La generación del consumismo y el “prozac”

Nacieron en un mundo completamente digitalizado. Para ellos no existen fronteras ni limitaciones de tiempo. Todo es inmediato. Se dejan atrapar por la hipercomunicación y por la urgencia de satisfacer necesidades impuestas.Viven en una comunidad “falsa” y efímera. Suelen tener más amigos virtuales que reales.

 

Millennials: tecnológicos, consumistas y globalizados.

 

Los Millennials, también conocidos como la Generación Y, son aquellas personas que nacieron dentro de los últimos años del siglo pasado y que crecieron con el boom de internet y rodeados de los dispositivos que permiten el acceso al mismo.

Esta nueva generación representa al 30% de la población mundial y supone un desafío para la sociedad por las nuevas características que han adquirido.

Pero, ¿quienes son los millennials? Para muchos son esa generación que nacieron sabiendo el concepto de móvil, sabiendo que tienen que esperar cinco segundos de publicidad antes de comenzar a ver un vídeo en Youtube y comprenden al instante como funciona determinado juego en una aplicación. Otros sencillamente los definen como egocéntricos, que se pasan el día en Snapchat y que tan siquiera piensa si necesita un producto antes de adquirirlo.

Para ellos hay otros parámetros de valores morales: no hay tanto respeto hacia las generaciones mayores, donde todo debe ser joven y activo. Todo debe ser ya, ahora y en este momento. No hay tiempo para pensar.

Los millennials no se despegan de las redes sociales para consumir contenidos. Un 83% de los chicos de entre 18 y 24 años y un 63% de los que tienen entre 14 y 17 utiliza Facebook. La plataforma más popular entre los de 13 años es Instagram, utilizada por un 48%.

Beautifulgeneración postureo - trastorno personalidad - sin pezones

 

Inquietos y extrovertidos, los Millennials tienen predilección por los dispositivos móviles para la búsqueda de información, por lo que las organizaciones deben adaptarse a ellos para retenerlos dentro de sí.  Los contenidos de corta duración e interactivos son excelentes para acaparar su atención; y es que son nativos digitales…

Usan internet como principal fuente de información (porque está disponible inmediatamente) y la consumen mediante dispositivos móviles y buscan información constantemente. Valoran el equilibrio entre lo laboral y personal y aman la creatividad y el trabajo en equipo. Aunque dicen de ellos que son una generación individualista…

Eso sí, no debemos olvidar que los millennials se han hecho mayores. Nacieron entre finales de los años setenta y 1993, ahora tienen entre casi cuarenta y 23 años. Es el momento de dejar paso a las nuevas generaciones.

 

El consumismo como un estilo de vida satisfactorio.

 

Se conoce como consumismo al consumo innecesario o exagerado, que incluye el uso de bienes y servicios que no son imprescindibles.

“Me siento deprimido” “estoy triste” “necesito olvidarme de mis roblemas”: por estas y otras razones similares hay personas que salen de compras con la convicción de que con esa actividad aliviarán su ansiedad o malestar . Se trata de una vía de escape equivocada, ya que una compra compulsiva de productos no necesarios solo aporta una satisfacción inmediata sin resolver los problemas personales, lo que conduce a que la compra compulsiva se mantenga.

Y es que hay personas que sacian el vacío que les causan la soledad, el tedio, las tensiones y problemas, los disgustos o la incomprensión, a través de las compras compulsivas. Necesitan un tratamiento para resolver las raíces de sus carencias afectivas y no dar pie a un consumismo adictivo con sus consecuencias.

 

Los ‘smartphonistas’

 

El 35 por ciento de compras online de moda en España, se realizan a través de smartphones o tablets, una cifra que representa un incremento del 3 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado y que muestra el creciente uso de los dispositivos móviles como el método de compras online.

La compra móvil se hace principalmente durante la mañana y por la noche, mientras que el desktop gobierna durante el resto del día. Otro dato a destacar es que los compradores que vuelven a visitar la web en los 30 días posteriores a su compra online, son 8 veces más propensos a volver a comprar que quienes visitan la web por primera vez.

Tenemos una necesidad imperiosa de mostrar al mundo lo felices que somos. Vivimos en un mundo plagado de selfies, obsesionados con la popularidad y con mostrar el lado bueno de las cosas .

