Los españoles beben más de lo que piensan

Sólo un 1,3 por ciento de los españoles admite que su consumo de alcohol sea alto a pesar de que cerca de un 20 por ciento de la población realiza un consumo abusivo, lo que muestra una distorsión entre el consumo real y la percepción que se tiene sobre el mismo.

Así se desprende de los resultados del I Estudio Lundbeck ‘Percepción y Conocimiento del Alcoholismo en España’, realizado con una muestra de 4.250 adultos de 18 a 65 años.

El estudio muestra que el 10,6 por ciento de los consumidores de alcohol reconoce tomar seis o más bebidas alcohólicas en una sola ocasión de consumo al menos una vez al mes. Una cifra que contrasta con el hecho de que el 57 por ciento de los encuestados considere bajo o muy bajo su consumo.

 

¿Bebo demasiado alcohol?

 

Esta es una de las preguntas que muchas personas se formulan; o más bien, sus familiares. El consumo excesivo de alcohol durante largos periodos de tiempo puede provocar dependencia o adicción. También puede dar lugar a graves consecuencias físicas o psicológicas, así como importantes problemas familiares o laborales. De igual modo se estima que cerca del 50% de los accidentes de tráfico están relacionados con el alcohol.

 

¿Soy alcohólico? ¿Tengo problemas con el alcohol?

 

Las siguientes preguntas las utiliza el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism) para evaluar el abuso o dependencia del alcohol:

  • ¿Alguna vez ha conduce cuando ha estado bebiendo?
  • ¿Tiene que beber más que antes para embriagarse o sentir el efecto deseado?
  • ¿Ha sentido que debe dejar de beber?
  • ¿Ha tenido alguna vez lagunas después de beber?
  • ¿Se ha ausentado alguna vez del trabajo o ha perdido un trabajo a causa de la bebida?
  • ¿Existe alguien en su familia preocupado por su forma de beber?
  • ¿Le reprochan que bebe demasiado?

 

Diagnóstico del alcoholismo

 

Las primeras manifestaciones del alcoholismo son las respuestas físicas que aparecen durante la abstinencia (temblores, sudoración, dolor de cabeza, náuseas, ansiedad o aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión sanguínea).

Estos síntomas se acompañan por un fuerte deseo de consumir más alcohol. Sin embargo, no es frecuente que un alcohólico reconozca en un primer momento que tiene un problema con el alcohol. Este hecho dificulta enormemente el diagnóstico médico, mientras que el alcohólico continúa bebiendo y desarrollando una mayor tolerancia al alcohol.

La evaluación psicológica será fundamental, junto al diagnóstico médico de los síntomas mencionados, para valorar el grado y el patrón de consumo de alcohol del paciente (uso, abuso, dependencia). Es importante realizar una serie de preguntas sobre sus hábitos en relación al consumo de alcohol y también realizar un examen físico, y diferentes pruebas para detectar los problemas físicos o patologías que haya podido desarrollar a consecuencia del abuso de alcohol.

 

¿Como dejar el alcohol?

 

Cuando una persona presenta un dependencia del alcohol necesita beber. En este punto la persona es dependiente de esta substancia, no solo psicológicamente sino también físicamente. Y es ahí donde hace falta un tratamiento con seguimiento médico.

GettyImages_154961378Muchas veces el paciente, por sí mismo o por la presión de su entorno, se ha propuesto dejar de consumir o consumir moderadamente para no tener problemas. Algunas veces lo habrá conseguido por un periodo determinado de tiempo, pero al final, a pesar de sus esfuerzos y de sus buenas intenciones, el problema no se resuelve y el paciente termina volviendo a consumir sin control una y otra vez generando conflictos de todo tipo.

Hay que saber que el consumo de alcohol va aumentando gradualmente convirtiéndose en excesivo y empieza a dar problemas al paciente y a los que conviven con él. Se producen alteraciones en el carácter y la conducta con enfados frecuentes, descontrol de hábitos y horarios, abandono de aficiones y amistades sanas, mentiras, promesas incumplidas de dejar de beber, dificultades para asumir responsabilidades y, a veces, problemas económicos y laborales.

