factores de riesgo para el suicidio en adolescentes

Según una gran cantidad de estudios los factores de riesgo para el suicidio en adolescentes son los siguientes:

  • Factores biológicos.
  • Orientación y diversidad sexual.
  • Desestructuración familiar.
  • Psicopatología en los padres.
  • Exposición a comportamientos suicidas. Antecedentes familiares de suicidio.
  • Relaciones conflictivas entre iguales.
  • Falta de apoyo social.
  • Abuso y negligencia.
  • Aspectos culturales y étnicos.

 

La Organización Mundial de la Salud ha catalogado el suicido y sus intentos, como unos de los problemas más graves de la sociedad actual, en la etapa de la adolescencia.

– El suicidio es la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 25 años, y la sexta causa de fallecimiento en edades comprendidas entre los 5 y los 14 años.

– En el 90 % de los casos el suicidio va vinculado a algún tipo de trastorno mental.

– Las personas afectadas por depresión tienen una probabilidad de riesgo suicida 20 veces superior a la media de la población.

Partiendo de la base de que cualquier trastorno de base neuropsicológica es tratable, y por tanto susceptible de mejora, es esencial que además como padres, amigos, educadores u otros profesionales tengamos una mínima formación relacionada con la prevención de la conducta suicida.

 

¿Qué sentimientos puede manifestar un adolescente con ideación suicida?

 

– Pensamientos de que la vida no merece la pena, la soledad de que nadie puede ayudarle y que nada va a cambiar a positivo.

– Sentirse hundido, sin fuerzas, con cambios bruscos de humos, falta de interés por la vida, trastornos del sueño…

– Conductas adictivas, por ejemplo al alcohol o algún otro tipo de drogas.

 

Señales de advertencia

 

  • El suicidio en adolescentes con frecuencia ocurre después de un evento estresante en la vida, como problemas en la escuela, la rotura con un novio o novia, la muerte de un ser querido, un divorcio o un fuerte conflicto familiar.
  • Los adolescentes que piensan en suicidarse podrían: • mencionar el suicidio o la muerte en general
  • Insinuar que ya no estarán más
  • Mencionar los sentimientos de desesperanza o de culpa
  • Retraerse de amigos o de la familia
  • Escribir canciones, poemas o cartas sobre la muerte, la separación y pérdida
  • Empezar a regalar objetos valiosos a hermanos o amigos
  • Perder el deseo de participar en cosas o actividades predilectas
  • Tener dificultades para concentrarse o pensar con claridad
  • Mostrar cambios en hábitos de alimentación o de dormir
  • Participar en comportamientos riesgosos
  • Perder interés en la escuela o en los deportes

 

Consejos para prevenir el suicidio

 

El escenario ideal sería aquel en el que el propio adolescente da señales de alarma, solicitando la ayuda necesaria que pueda evitar un desenlace relacionado con la culminación del suicidio. Pero cuando esto no sucede algunos consejos que como padres podemos llevar a cabo son:

1. Vigilar la evolución de la depresión y de la ansiedad, evitando que esta aumente sin control.

2. Escucha a tu hijo adolescente, incluso cuando no te habla.

3. No ignores las amenazas de suicidio de tu hijo, pensando que pueden ser solo para llamar la atención. No relativices cualquier comentario de tu hijo, incluso aunque sea esporádico.

4. Busca ayuda profesional. Si la conducta de tu hijo te preocupa o consideras que te faltan herramientas personales para ayudarle, accede al consejo profesional. Seguro que la ayuda de un experto no sólo servirá de ayuda para tu hijo, sino también para ti de cara a seguir ayudándole con más seguridad y confianza.

5. Comparte sus sentimientos. Recuerda a tu hijo, cada día, que no está solo… y que los sentimientos de tristeza y depresión también pueden llegar a formar parte de la vida de los adultos. Acompáñale a que interprete con normalidad sus sentimientos.

6. Anima a tu hijo a que no se aísle, ni de los amigos ni de la familia. El compartir momentos con otras personas es un excelente foco de distracción y de los pensamientos negativos reiterados.

7. Recomiéndale que practique algún deporte.

8. Ten especial cuidado con focos de riesgo. Nos referimos a compañías no apropiadas, que no sean un punto de apoyo para la recuperación de tu hijo, o incluso de elementos que puedan ayudarle a consumar cualquier nueva tentación de suicidio (medicamentos, bebidas alcohólicas, etc.).

Tu rol como padre o madre es esencial tanto para la prevención de posibles conductas suicidas en tu hijo, como para el tratamiento y reeducación necesaria para la mejora del foco que las genera. Así mismo, no descartes nunca la opción del consejo profesional, tanto para evaluar si la conducta de tu hijo requiere de su intervención, como para cualquier duda relacionada con la ayuda que tu le puedas ofrecer.

Suicidio - trastorno de personalidad - suicidios - como prevenir un suicidio - abuso de sustancias - adiccion - adicciones - dejar las drogas

En España se registra una media de diez suicidios diarios y entre diez y 20 tentativas de suicidio.

 

El suicidio se convierte en la primera causa de muerte entre los jóvenes



Si hace poco nos hacíamos eco de las declaraciones de la Federación Catalana de Asociaciones de Familiares y Personas con Problemas de Salud Mental (FECAFAMM) en que manifestaban que  El suicidio pasa a ser la primera causa de muerte de los catalanes de entre 30 y 44 años  hoy también podemos confirmar que  los suicidios han desbancado a los accidentes de tráfico como primera causa de muerte entre los jóvenes vascos.