Cientos de personas permanentemente unidas a una comunidad “falsa” y efímera, donde se potencian unos valores que no existen y se difumina una auténtica realidad. Un mundo de colores donde predomina la foto de tu última cena, tu foto de verano con el tan ansiado flotador XXL o tu plato de comida, eso sí,  todos los alimentos deben ser muy saludables.

 

¿Qué es la Generación C?

 

La Generación C no se atribuye a un rango de edades específico, aunque Google habla que la gente menor a 35 años es más propensa a forma parte de ella. El 80% de la “Generación C” está compuesta por la generación del millennials, el público principal de YouTube.

La Gen C, se enfoca no en la edad, sino en la condición de conexión y de acceso a la información que cuentan las personas por medio de Internet. En la medida que usamos internet para resolver temas específicos de nuestra vida, en esa misma medida formamos parte de la generación C, sin importar la edad o nivel socio económico que tengamos.

Esta es una nueva generación que tiene una relación distinta con el contenido. Las principales características de esta generación son las siguientes:

  • Usuarios muy interesados en la creación, protección, conexión y comunidad alrededor de unos contenidos
  • La generación C es un estado de ánimo y los que la conforman necesitan expresarse ( el 67% suben fotos a las redes sociales)
  • Youtube es el entorno de entretenimiento donde publican y consumen contenido en vídeo
  • Estos usuarios están siempre conectados y que valora la relevancia y la originalidad
  • Consumen el contenido desde cualquier dispositivo y cuando lo necesita y no cuando se programa
  • Estos usuarios son los que marcan tendencia con sus interacciones en redes sociales

 

Somos la generación de la inmediatez

 

La Generación C tiene una necesidad urgente de interactuar con el mundo, y satisface esa sed a través de las comunidades, ya sea su comunidad real de amigos y familiares o la comunidad virtual de seguidores, fans o conocidos. La Generación C participa en grupos distintos de forma simultánea, y combina las influencias de sus amigos, sus pasiones y el mundo que les rodea para crear un único conjunto de amistades y asociaciones.

Y es que no debemos olvidar que los millennials se han hecho mayores. Nacieron entre finales de los años setenta y 1993, ahora tienen entre casi cuarenta y 23 años. Es el momento de dejar paso a las nuevas generaciones.

Esta generación está siempre online e interactuando: el 55% afirma estar conectado a 100 o más personas a través de redes sociales, mientras que el 15% está conectado a más de 500 personas.

La Generación C da más de lo que recibe. Son generadores innatos de contenidos y sacian su sed de conexión mediante la búsqueda de contenido que merezca la pena compartir, incluido el publicitario, que pueden usar para provocar una reacción y reforzar así los vínculos emocionales con su comunidad.

También puede interesarle: ¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II) ¿Qué es el Trastorno por Atracón? El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo Adicción al sexo ¿Cuando podemos hablar de adicción al sexo? El abuso de las nuevas tecnologías reduce la memoria de los adolescentes El 21% de los adolescentes españoles están en riesgo de ser adictos a Internet  

Ambición y narcisismo son dos cualidades que definen perfectamente a esta generación del postureo, que ha visto crecer internet a marchas inimaginables y que no concibe su vida sin contar su fin de semana en sus redes sociales. Pero esto puede llegar a ser muy peligroso.

¿La egolatría es una reacción inevitable en las plataformas sociales? Te recomendamos el artículo El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

Ahora ya lo sabes, antes de publicar tus fotos en grandes redes como Facebook, sería conveniente pensar ¿por qué lo haces?, ¿te consideras selfie?, ¿necesitas alguna clase de ayuda?

Y recuerda: Nadie tiene una vida perfecta, independientemente de sus sonrisas en las fotos de Instagram.

 

La Generación Z

 

Se terminó el egoísmo, el narcisismo selfie, la obsesión por el consumo y la pasividad que conlleva. Hay una generación que quiere salvar el mundo, pero todavía no sabe cómo. Mientras los millennials se han digitalizado con el tiempo, los Z han nacido ya digitalizados.

La generación Z han nacido o crecido en plena recesión, en un mundo azotado por el terrorismo, índices de paro galopantes y una sensación apocalíptica provocada por el cambio climático. Son la primera generación que se ha educado y socializado con internet en el bolsillo. Esta generación está definida por las tres ies: Internet, irreverencia e inmediatez.