Es por eso que en la Clínica Centro Can Rosselló enfocamos nuestro tratamiento en el desarrollo personal a través de la adquisición de herramientas y habilidades personales para que las personas superen, aprendan y vivan normalmente con el alcohol.

Así mismo damos respuesta terapéutica a los todos los problemas subyacentes derivados de la adicción al alcohol tales como la dependencia, los cambios de conducta o los trastornos de personalidad, entre otros. El abordaje terapéutico que ofrecemos a nuestros usuarios está orientado a la mejora integral de la su calidad de vida.

También le puede interesar:

Ebriorexia “la obsesión de adelgazar con alcohol”

 

La ebriorexia o “drunkorexia”, por su nombre en inglés, es una enfermedad que combina el alcoholismo con la anorexia y la bulimia. Conjuga varias conductas perjudiciales como la bulimia, la anorexia y el alcoholismo. Este trastorno consiste en dejar de comer para compensar las calorías obtenidas luego del consumo de alcohol. La ebriorexia es más frecuente en las mujeres que en los hombres, suele darse en personas entre los 18 y 30 años.

ebriorexia - adelgazar con alcohol - problemas alcohol - dejar de beber - anorexia y alcohol - drunkorexiaAdemás del abuso de bebidas alcohólicas, la ebriorexia se conjuga con otras conductas dañinas como realizar “atracones”, para luego provocarse el vómito. De allí que se afirme que la ebriorexia es una extraña mezcla entre anorexia, bulimia y adicción al alcohol. Se trata de un trastorno psicológico grave, que para su tratamiento requiere los esfuerzos combinados de un terapeuta con psicólogo y psiquiatra.

La tendencia de ingerir alcohol es muy peligrosa, ya que con frecuencia va acompañada de la ingesta de drogas y si a esto se le agregan disfunciones alimenticias, “el cóctel final puede resultar fatal”, advierten los especialistas.

Existen casos más graves en los que el alcohol se sustituye por drogas como las metanfetaminas, con el propósito de inhibir el apetito.

El objetivo: beber alcohol y no engordar. La ebriorexia es un trastorno alimenticio que consiste en restringir la ingesta de alimentos con el objetivo de poder beber alcohol para contrarrestar las calorías de este y así evitar el aumento de peso.

“Las personas que la sufren se someten a un ayuno voluntario antes o después de darse un “atracón” y posteriormente producirse el vómito; esto luego de haber tomado alcohol de forma desmedida”

 

El alcohol y su efecto depresivo

 

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Actúa en muchos lugares del cuerpo, como la formación reticular, la médula espinal, el cerebelo y la corteza cerebral, así como en muchos sistemas neurotransmisores

El alcohol es una droga. A pesar de lo difícil que resulta asumir en nuestra sociedad que el alcohol es una droga (por lo integrado que está en nuestra cultura) lo cierto es que se trata de la droga más consumida en nuestro país y la que más problemas de toda índole produce.

El alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central, que pertenece al grupo de sedantes junto con los barbitúricos y las benzodiacepinas.

Está clasificado como depresivo, lo que significa que disminuye las funciones vitales, lo que resulta en lenguaje mal articulado, inestabilidad de movimiento, percepciones alteradas e incapacidad para reaccionar con rapidez.

En cuanto a la forma en que afecta a la mente, el alcohol se comprende mejor si se ve como una droga que reduce la capacidad de la persona para pensar de forma racional y distorsiona su capacidad de juicio.