Un dato: en Euskadi, en 2013 se suicidaron 178 personas, 128 hombres y 50 mujeres. Y la muerte por suicidio constituye en nuestro medio la primera causa de muerte por causas externas, y la primera causa de muerte absoluta en el rango de edad entre los 25 y los 34 años. “El descenso tan importante de fallecidos en carretera es lo que ha provocado que el suicidio, que era históricamente la segunda causa de muerte no natural, haya subido al primer puesto. Pero no es por el hecho de que haya un incremento sustancial”, explica Miguel Gutiérrez, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría.

 

El 50% de los suicidios entre jóvenes están relacionados al bullying



El año pasado se registraron unos 600 mil suicidios en menores, de los cuales el 50% estuvo relacionado con bullying dentro y fuera de las escuelas y en las redes sociales.

El 43% de los jóvenes entre 12 y 25 años que sufren acoso escolar en nuestro país han pensado en suicidarse y un 17 % de ellos lo ha intentado.

Entre las consecuencias negativas que el bullying deja en los futuros adultos, hay que mencionar la baja autoestima, la búsqueda de aceptación por medio de conductas nocivas, transformarse de víctima en agresor o adoptar una actitud hostil o de enojo ante la vida.

Los actos de intimidación se dan en un porcentaje mayor en las mismas instalaciones escolares, y después en el trayecto de casa al colegio. Pueden consistir en violencia física o verbal, o en maniobras de exclusión social de un alumno o alumna. En los últimos tiempos han aparecido modalidades a través de las redes sociales, como el bullying electrónico, o el sexting, que consiste en difundir imágenes o videos de alto contenido sexual o erótico para provocar la humillación del afectado. Save the Children ha publicado recientemente un estudio sobre el acoso escolar y el ciberacoso en España, con una propuestas de actuación.

 

Por cada muerto en carretera hay dos suicidas

 

La estadística vasca es perfectamente extrapolable al ámbito estatal y es que, según los datos que acaba de hacer públicos el INE, en 2013 se quitaron la vida en España 3.870 personas, la cifra más alta de los últimos veinticinco años. Es la primera causa de defunción no natural, bastante por delante de los siniestros de tráfico. De hecho, por cada muerto en carretera hay dos suicidas. Lo que significa que en el Estado diez personas se quitan la vida, de media, cada día.

“El suicidio es un tema muy complejo que tiene sus causas en factores biológicos, psicológicos y también sociales y culturales. No se puede entender si no se estudia individualmente”, añade Gutiérrez, suscribiendo la opinión de aquellos que alertan del peligro de esconder detrás de la crisis el complejo mundo que se oculta detrás de un suicidio.

A su juicio, en términos generales, la prevalencia del suicidio tanto en Euskadi como en el resto de España se mantiene prácticamente inalterable desde hace varios años. “Desde el 2000 hasta ahora las cifras están estables, con alrededor de un 8,5 suicidios por cien mil habitantes al año. Eso nos deja con una de las tasas más bajas de Europa”, subraya.

El mayor factor de riesgo es padecer un problema mental grave, especialmente depresión, psicosis como la esquizofrenia, y dependencia del alcohol. El 80 o 90% de los suicidios consumados en nuestro medio se producen en este contexto.

Los más vulnerables son aquellos que ya han tenido un intento anterior. Por ello los expertos advierten de que los datos que se manejan de tentativas son inferiores a los reales porque el registro recoge los intentos que acaban en hospitalización, pero no aquellos que se resuelven en urgencias. “Hay que normalizar esta problemática como lo que es, un problema de salud”, precisan.

 

Reducir el número de suicidios

 

Aunque pueda ser prácticamente imposible erradicar el suicidio, sí se puede actuar para reducir el número de suicidios, al igual que se ha hecho con los fallecimientos por accidentes de tráfico. Para ello, es importante facilitar el acceso a los servicios de salud mental, la mejora de las condiciones socioeconómicas y el apoyo a las familias, la eliminación del estigma asociado a la enfermedad mental y al suicidio en particular, implicando para ello a los medios de comunicación.

También critican la falta de campañas de prevención como las de los accidentes de tráfico. Y es que aunque es un tema estigmatizado, el efecto llamada no existe. “Es importante erradicar el estigma del suicidio, y no pensar que porque no se hable de ello desaparecerá, ya que sucede todo lo contrario”.

La prevención temprana de los pensamientos y las conductas suicidas es crítica. Reducir el estigma asociado con la búsqueda de ayuda por problemas de salud mental es de la mayor importancia.

Hablar de suicidio no conlleva que haya más casos, lo que sí es cierto es que “El riesgo de que se produzcan más suicidios que los habituales aumenta cuando la historia describe explícitamente el método de suicidio, cuando usa unos titulares o imágenes dramáticos y/o gráficos, y la cobertura repetitiva de la historia sensacionaliza o embellece una muerte”, según afirman los expertos.

 

Suicidios, la epidemia del siglo XXI

 

– Cada año se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad “global” de 16 por 100 000, o una muerte cada 40 segundos.

– En los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en un 60% a nivel mundial. El suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años.

– Estas cifras anteriores no incluyen los tentativas de suicidio, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado.

– En España, se quitan la vida entre nueve y diez personas cada día. Y la cifra mundial es de 1 millón 100 mil personas, según informes de entidades como la OMS, Unicef, Cepal, organizaciones que están preocupadas por el vuelco que han tomado las estadísticas en el sentido de inclinar las cifras hacia la población infantojuvenil.

 

También puede interesarle:

Generación postureo: el afán de mostrar a los demás lo felices que somos

El fenómeno de los ‘Youtubers’ ¿Está todo permitido?

¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes

Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales

Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II)

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

¿Se puede diagnosticar el TLP en adolescentes?

La edad de inicio en el consumo de droga cae a los 14 años. ¿Y si mi hijo consume?

Síndrome del emperador o del niño tirano: cómo detectarlo