Los jóvenes Z son autodidactas, creativos y sobreexpuestos a la información, nativos digitales que suponen un cambio generacional mucho más radical que el protagonizado por los ‘millennials’. Esta generación ha sido la primera en socializarse y educarse con internet

Son la generación Z, el grupo demográfico nacido entre 1994 y 2010 y que representa el 25,9% de la población mundial. Esta generación será más cautelosa y realista, y también más escéptica respecto a las grandes compañías.

Son los adolescentes y niños nacidos desde finales de los noventa, también llamados The New Silent Generation, para los que los teléfonos siempre han sido “smart”, los mensajes se escriben en menos de 140 caracteres y Amy Winehouse es un personaje histórico.

Si a la Generación del Milenio se le llamaba coloquialmente la Generación Youtube por la importancia que tomaba la imagen en movimiento, la Z está marcada por las comunicaciones rápidas, los mensajes cortos y la preponderancia de los iconos y símbolos sobre los textos. Además, en muchos casos, la rapidez se prioriza sobre la calidad de los mensajes, que se consumen igual de rápido que se crean.

Para los menores de 20 años, el mundo está en las redes sociales, pertenecen a muchas, enormes y diversas comunidades cuyos miembros no han tenido nunca relación no virtual, de ahí que sus habilidades sociales se resientan.

 

La Generación del Postureo

 

Nos gusta compartir el lado bonito de nuestras vidas. Mostramos lo mejor de nuestro día a día al mundo a través de las redes: tu última postura de pilates con un tenue filtro, un plato del restaurante más trending y un “Smoothie bowl” el nuevo desayuno (sano) de moda. Pero hay un inconveniente: nuestras vidas no son siempre de color de rosa por mucho que queramos que sea así.

Es imposible que una persona, independientemente si es famosa o no, esté siempre feliz y trate de demostrárselo al resto del mundo a través de sus selfies o vídeos. Hay quien dice que las redes sociales tienen su parte de culpa.

No hay que olvidar que en las redes sociales tendemos a proyectar lo mejor de nosotros mismos, ya sea como forma de autoafirmación, de buscar la aprobación de los demás o, simplemente, por el placer de exhibirse.

Tenemos la necesidad de dar a conocer al mundo lo felices que somos y de no hacerlo, nos hace infelices. Y no sólo eso, sino que somos muy sanos, que nos encanta cocinar, ir al gimnasio y tomar Smoothie. Esas fotos de desayunos con todos los elementos perfectamente dispuestos sobre una bandeja en la que no faltan ni las velas ni las flores frescas (el típico desayuno de cada día…), bajo una indirecta luz. Y bajo un filtro, otro filtro, otro filtro.. espera, un filtro más. Listo.

Esto, cómo os podéis imaginar, se llama “postureo”. Lo vemos todos los días, incluso los que dicen estar en contra, lo hacen mediante whatsapp en cuya foto de perfil aparecen poniendo morritos. Nos gustan los “me gusta”, y a algunos incluso se le va de las manos. Ponen comentarios con un “sígueme y se sigo” y tú te preguntas: a mí que más me da lo que hagas los miércoles por la noche, pero aun así algunos caen. Porque quieren un número más.

 

También puede interesarle:

Generación postureo: el afán de mostrar a los demás lo felices que somos

El fenómeno de los ‘Youtubers’ ¿Está todo permitido?

¿Qué es el sexting? La moda que crece entre los jóvenes

Toda conducta es susceptible de convertirse en adicción. Adicciones Comportamentales

Las nuevas adicciones del siglo XXI (parte II)

¿Qué es el Trastorno por Atracón?

El síndrome Selfie: de la moda al narcisismo

Adicción al sexo ¿Cuando podemos hablar de adicción al sexo?

Black Friday ¿Adicción? o ¿Cómo caer en la trampa?

¿Se puede diagnosticar el TLP en adolescentes?

El abuso de las nuevas tecnologías reduce la memoria de los adolescentes

El 21% de los adolescentes españoles están en riesgo de ser adictos a Internet

© 2016 Elena Martí Nabona para Centro Can Rosselló