Beber alcohol aumenta un 70% el riesgo de insuficiencia cardíaca

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de California en San Francisco, las personas que abusan de las bebidas alcohólicas tienen un 70% más de riesgo de insuficiencia cardiaca.

El consumo de alcohol aumenta drásticamente el riesgo de insuficiencia cardíaca, con independencia del buen estado de salud en el que se esté y de la edad que se tenga.

Los resultados afirman que los adultos jóvenes deberían evitar el exceso de alcohol a pesar de no padecer ningún factor de riesgo en cualquiera de las enfermedades relacionadas con la insuficiencia cardíaca.

Para ello, se analizaron los expedientes de más de 858.000 pacientes de California en el intervalo de tiempo entre 2005 y 2009 con edades comprendidas entre 30 y 79 años. De esa muestra, un 4% tenían diagnosticado alcoholismo y un 12% del porcentaje anterior contrajeron insuficiencia cardíaca congestiva.

Los investigadores que realizaron el estudio recomiendan que no se abuse del alcohol, incluso cuando se tenga buena salud pues un corazón sano es desproporcionadamente más susceptible a los efectos tóxicos del alcohol.

Además, el alcohol también aumenta la presión arterial, lo que supone un notable empeoramiento de los vasos sanguíneos.

 

Los españoles beben más de lo que piensan

 

Sólo un 1,3 por ciento de los españoles admite que su consumo de alcohol sea alto a pesar de que cerca de un 20 por ciento de la población realiza un consumo abusivo, lo queAdicciones - centro de desintoxicación - dejar los porros - dejar de tomar - tratamiento adicción cannabis
muestra una distorsión entre el consumo real y la percepción que se tiene sobre el mismo.

Así se desprende de los resultados del I Estudio Lundbeck ‘Percepción y Conocimiento del Alcoholismo en España’, realizado con una muestra de 4.250 adultos de 18 a 65 años.

El estudio muestra que el 10,6 por ciento de los consumidores de alcohol reconoce tomar seis o más bebidas alcohólicas en una sola ocasión de consumo al menos una vez al mes. Una cifra que contrasta con el hecho de que el 57 por ciento de los encuestados considere bajo o muy bajo su consumo.

 

¿Bebo demasiado alcohol?

 

Esta es una de las preguntas que muchas personas se formulan; o más bien, sus familiares. El consumo excesivo de alcohol durante largos periodos de tiempo puede provocar dependencia o adicción. También puede dar lugar a graves consecuencias físicas o psicológicas, así como importantes problemas familiares o laborales. De igual modo se estima que cerca del 50% de los accidentes de tráfico están relacionados con el alcohol.

 

Delírium tremens y Síndrome de abstinencia

 

Muchas personas se preguntan ¿existe realmente el delírium tremens? ¿o es algo que sólo sucede en las películas? Claro que sí, “existe y es realmente muy peligroso” nos dice el dr. Francisco García, experto en adicciones y desintoxicación del alcohol.

El delírium tremens “es una forma grave de la abstinencia alcohólica que involucra cambios del sistema nervioso o mentales repentinos e intensos” nos cuenta el especialista en alcoholismo. “Es importante que las personas sepan que el delirium tremens es un síndrome grave, potencialmente letal, que ocurre en aproximadamente el 5% de los pacientes que siendo alcohólicos incurren en abstinencia súbita de alcohol.”

Y, ¿cuando aparece? “Su aparición se sitúa, generalmente, a las 72 horas de haber tomado la última copa de alcohol.” afirma el dr. F. García. “No debemos olvidar que el delirium tremens tiene una morbilidad cercana al 10%.”

Leer más sobre el Delírium tremens y Síndrome de abstinencia

 

“Una sola ‘raya’ puede provocar un infarto cerebral”

 

El accidente cerebrovascular es responsable de uno de cada diez fallecimientos, la tercera causa de muerte de la población mundial y la primera causa de muerte en mujeres.

  • En España, se diagnostican 120.000 nuevos casos de ictus cada año y se produceuno cada seis minutos.
  • Es la primera causa de discapacidad en el mundo y produce más muerte que el SIDA, la tuberculosis y la malaria juntos.

El ictus es la tercera causa de muerte en el mundo desarrollado y la primera causa de invalidez en edad adulta y, aunque es una enfermedad cerebrovascular que llega «sin previo aviso», su abordaje precoz en las primeras horas es clave para restablecer el flujo cerebral y evitar secuelas.

La cocaína funciona como una espada de Damocles sobre quien la consume: en cualquier momento puede provocar un infarto cerebral.

“Existe una relación entre la droga y muchos casos. Cuando hay un ictus en un joven, solemos considerar en primer lugar la posibilidad de que se haya consumido cocaína, porque normalmente los ictus se producen en personas mayores.” explica Ana Morales, neuróloga.

Es importante saber es que una raya de cocaína puede llevar a un ictus al producir vasoespasmo, es decir, una contractura de un vaso cerebral. Eso puede ocurrir con la primera raya o con la número 300.

La cocaína es un fuerte estimulante que incrementa la actividad del sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico.

Además de su efecto de dependencia y síntomas psiquiátricos que puede producir, la cocaína puede producir por su efecto vasoconstrictor cuadros de hipertensión arterial, arritmias cardiacas, accidentes cerebrales transitorios, accidentes cerebrovasculares permanentes infartos de miocardio. Leer más sobre Cocaína y Ictus

 

¿Debo pedir ayuda?

 

En cuánto a saber cuándo ha llegado el momento de solicitar ayuda es muy sencillo, en el momento de sospechar (aunque sea levemente) que se tiene cierta dependencia del alcohol (deseos de tomar una copa ante cualquier dificultad, ganas de beber a horas “socialmente” inapropiadas, dificultades de relación social si no es con un vaso de vino o cerveza en la mano…).

No espere a tambalearse, ni a que su pareja le amenace con el divorcio, a que le acaben echando del trabajo, o simplemente a que le aparezcan temblores en la mano cuando llega la hora de beber. Acabar con la adicción al alcohol resulta más fácil cuanto más pronto se solicita ayuda especializada.

Recuerde que el alcohol que antes le reducía los niveles de ansiedad ahora se los eleva, particularmente cuando se encuentra con resaca.

 

Cuándo acudir a un especialista

 

La abstinencia alcohólica es una afección seria que puede convertirse de manera rápida en una situación potencialmente mortal.

Llame al médico o acuda a un centro especializado si piensa que podría estar en un estado de abstinencia alcohólica, especialmente si estuvo consumiendo alcohol con frecuencia y recientemente lo dejó. Solicite una cita con el médico si los síntomas persisten después del tratamiento.


Artículos relacionados:

Un padre anestesiado por el alcohol: hijos de alcohólicos…

Los españoles beben más de lo que piensan

El alcohol y su efecto depresivo

Los pacientes con depresión abusan frecuentemente del alcohol y otras sustancias

Ebriorexia “la obsesión de adelgazar con alcohol”

Suicidios, la epidemia del siglo XXI

Más del 40% de los menores de 15 años ya se han emborrachado

El 25% de las condenas judiciales en España son por conducir ebrio

¿Cómo ayudar a un familiar o a amigo con problemas de adicción?