Seguir leyendo: El alcohol y su efecto depresivo

 

Encefalopatía de Wernicke y Síndrome de Wernicke-Korsakoff

 

La encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff son afecciones diferentes que se deben ambas al daño cerebral causado por la falta de vitamina B. adicción - psicosis - brote psicótico - dejar los porros - marihuana y cannabis - Pedro García Aguado - adicciones La Garriga

La falta de vitamina B1 es común en personas con alcoholismo. También es común en personas cuyos cuerpos no absorben los alimentos apropiadamente (malabsorción), como ocurre algunas veces con una enfermedad crónica o después de una cirugía para la obesidad (bariátrica).

El síndrome o psicosis de Korsakoff tiende a desarrollarse a medida que desaparecen los síntomas del síndrome de Wernicke. La encefalopatía de Wernicke causa daño cerebral en partes bajas del cerebro llamadas el tálamo y el hipotálamo. La psicosis de Korsakoff resulta del daño permanente a zonas del cerebro involucradas con la memoria, es por eso que las estructuras más afectadas son el hipocampo, los cuerpos mamilares y el hipotálamo.

 

Demencia producida por el alcohol

 

La enfermedad de Wermicke-Korsakoff es una demencia de tipo axial, es un trastorno cerebral que involucra la pérdida de funciones específicas del cerebro debido a la deficiencia de tiamina.

Se estima que esta encefalopatía está presente en el 2% de la población general y que menos del 15% de los casos es diagnosticado, probablemente por no presentar los síntomas clásicos esperados. Su prevalencia es seis veces mayor entre quienes abusan del alcohol.

Seguir leyendo… Encefalopatía de Wernicke-korsakoff

Delírium tremens y Síndrome de abstinencia

Muchas personas se preguntan ¿existe realmente el delírium tremens? ¿o es algo que sólo sucede en las palículas? Claro que sí, “existe y es realmente muy peligroso” nos dice el dr. Francisco García, experto en adicciones y desintoxicación del alcohol.

El delírium tremens “es una forma grave de la abstinencia alcohólica que involucra cambios del sistema nervioso o mentales repentinos e intensos” nos cuenta el especialista en alcoholismo. “Es importante que las personas sepan que el delirium tremens es un síndrome grave, potencialmente letal, que ocurre en aproximadamente el 5% de los pacientes que siendo alcohólicos incurren en abstinencia súbita de alcohol.”

Y, ¿cuando aparece? “Su aparición se sitúa, generalmente, a las 72 horas de haber tomado la última copa de alcohol.” afirma el dr. F. García. “No debemos olvidar que el delirium tremens tiene una mortalidad cercana al 10%.” Seguir leyendo sobre  Síndrome de abstinencia y delírium tremens

 

¿Debo pedir ayuda?

 

En cuánto a saber cuándo ha llegado el momento de solicitar ayuda es muy sencillo, en el momento de sospechar (aunque sea levemente) que se tiene cierta dependencia del alcohol (deseos de tomar una copa ante cualquier dificultad, ganas de beber a horas “socialmente” inapropiadas, dificultades de relación social si no es con un vaso de vino o cerveza en la mano…).

No espere a tambalearse, ni a que su pareja le amenace con el divorcio, a que le acaben echando del trabajo, o simplemente a que le aparezcan temblores en la mano cuando llega la hora de beber. Acabar con la adicción al alcohol resulta más fácil cuanto más pronto se solicita ayuda especializada.

Recuerde que el alcohol que antes le reducía los niveles de ansiedad ahora se los eleva, particularmente cuando se encuentra con resaca.

 

Artículos relacionados:

Prevenir el suicidio en adolescentes y jóvenes

La edad de inicio en el consumo de droga cae a los 14 años. ¿Y si mi hijo consume?

Intoxicación etílica: ¿sabrías cómo actuar? Aquí te decimos como.

Patología psiquiátrica asociada al alcoholismo

Superar el alcoholismo. Entrevista en televisión española Para Todos La 2

Los pacientes con depresión abusan frecuentemente del alcohol y otras sustancias

Cómo actuar con la adicción a la cocaína de tu pareja. Coadicción o codependencia

¿Cómo ayudar a un familiar o a amigo con problemas de adicción?

© 2017 por Elena Martí Nabona - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS